El grito de Munch y la pasión por el arte de la angustia

Última actualización: Domingo, 26 de febrero de 2012
El Grito

Bajo un cielo como un remolino, y de color rojo sangre, una figura solitaria en un puente sujeta firmemente su cabeza en las manos y grita en señal de desespero.

Es un retrato caótico y atormentado de la ansiedad y la desesperanza y, definitivamente, no una imagen que uno espera encontrarse en tazas, calendarios y afiches en hogares alrededor del mundo.

Y sin embargo El grito, la forma profundamente personal con que Edvard Munch canalizó su propia psiquis atormentada, se ha convertido en una de las imágenes más conocidas del arte moderno, sin mencionar que también ha sido el blanco de varios robos de alto perfil.

Se espera que en mayo, cuando se subaste en Nueva York una de las cuatro versiones que Munch hizo de El grito, la obra recaude unos US$80 millones, lo que la convertiría en una de las piezas de arte más costosas del mundo.

Pero si bien la fama de El grito es innegable, su ubicuidad y su popularidad son, al menos a grandes rasgos, más difíciles de explicar.

Desconsuelo y angustia

Después de todo, un icono de la miseria y la desesperación rara vez se usa como decoración en una sala común y corriente.

No obstante, dado que tantas producciones han asegurado que de pronto sólo la Mona Lisa sea más reconocida a primera vista, es difícil evitar la conclusión que millones de personas se sienten atraídas por descubrir la angustia representada en El grito.

Por supuesto, no sólo el arte visual es capaz de producir representaciones inmensamente populares del abatimiento.

La obra más famosa de Munch

  • El artista noruego Munch (1863-1944) realizó cuatro versiones de El Grito.
  • Dos de ellos han sido robados y recuperados, uno en 1994 y el otro en 2004.
  • La única versión que permanece en manos privadas -pintada en pastel, que data de 1895- será subastada en mayo.
  • La obra representa la "angustia existencial del hombre moderno y la desesperación", según lo señala el Museo Munch de Oslo.
  • Much, marcado e influenciado por la temprana muerte de su madre y hermana, sufrió una grave crisis en 1908-09.
  • El mismo Munch vendió litografías de El Grito, una obra que hoy adorna tazas de café, juguetes inflables, pancartas de protesta e incluso los protectores del iPad.

Directores como Ken Loach y David Cronenberg nunca podrían haber consumado sus largas carreras si las audiencias sólo se interesaran en historias optimistas y rechazaran las deprimentes.

Tampoco habrían resistido tanto tiempo grandes obras de la literatura como Hamlet, de Shakespeare, o Jude the Obscure, de Thomas Hardy.

El canon completo de la música popular estaría perdido sin la desolación y la angustia, un hecho que es descrito por el narrador de Nick Hornby en su novela High Fidelity:

"A las personas les preocupa ver niños jugando con armas y adolescentes viendo videos violentos...nadie se preocupa porque los niños escuchen miles -literalmente miles- de canciones sobre corazones rotos y rechazo y dolor y miseria y pérdida".

Y como una buena canción de pop, El grito es brillante, intenso y se le reconoce fácilmente.

Catarsis

De acuerdo con David Jackson, profesor de historias de arte rusas y escandinavas en la Universidad de Leeds, en Inglaterra, estas cualidades les permiten a personas con poco conocimiento del arte expresionista relacionarse con lo que fue, cuando se reveló por primera vez, una obra vanguardista.

"Es bastante catártica", dice. "Todos se sienten identificados. Todos nos hemos sentido solos y desesperados en algún momento de nuestras vidas".

"Creo que esta obsesión por observar cosas que nos molesten es una parte fundamental de la condición humana. Si usted va a algunas librerías encontrará todos estos libros en venta sobre niños abusados. Todo el mito y la industria alrededor de Vincent van Gogh están basados en lo mismo".

Obra de Francis Bacon

El Grito influenció la obra del pintor irlandés Francis Bacon.

De pronto por esta razón, la influencia de El grito en el arte moderno ha sido considerable, como se puede notar en la serie de papas que gritan de Francis Bacon, el Guernica de Picasso y, por supuesto, las estampaciones de seda del trabajo de Munch, por Andy Warhol.

La cultura popular ha abrazado esta iconografía, desde la máscara en las películas Scream, de Wes Craven, hasta los villanos alienígenas The Silence, en Doctor Who -basados en la obra de Munch-.

