Submarinos en la bahía, francotiradores en los techos

Última actualización: Lunes, 9 de abril de 2012
Seguridad en VI Cumbre de las Américas

El encuentro también constituye un importante desafío logístico y de seguridad para Colombia.

Colombia ya empezó a recibir a los participantes de la VI Cumbre de las Américas, que arrancará oficialmente el martes en la ciudad caribeña de Cartagena de Indias en medio de no pocas expectativas.

Y es que aunque la agenda oficial elaborada por el gobierno colombiano se centra en los temas de integración física, acceso y utilización de tecnología, desastres naturales, seguridad y reducción de la pobreza, durante el encuentro los mandatarios de la región también abordarán dos temas particularmente espinosos pero no por eso menos importantes.

El primero es el futuro de la guerra contra las drogas, un debate en el que por primera vez se discutirá al más alto nivel la posibilidad de un cambio de estrategia que pase por su legalización o despenalización.

El segundo es la posible participación de Cuba en las futuras citas hemisféricas, una discusión marcada por la ausencia del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, quien ya advirtió que no volverá a participar en otra de estas cumbres mientras el país caribeño no reciba también una invitación.

La ampliación de la de por sí ambiciosa agenda ha sido bien recibida por los anfitriones colombianos, que esperan que la cumbre les permita consolidarse como un actor cada vez más importante en el concierto político regional.

Pero el encuentro también constituye un importante desafío logístico y de seguridad para un país que quiere aprovechar la oportunidad para mostrarle al mundo su mejor cara.

BBC Mundo le cuenta cómo se ha preparado Colombia para la ocasión.

Los sospechosos alcatraces

En materia de seguridad Colombia no está dejando nada al azar y ha contado con el apoyo de 32 organismos de policía e inteligencia de 27 países.

"Queremos demostrar que las cumbres sí pueden producir resultados"

María Ángela Holguín, ministra de Relaciones Exteriores de Colombia

Más de 17.000 efectivos de la fuerza pública, entre armada, ejército, policía y fuerza aérea, se encargarán de proteger a los asistentes a la cumbre y especialmente a los jefes de Estado que se reunirán a partir del sábado 14 de abril.

Seis aviones y cuatro helicópteros patrullarán constantemente los cielos de Cartagena, mientras que la seguridad de la bahía estará garantizada por cuatro submarinos y varios equipos de hombres-rana.

A la ciudad se han desplazado seis robots antiexplosivos, mientras que se calcula que unos 400 francotiradores estarán apostados en las azoteas de la ciudad durante la reunión de mandatarios.

Y no cualquiera podrá acceder al centro histórico del principal destino turístico de Colombia mientras dure la Cumbre.

"Hasta los alcatraces despiertan sospechas", resumió el cronista Colombia Juan Gossaín en un artículo publicado el domingo por el diario El Tiempo, en el que también da una pista para reconocer a los agentes de los diferentes servicios de inteligencia extranjeros que han llegado a la ciudad que los colombianos llaman cariñosamente "La Heroica".

"Lo primero que piden, a penas se sientan, es un revoltillo de licores llamado Tom Collins. 'Son los únicos seres humanos capaces de tomarse ese jarabe', comentan los meseros, muertos de risa," escribió Gossaín.

Las dos noches de Barack Obama

Para muchos la mejor prueba de la mejora en la situación de seguridad de Colombia es el hecho que el presidente estadounidense, Barack Obama, pasará una noche, tal vez dos, en suelo colombiano.

Barco patrulla en Cartagena

La seguridad de la bahía estará garantizada por cuatro submarinos y varios equipos de hombres-rana.

Pero además del hospedaje de Obama, los organizadores también tienen que hacerle frente al reto de alojar a las más de 11.000 personas que se calcula llegarán a Cartagena para participar o cubrir la Cumbre y actividades asociadas –como el Foro Social, que inició este lunes, y la Cumbre Empresarial, que arrancará el viernes- cuando la capacidad hotelera de la ciudad es de tan solo 6.000 camas.

Afortunadamente, no todos los participantes estarán en la ciudad durante las mismas fechas, aunque eso no evitará que algunos tengan que pernoctar en la vecina ciudad de Barranquilla.

Y lo que pasa con las personas, también pasa con los aviones, pues se espera la llegada de al menos 15 aviones presidenciales y varias decenas de aeronaves privadas, en su gran mayoría propiedad de los invitados a la Cumbre Empresarial.

Y la falta de capacidad de los hangares del aeropuerto internacional Rafael Núñez de Cartagena los obligará a trasladarse a los aeropuertos de otras ciudades colombianas, e incluso de vecinas naciones caribeñas, después de haber dejado a sus pasajeros.

En cualquier caso, en todo lo relacionado con logística los asistentes a la Cumbre podrán contar con la asistencia de un ejército de más de 3.000 empleados, contratados por el consorcio de agencias de viaje que ganó la licitación hecha por el gobierno para quedarse con un contrato de casi US$25 millones.

¿Una herencia para Cartagena?

La organización de la Cumbre también le ha traído algunos dolores de cabeza a los cartageneros.

Expulsados del centro histórico, los tradicionales vendedores ambulantes temen no poder beneficiarse de la ocasión y han amenazado con protestas.

Y el 75% de la población, que vive fuera de las murallas de la ciudad en condiciones de pobreza, también corre el riesgo de no beneficiarse directamente de las mejoras en la infraestructura de Cartagena.

Estas incluyen una inversión de más de US$1,6 millones en el arreglo de plazas y parques del centro histórico y en la recolección de basuras.

La vía que conecta el aeropuerto Rafael Núñez con el recinto amurallado también fue rehabilitada a un costo de casi 2.000 millones de pesos (poco más de un millón de dólares).

Otra de las herencias de la cumbre será un moderno nuevo cableado para internet y televisión digital de 39 kilómetros de longitud.

Y las autoridades locales esperan poder quedarse al menos con parte de las 150 cámaras de video vigilancia instaladas en ocasión del evento.

Los escenarios de Santos

Colombia, en cualquier caso, quiere sobre todo ser juzgada sobre todo por su capacidad para hacer que la Cumbre termine con algo más que una declaración de buenas intenciones.

"Queremos demostrar que las cumbres sí pueden producir resultados", dijo la ministra de Relaciones Exteriores colombiana María Ángela Holguín.

"Hemos dedicado tantos esfuerzos a la preparación de esta Cumbre que el fracaso ni lo contemplamos", agregó, refiriéndose a los meses de trabajo y reuniones preparatorias sobre los temas de agenda.

Y, tal vez para evitar un fracaso, las autoridades colombianas también dieron a entender que el tema de Cuba y la guerra contra las drogas podrían no ser incluidos en la declaración final de la cumbre, sino abordados como documentos aparte.

En cualquier caso, según la revista Semana, el presidente Juan Manuel Santos parece tener claro lo quiere conseguir con respecto al tema de la lucha contra la drogas: convencer a los otros mandatarios de la necesidad de iniciar una discusión sobre los escenarios posibles, y sus consecuencias, que empleé la metodología del canadiense Adam Kahane que ya fue aplicada al caso colombiano.

De ser aceptada, la propuesta daría lugar a la creación de un grupo de trabajo especial que podría estar presentando sus primeros resultados dentro de un año, para alimentar un debate que debería luego llevarse al seno de Naciones Unidas, afirma Semana.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.