En busca de mujeres 2.0 en América Latina

Ellas 2.0 Derechos de autor de la imagen Ellas 2.0
Image caption Ellas 2.0 ofrece apoyo a mujerse que quieren emprender negocios con base tecnológica.

En el mundo de la tecnología escasea el aroma de mujer. Usuarias no faltan, pero a la hora de montar empresas en este sector las féminas no lo tienen fácil.

Inversión, motivación, falta de conocimiento de un mercado manejado mayormente por hombres, son algunas de las trabas que hacen que muchas se lo piensen dos veces.

Para intentar cambiar esa tendencia, en 2006 nació Ellas 2.0, organización sin ánimo de lucro que trata de incentivar el emprendimiento tecnológico femenino y que, según avanzó, pronto planea expandir su actividad en América Latina.

Ostracismo

Ellas 2.0 trabaja en coordinación con la organización homóloga Women 2.0, nacida también para estimular la presencia de féminas en Sillicon Valley, el corazón tecnológico de Estados Unidos.

A través de su página, se aporta información de todo tipo y se organizan encuentros mensuales para que las interesadas puedan hacer contactos en el sector, especialmente con inversores, así como recibir consejos de gente experimentada en la materia.

"Hay que superar ese ostracismo y acercar a las mujeres a las redes", dijo a BBC Mundo Patricia Araque, directora de Ellas 2.0, desde Sillicon Valley, donde se encuentra ahora para coordinar, entre otras cosas, su próxima expansión latinoamericana.

Por el momento, la organización actúa en España, donde según el último informe Global Entrepreneurship Monitor (GEM) de 2011, tan sólo un 4,8% de mujeres emprendieron negocios con base tecnológica.

"A nivel mundial es más o menos igual", explica Patricia, "lo típico de las mujeres es un pequeño comercio, algo vinculado a los servicios. No son proyectos globales que te permitan escalar".

El problema de la inversión

Uno de los obstáculos que impide a las mujeres tener una mayor presencia en el sector es la poca disposición de los inversores a prestar dinero para sus emprendimientos.

"El acceso a la financiación es todavía difícil. Primero porque las mujeres están desconectadas y porque todavía hay determinados estereotipos que pesan al inversor", explicó.

"Cuando uno tiene que poner dinero los inversores preguntan a las mujeres, por ejemplo, cómo van a solucionar el tema de tener hijos".

Explotar el lado emocional de la red

Derechos de autor de la imagen Ellas 2.0
Image caption La organización facilita encuentros para que las mujeres emprendedoras puedan ampliar su red de contactos.

Marta Esteve, fundadora de Rentalia, una página de internet dedicada al alquiler de casas de vacaciones, nos cuenta su experiencia como mujer que triunfado en el mundo de las .com. Admite que uno de los retos que enfrenta su género es reunir el capital suficiente y conciliar la vida personal con la familiar.

Sin embargo, defiende que hay algo que juega a favor de las mujeres y es el hecho que ellas pueden explotar el lado emocional de la red, algo que ella misma aprovechó en su sitio.

"Creo que faltan emprendedores que tengan la visión de las usuarias, quizás podría ser un punto positivo".

"Hay muchas consumidoras mujeres que sienten que no conectan con el internet porque en esas páginas se ve una faceta matemática, más masculina".

Según Marta, ese toque femenino en la red tiende a primar "la calidad de la página y fomentar la confianza del consumidor".

"Yo animo a las mujeres a que se lancen porque están consumiendo mucho internet y muchas veces no encuentran lo que buscan".

El gueto rosa de las startups

Según explican desde Ellas 2.0, las mujeres tienen ciertas preferencias a la hora de emprender en tecnología, lo que llaman "el gueto rosa de las startups".

Las mujeres tienden a emprender proyectos relacionados con la moda, la crianza de los hijos o las redes sociales, afirma Patricia.

"Es normal que empiecen por ahí", dice, "al final tu emprendes en lo que te apasiona y hay muchas más mujeres interesadas en moda que hombre".

Ejemplos de páginas exitosas creadas por mujeres son algunas como Slideshare, plataforma para compartir presentaciones, además de otras como Eventbrite, para organizar eventos o Evernote para generar apuntes y notas.

En el mundo en español, recientemente, se supo sobre la red social para vinos Vinthink, página fundada por Gemma Rojas.

En páginas más grandes como Google, cabe destacar que cuenta con una mujer entre sus más altos ejecutivos.

Marissa Meyer, vicepresidenta de productos de la compañía y con una formación técnica, forma parte del equipo desde que Google iniciara sus primeros pasos.

Expansión latinoamericana

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Ellas 2.0 detectó que cada vez más mujeres latinoamericanas tratan de contactar con la organización.

En los últimos meses, Ellas 2.0 ha detectado que cada vez más mujeres latinoamericanas contactan con la organización, lo que ha impulsado un proyecto conjunto con Women 2.0 con el fin de extender su actividad en la región.

"Nuestra idea es empezar con Argentina, Chile, Brasil y México", avanzó Araque, "principalmente porque la gente nos ha contactado de esos países, también estamos hablando con Colombia".

"Nos ha sido muy fácil identificar a equipos de colaboradoras ahí".

De todas formas, el proceso es lento y tanto Ellas 2.0 como sus colaboradoras latinoamericanas trabajarán de forma voluntaria. En ocasiones reciben financiación de patrocinios, cuenta Patricia.

En el caso de Women 2.0 en Estados Unidos se cuenta con la ventaja de disponer de los fondos Kauffman, que incentivan el emprendimiento en Estados Unidos.

Aún así, en el caso hispanohablante tienen grandes expectativas.

"Lo importante es poner en marcha un proyecto global. Las mujeres deben pensar a lo grande, porque es muy femenino pensar en pequeño. Aunque empieces localmente, hay que pensar que hay muchas oportunidades en cualquier rincón".

"Comparte tus ideas"

¿Qué consejos puede ofrecer Ellas 2.0 a aquellas mujeres que quieran emprender y estén leyendo este artículo.

"Pon a prueba tu idea, compártela con cualquiera", dice Patricia.

"Somos reacios a compartir ideas porque pensamos que nos la van a robar. Deja que la gente opine todo lo que pueda".

"Piensa en grande", es su segundo consejo. "Pide ayuda, aprovecha tus redes y muéstrate, exponte. Porque muchas veces la falta de visibilidad hace que no tengamos una red de contactos de calidad".

"Nosotras no conocíamos a nadie en el sector y ahora conocemos a todo el mundo".

Siga la sección de tecnología de BBC Mundo a través de @un_mundo_feliz

Contenido relacionado