El propio Munch fue el primero que produjo esta imagen en grandes cantidades. Creó cuatro versiones -dos pinturas y dos con una técnica de pastel- entre 1893 y 1910, además de una litografía.

Pero no todos en el mundo del arte están felices con su ubicuidad.

"Infantil"

Rachel Campbell-Johnston, crítico de arte en el periódico The Times, no es muy aficionada.

La popularidad de El grito, cree, proviene de una tendencia que entiende formas de arte descritas de antemano con adjetivos como "tenso", "oscuro" y "perturbador" como superiores a aquellas que son ligeras y alegres.

Will Gompertz, editor de arte de la BBC

Munch la oscuridad de Escandinavia, el alma atormentada, y lo hace mucho antes que la película The Killing, el escritor Stieg Larsson y el personaje Kurt Wallander de Henning Mankell.

Su tierra natal, Noruega, lo traumatizó. Un día de paseo, el sol se ocultó y el cielo "se puso rojo como la sangre". Sus compañeros caminaron y dejaron a Munch a solas con su vívida imaginación. Estaba atrapado, temblando de miedo, sintiéndose "como si toda la naturaleza se llenara con un grito poderoso sin fin".

El Grito inmortaliza un momento de horror existencial, en una imagen que infunde terror en el corazón de cualquier espectador. Se revela una verdad terrible de la condición humana: no podemos escapar de nuestra ansiedad interna, es el precio que pagamos por la conciencia.

Munch no fue bendecido con la felicidad. Perdió a su madre y hermana debido a la tuberculosis cuando aún era un niño. Al principio fue totalmente incapaz de expresarse como artista, hasta que visitó París en la década de 1890 y fue expuesto a la obra del recientemente fallecido Vincent van Gogh.

Pronto él también distorsionaría imágenes y las convertitía en formas retorcidas, usando el estilo expresionista inventado por el genio holandés. Un par de años más tarde nació El Grito, una imagen icónica que influyó en los proveedores de horror: desde Alfred Hitchcock hasta Francis Bacon.

De hecho, ella hace una analogía con un adolescente que escucha música alterada y depresiva en su habitación antes de aprender, a medida que crece, a apreciar un compositor como Bob Dylan, que maneja emociones más sutiles y complejas.

"El Grito es casi infantil en su franqueza", dice. "Lo que uno recibe de ese cuadro no es algo que se vuelva más profundo con el tiempo".

"Es llamativo para un gusto inmaduro. A medida que uno crece, uno quiere algo diferente: un arte que transforma el día a día y no el que va a los extremos de las emociones humanas".

Lo que no está en duda es que las emociones expresadas por Munch en su serie de El grito son totalmente auténticas. Atormentado por pensamientos sobre el suicidio y agobiado por una tragedia familiar, el desespero reflejado en la obra de arte es el desespero propio del artista.

Para Sue Prideaux, autora de una biografía de Munch, es imposible ignorar el contexto más amplio de la imagen: una sensación extendida de desasosiego durante el final del siglo XIX, cuando las obras de Darwin y Nietzsche carcomieron viejas costumbres y tipos de fe.

Fue la habilidad de Munch para combinar lo puramente personal con lo universal lo que hace que su obra más famosa haya perdurado, dice.

"Los sentimientos expresados en la obra fueron extremadamente subjetivos de parte de Munch", asegura.

"Pero como ese cráneo tiene esencialmente las características de cualquiera, todos podemos proyectar nuestros sentimientos en él".

Sin embargo, hay evidencia que sugiere que el vínculo extendido hacia el arte que transmite sentimientos de desespero y horror es más que simplemente una preferencia estética.

El sicólogo Eugene McSorley, de la universidad de Reading, en Reino Unido, ha realizado estudios que rastrean los movimientos de los ojos de las personas cuando se les muestran imágenes desagradables, como víctimas de hambrunas, personas con heridas de bala, cadáveres.

"Parece muy difícil que las personas repriman o ignoren estas imágenes", dice McSorley. "Les parece muy difícil no mover sus ojos hacia ellas".

"Se podría especular que esto nos da una ventaja evolutiva para detectar cosas que nos van a herir o matar. O se podría argumentar que estas emociones básicas son más fáciles de reconocer que otras que son más complejas".

Tal conclusión es combustible para los críticos que se lamentan de la falta de sutileza de El grito, así como para aficionados que celebran su universalidad catártica.

Más allá del bando en el que usted caiga, es irrefutable que ese llanto de la figura esquelética continúa vigente en la imaginación popular.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.