Una radio ambulante para contar historias latinoamericanas

  • 26 marzo 2012
Daniel Alarcón Image copyright Daniel Alarcon
Image caption "Lo que me interesa es contar historias, no en qué formato salgan".

Contar historias latinoamericanas procedentes de todos los países de habla hispana es el motor que impulsa a Radio Ambulante, un espacio virtual que pretende borrar las fronteras reales.

El escritor peruano-estadounidense, Daniel Alarcón, es uno de los fundadores de Radio Ambulante, un proyecto en internet que revitaliza el género de la crónica periodística.

Radio Ambulante nace con el propósito de contar historias en español y compartirlas con una audiencia global gracias a su difusión por internet y a través de emisoras colaboradoras en América Latina y Estados Unidos.

Escuche una de las crónicas de Radio Ambulante

Escritor polifacético

Daniel Alarcón nació hace 35 años en Lima, Perú. Su familia se trasladó a Estados Unidos, país donde se crió y donde actualmente reside.

"Muy gringo y muy latinoamericano" según sus propias palabras, Alarcón es autor de relatos cortos, dos libros de cuentos, una novela gráfica, guiones de teatro, ensayos y una novela, "Radio Ciudad Perdida", que fue Premio Internacional de Literatura 2009.

Además, es coeditor de la revista literaria Etiqueta Negra y está involucrado en varios proyectos que ocupan su agenda más de lo que a veces quisiera, aunque esta es una realidad de la que reconoce ser el único responsable.

"En parte yo mismo traigo este reto porque me lanzo a hacer un proyecto como Radio Ambulante, como la novela gráfica o crónicas que propongo a revistas, cosas que obviamente me interesan, me fascinan y me llaman la atención; si no, no lo haría, pero no deja de quitar tiempo".

Más allá de su predilección por la crónica, lo que más le importa a Alarcón es la historia que quiere contar.

"A un narrador lo que le interesa esencialmente es la historia, no el producto, no el género en que se cuenta. Hay historias que terminan siendo novelas, otras terminan siendo crónicas de radio porque esa es la mejor manera de contarlas... para mí todo es un experimento. Lo que me interesa esencialmente es contar historias, no me importa realmente en qué formato salgan", le dice el escritor a BBC Mundo.

Image copyright BBC World Service

A menudo se menciona la juventud de Daniel Alarcón para ensalzar sus virtudes. No en vano fue destacado como uno de los 21 novelistas jóvenes americanos (GRANTA) y como uno de los 39 novelistas latinoamericanos menores de 40 años (Bogotá, Colombia).

"Felizmente yo no tengo mucho que ver ahí, no me siento como escritor joven. 35 años sólo es joven si eres escritor, en todo lo demás estás a mitad de camino", opina.

"Pasan los años y, al menos que pase algo y caiga muerto mañana, eventualmente voy a ser un escritor de edad mediana; luego un escritor viejo, y luego un escritor anciano, y luego un escritor ya derrotado y demente que necesita ayuda para ir al baño, pero espero seguir escribiendo hasta ese entonces", enfatiza.

La riqueza de la biculturalidad

Su naturaleza muticultural (se define como norteamerincaico), ha sido fuente de riqueza para Daniel Alarcón. De hecho, considera que "Radio Ambulante nace de esa biculturalidad, de tener un ojo en América Latina y otro acá en Estados Unidos, de aprender de ambas tradiciones, me siento muy gringo y me siento muy latinoamericano".

Sus obras las escribe en inglés. Aunque debido a Radio Ambulante trabaja cada vez más en español, escribir una novela en este idioma le parece un desafío demasiado complicado en estos momentos.

"Escribir una novela me parece tan ridículamente difícil que añadirle otro reto, como es escribir en mi segundo idioma literario, es pedir demasiado a estas alturas, quizá en 5 años tenga otra respuesta", reconoce.

Exigencia con uno mismo

Daniel Alarcón trabaja en una nueva novela desde hace cinco años.

"No me rindo, pero es difícil, es difícil por razones artísticas, es difícil por razones puramente administrativas, es difícil organizar mi vida porque estoy tan ocupado; hay muchas cosas quizá básicas que la gente hace que a mí me resultan muy complicadas y no sé por qué y todo eso impide que uno tenga el espacio intelectual para sentarse a ser creativo delante del teclado", le confiesa a BBC Mundo.

Quizá la sombra del éxito se hace más pesada cuando se trata de crear una nueva obra. Especialmente tras el reconocimiento que obtuvo por su anterior novela, "Radio Ciudad Perdida".

¿Está el listón demasiado alto?

"Supongo que sí, no sé. Yo he sido siempre muy exigente conmigo mismo, siempre he tenido el problema de leer mis textos y quedarme decepcionado. A veces tengo razón, a veces es una neurosis. Con 'Radio Ciudad Perdida' sentía que había logrado algo que me enorgullecía y con otros textos y proyectos también he tenido esa sensación.

"Reconozco que a veces soy muy crítico y duro conmigo mismo. Prefiero no publicar un libro si no me siento 100% convencido de que vale la pena publicarlo. Hay mucho libro malo publicado por ahí. Lo último que quisiera es que el mío sea uno de ellos", concluye.