Quema de coranes en Afganistán le complica las cosas a la OTAN

Última actualización: Viernes, 24 de febrero de 2012
Protesta antiestadounidense

La ira de los afganos por la quema de los coranes se une a otros escándalos previos que prendieron la mecha antiestadounidense.

La sensación de que se llegó al fin de una era se propaga estos días en la capital afgana, Kabul – algo que los afganos perciben como la última operación extranjera en su país.

Han visto irse a los rusos y al colonizador británico mucho más atrás, y ahora es la presencia de Estados Unidos la que llega a su fin, con los aliados británicos y de otros países de la OTAN deseando irse con ellos.

La revelación de que las tropas estadounidenses quemaron copias del Corán en una incineradora puede haber acelerado ese final.

Por lo menos, le dio un argumento al Talibán y a cualquiera que quiera despertar sentimientos antiamericanos y antiextranjeros.

Hay muy pocos temas más cargados de emotividad en Afganistán que las acusaciones de que se ha profanado el libro sagrado del Islam.

Esto ha sido causa de disturbios violentos desde por lo menos el año 2005m, incluso en los casos en los que las demandas de que el Corán había sido mancillado no se demostraron.

"Mismos errores"

El año pasado, por lo menos 10 personas fueron asesinadas en Mazar-e Sharif , Afganistán, después de saberse que un pastor extremista estadounidense había quemado un Corán en el lejano estado de Florida.

En el gobierno afgano hay bastante malestar hacia los estadounidenses.

Están cometiendo "los mismos errores que los rusos", dice el analista afgano Omar Safi: no respetar la religión musulmana.

"Los estadounidenses están cometiendo los mismos errores que los rusos: no respetar la religión musulmana"

Omar Safi, analista afgano

"Nadie debería morir porque se quemen unos pocos libros", me dijo un funcionario afgano bajo anonimato.

Pero "eso no es excusa", añadió, para las acciones estadounidenses.

Incluso la gente que tiene buena disposición hacia los estadounidenses no puede creer que hayan permitido que esto sucediera después de más una década en el país y de todos los errores anteriores.

Los estadounidenses no habían pedido perdón nunca antes de una forma tan rápida y tan profusa como esta vez – pero a los afganos les suena hueco.

Distintas percepciones

De regreso a Afganistán después de unos años, es sorprendente cómo ha cambiado el ánimo contra EE.UU. y sus aliados.

Desde los recientes episodios de militares orinando sobre cuerpos de talibanes hasta los numerosos ejemplos de civiles muertos en los últimos 11 años, las actitudes hacia los estadounidenses se han endurecido progresivamente.

También hay una frustración extendida por lo poco que han cambiado las cosas, a pesar de las enormes cantidades de dinero que se han invertido aquí.

En los principales campos de batalla en el sur y el este de Afganistán, se celebran menos bodas al aire libre por todas las veces que han sido bombardeados por pilotos estadounidenses que creen ver reuniones de talibanes desde miles de pies de altura.

Manifestaciones en Afganistán

El presidente afgano Hamid Karzai puede verse beneficiado por la controversia de los coranes quemados.

EE.UU. y sus aliados de la OTAN responden con razón que los talibanes matan a muchos más civiles con sus ataques suicidas y de otro tipo.

Pero los estadounidenses son los que presumen de actuar de acuerdo a los estándares más altos. Además, la doctrina estadounidense se supone que es "proteger a la población". Así que esta es la vara con la que se los juzga.

Y, como tantas veces se ha dicho en el pasado, no hay una solución militar en Afganistán. Es finalmente una batalla de las percepciones.

Los afganos con mentalidad proclive a ver conspiraciones no creen que estos coranes fueran quemados por error.

Las tropas estadounidenses deben haberlo hecho deliberadamente, dicen algunos, para generar inestabilidad y así poder quedarse más tiempo.

Por el momento sin embargo, son los estadounidenses los que están a la defensiva, dándole cierto alivio al muy criticado gobierno del presidente Hamid Karzai.

Con las negociaciones para una asociación estratégica entre afganos y estadounidenses todavía enredadas en temas como las incursiones nocturnas y el control de los prisioneros, Karzai ha salido beneficiado al decir que el desastre de la quema de los coranes no habría sucedido si los afganos hubieran estado al mando.

Los coranes fueron originalmente obtenidos de prisioneros, ya que los estadounidenses creían que los detenidos los usaban para hacerse llegar mensajes.

Con las manifestaciones antiestadounidenses extendiéndose por todo el país, lo que hubiera sido un simple caso de soldados obedeciendo una orden se podría convertir en un punto de inflexión definitivo.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.