El prolongado misterio de Tombuctú

Última actualización: Martes, 3 de abril de 2012

La Unesco dice que los combates en la zona pueden dañar sitios de Tombuctú declarados Patrimonio de la Humanidad.

El grupo independentista tuareg Movimiento Nacional de Liberación de Azawad (MNLA) anunció este domingo que se había apoderado de la ciudad de Tombuctú, la última del norte de Mali que permanecía bajo el control del gobierno de Bamako (capital) desde el golpe militar ocurrido el pasado 21 de marzo.

La mención de Tombuctú ha provocado el interés de muchas personas que ni siquiera se imaginaban que se trataba de una ciudad de verdad y esa visión ha quedado reflejada en numerosos mensajes en Twitter.

Y es que especialmente a través de la literatura ese remoto y mítico lugar pasó a ser sinónimo de un lugar tan lejano y de difícil acceso que justamente ni siquiera existía, algo parecido a sitios imaginarios como el Dorado y la Atlántida.

Pero Tombuctú sí que es real y de una importancia histórica enorme y ya la Unesco, el organismo de Naciones Unidas para la cultura, la ciencia y la educación expresó su preocupación por los combates que tienen lugar en la zona y que pueden dañar sitios declarados Patrimonio de la Humanidad.

Enfatizó la titular de Unesco, Irina Bokova, que las mezquitas de Tombuctú -a las que describió como sobresalientes maravillas de la arquitectura- deben ser resguardadas.

Sal y Oro

En Tombuctú se encuentran aproximadamente 700.000 manuscritos antiguos.

Fundada por nómadas tuareg en el siglo XII, Tombuctú se convirtió en menos de 200 años en una ciudad inmensamente rica como centro de rutas importantes del comercio de sal y oro.

A través de escritores como Leo Africanus, a Europa llegaron historias sobre sus riquezas, generando gran curiosidad entre numerosos exploradores.

El misterio fue realzado por su inaccesibilidad. Muchas expediciones europeas fracasaron y la ciudad quedó tentadoramente fuera de alcance durante siglos.

Antes de ser hallada por los europeos en 1830, todos los documentos mencionados sobre el lugar se referían a los intentos de llegar allí, indica el editor del Diccionario Inglés de Oxford, Richard Shapiro.

"En 1820 la gente decía que tomaba 60 días desde Trípoli. Era esta ciudad legendariamente rica y los británicos esperaban extraer de África el tipo de riquezas que España había conseguido en Sudamérica".

Sin embargo, no fue hasta 1830 cuando la ciudad ya habia entrado en declive que el primer europeo logró ir y volver al lugar, el francés Rene Caillie.

"Los europeos llegaron muy tarde a Tombuctú", apunta Marie Rodet, una académica de las Escuela de Estudios Orientales y Africanos de Londres (SOAS, por sus siglas en inglés).

"Había sido descrito en manuscritos árabes en la Edad Media, así que se sabía sobre su historia pero nunca pudo ser visitado porque los pobladores locales no lo permitieron".

Rodet agrega que para ellos se trataba de la ciudad de los 333 santos y como los cristianos eran considerados como el enemigo, Caillie se fue disfrazado como un musulmán. Un escocés, Alexander Gordon Laing, llegó primero pero se cree que fue asesinado antes de que pudiera regresar.

Aún lejana

Incluso hoy en día cuando el mundo se ha vuelto mucho más pequeño, sigue siendo un sitio relativamente remoto.

"Los europeos llegaron muy tarde a Tombuctú. Había sido descrito en manuscritos árabes en la Edad Media, así que se sabía sobre su historia pero nunca pudo ser visitado porque los pobladores locales no lo permitieron"

Marie Rodet, una académica de las Escuela de Estudios Orientales y Africanos de Londres (SOAS, por sus siglas en inglés).

"Uno puede ir a cualquier lado, pero Tombuctú sigue siendo de difícil acceso", señala Richard Trillo, autor de la guía Rough Guide to West África. Todavía no hay un camino asfaltado para llevar allá a los viajeros.

Trillo visitó por primera vez Tombuctú en 1977 a los 21 años.

"Queríamos ir a un sitio donde nadie había estado. Como muchos otros, pensábamos que se trataba de un sitió de leyenda y nos dimos cuenta que no lo era y parecía un buen lugar para ir".

El viaje les tomó seis semanas, culminando con un traslado en bote de cuatro días por sobre el río Níger y luego dentro de un camión facilitado por un policía local.

"África subsahariana era muy diferente del norte donde se hablaba árabe. Nos hizo sentir como si hubiéramos cruzado el océano.

Trillo explica la prolongada duración del mito por el hecho de que la ciudad desapareció del mapa cuando cayó en declive en los siglos XVII y XVIII, después de que los moros la abandonaron y decidieron hacer intercambio comercial en otras partes.

"Durante 200 años fue una ciudad que vivía sobre la arena, pero estaba completamente desconectada del resto del mundo y es por eso que se le relaciona con tanta mitología".

"Imaginen que Nueva York quede de repente sumergida bajo el agua durante 200 años y la gente sigue hablando del lugar".

"Ahí fue cuando comenzó esta carrera de exploradores y todo el mundo quería ser el primero en llegar a Tombuctú".

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.