Testigo de la matanza en Noruega: "Quiero que Breivik vea que no me mató"

Media playback is unsupported on your device

Este lunes empezó en Noruega el juicio contra Anders Breivik, autor de la matanza que el año pasado acabó con la vida de ocho personas en Oslo y 70 más en un campamento juvenil en la cuidad de Utoeya.

La corte debe decidir si Breivik está perturbado mentalmente y debería ser tratado por psiquiatras o si es cuerdo y debe ser llevado a prisión.

Breivik confesó el ataque de un campamento juvenil organizado por el partido laborista en la isla de Utoeya después de haber instalado un carro bomba en la capital. El lunes, no obstante, se declaró inocente. Aunque admitió haber llevado a cabo los ataques pero rechazó tener responsabilidad penal sobre los mismos. Alegó que actuó en defensa propia.

Fecha histórica

Los ataques que traumatizaron a la población noruega han dominado la vida política y el cubrimiento mediático desde ese viernes 22 de julio.

Algunos dicen que el tema ha llegado hasta el punto de saturación mediática y que Breivik no debería tener una plataforma para fomentar su discurso antiinmigración. Sin embargo, los medios, y sobre todo las familias, todavía buscan las repuestas de los incidentes que ocurrieron ese día de verano, durante los cuales se presume que la policía no reaccionó de manera inmediata y efectiva.

Vestido con un traje negro, Breivik sonrió tan pronto entró al tribunal en la mañana del lunes. Dio un saludo con el puño apretado, y dijo: "No reconozco a las cortes noruegas que han recibido su mandato de partidos que apoyan al multiculturalismo".

Testimonio

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption La masacre de Breivik, que en su mayoría involucró adolescentes, generó indignación entre la juventud y los inmigrantes noruegos.

Una de las personas presentes en la corte fue Jorid Nordmelan, sobreviviente de la matanza y quien habló con el corresponsal de la BBC Steve Rosenberg antes de la audiencia que calificó de histórica.

¿Qué sentimiento le genera el juicio?

Me siento feliz, en cierto sentido. Aunque no veo el momento de que se acabe el juicio. Tengo expectativa de estar presente porque este un día histórico para los noruegos; nunca hemos visto algo así y no sabemos qué va a pasar. Los fiscales me dijeron que van poner las cartas sobre la mesa de entrada, que van a dar una declaración dura para que la gente sienta ahí mismo lo que él hizo.

¿Está nerviosa de ver a Breivik por primera vez después de los ataques?

Un poco, sí, porque no sé cómo me voy a sentir. Pero también lo veo con expectativa, y quiero estar ahí y verlo y que él me vea, porque quiero demostrarle que no logró matarme.

¿Cree que importe si la corte declara a Breivik enfermo mental y lo mande a un asilo psiquiátrico o sano y lo mande a prisión?

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Vestido de negro, Breivik saludó a las cámaras con el puño cerrado apenas entró al tribunal.

No creo que importe, porque cualquier cosa que pase él va a estar encerrado el resto de su vida, sea en un hospital o una cárcel. Personalmente, quiero que sea en un hospital, porque es lo que él no quiere y en ese sentido tendrá el castigo que él cree que no se merece.

¿Qué tan frecuentemente piensa en lo que pasó ese día?

Lo pienso todos los días. Es parte de mí y determinó la persona que soy hoy. Pero no siempre lo pienso como algo malo: a veces pienso que me ha fortalecido y me ha acercado a mi familia y me ha hecho apreciar las cosas pequeñas de la vida.

Hay gente que está en contra del cubrimiento mediático que ha tenido este suceso; que Breivik no debería tener esta plataforma para dar su discurso de antiinmigración. ¿Cómo se siente sobre eso?

No estoy preocupada por eso, porque es algo que tiene que pasar. Un juicio es sobre la gente que es culpable. No es sobre las víctimas, sino sobre él. Y es una oportunidad para que él diga todo lo que quiera, lo cual es bueno, porque podrá responder preguntas que nunca más tendremos que hacerle. Lo más probable, creo, es que suene estúpido cuando hable de esto, y por eso también es bueno que el sistema que él odia y trató de destruir lo oiga y le demuestre que funciona.

Contenido relacionado