La sal del matrimonio está en la mezcla

Matrimonios interraciales Derechos de autor de la imagen epicture
Image caption Hispanos y asiáticos tienden más que los otros grupos a casarse con alguien de otra raza o etnia.

El número de matrimonios entre personas de distintas razas o etnias aumentó considerablemente en Estados Unidos en los últimos años, reflejo de un país más diverso y predispuesto a la mezcla.

Un reciente estudio del Centro de Investigación Pew, con sede en Washington, revela que la cuota de nuevos matrimonios con cónyuges de una raza o etnia distinta aumentó al 15,1% en 2010 y la de matrimonios mixtos ya establecidos es del 8,4%, una cifra récord.

Conforme el estudio, los blancos estadounidenses son los más reacios a casarse con una persona de otra raza. Del otro lado, los grupos que más se mezclan son los hispanos y los asiáticos.

En 2010, más de una cuarta parte de los recién casados asiáticos o hispanos se emparejó con alguien de otra raza o etnia, según los datos del informe.

Superando tabúes

Mark López, director adjunto del Pew Hispanic Center, recordó en conversación con BBC Mundo que el porcentaje de latinos en Estados Unidos aumentó de un 13% en el año 2000 al actual 17%. Esto, en su opinión, explica el incremento de los llamados matrimonios interraciales, aunque no es la única causa.

Los expertos perciben un país más abierto a la mezcla racial, en el que casi la mitad de los ciudadanos considera que el aumento de matrimonios interétnicos ha sido positivo para la sociedad.

Además, la conclusión más significativa del informe, destacó López, es que se están eliminando tabúes culturales que estaban muy presentes en la sociedad estadounidense.

Sólo basta recordar que durante buena parte de la historia de Estados Unidos las leyes prohibían que los blancos se casaran con personas de otras razas e incluso después de que el Tribunal Supremo aboliera la última de esas leyes, en 1967, los matrimonios mixtos continuaron siendo un tema tabú.

Los matrimonios interraciales son más frecuentes entre los nacidos en Estados Unidos que entre los extranjeros. Así, los hispanos nacidos en EE.UU. tienen tres veces más posibilidades que los llegados del exterior de casarse con parejas fuera de su grupo, subrayó Mark López.

Impacto en los ingresos y la educación

La investigación establece una relación entre la mezcla de razas y el nivel de ingresos y de educación.

Entre los recién casados en matrimonios interraciales, las parejas compuestas por blancos y asiáticos reportaron los mayores ingresos combinados. Estas parejas son además las que tienen mayor nivel de educación.

Por su parte, los hispanos y negros recién casados con blancos tienen más posibilidades de tener educación universitaria que los que se casan dentro de sus grupos, dice el estudio.

Algunas voces más críticas dicen que habría que definir con más detalle quién pertenece a cada grupo racial o étnico, y que habría que tener en cuenta también las parejas interraciales que viven juntas más no casadas o las parejas integradas por personas del mismo sexo. Probablemente esto será parte de futuras investigaciones.

En cualquier caso, y más allá de las cifras, el estudio pone en evidencia que el proceso de asimilación entre los distintos grupos que conforman el espectro de la sociedad estadounidense está vivo y en crecimiento.

Contenido relacionado