EE.UU.: escándalo en Colombia obliga a nuevas reglas para los servicios secretos

Barack Obama y miembros del Servicio Secreto Derechos de autor de la imagen Getty images
Image caption Según la agencia, la seguridad de Obama no se vio comprometida en Cartagena

Los servicios secretos de Estados Unidos dieron a conocer reglamentación más estricta para su personal, en un intento de evitar la repetición del escándalo de tipo sexual ocurrido en Colombia.

Los agentes que viajen al extrajero enfrentan la prohibición de beber en horas de trabajo, de visitar "lugares de dudosa reputación" y de llevar extranjeros a su cuarto de hotel.

"Consideren su conducta a la luz de lo que ha ocurrido en la últimas semanas", se afirma que le dijo al personal Mark Sullivan, director del Servicio Secreto de Estados Unidos.

La agencia también programará sesiones de ética para el personal como otra medida para dejar atrás el episodio de Cartagena.

Doce agentes del Servicio Secreto se vieron implicados en una noche de alcohol y comercio sexual en el puerto colombiano de Cartagena, poco antes de la llegada del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien debía asistir a una cumbre regional a principios de este mes.

Los doce agentes o han renunciado o enfrentan medidas disciplinarias.

El Servicio Secreto también dio a conocer que se encuentra investigando un informe que afirma que miembros de otro equipo de avanzada visitaron clubes nocturnos y contrataron prostitutas en El Salvador, en 2011.

Un vocero dijo, el jueves, que no había evidencia "fidedigna" para respaldar el informe.

"Sentido común"

La agencia describió las nuevas medidas como "ampliaciones de sentido común" de reglamentos ya vigentes.

"Un afinamiento de reglas ya existentes".

Los agentes que sean enviados a tareas en el extranjero recibirán, en el futuro, instrucciones al llegar, las que incluyen "zonas y establecimientos más allá de las áreas permitidas."

Quedará prohibido beber diez horas antes de entrar en funciones, al igual que admitir extranjeros en el cuarto de hotel, con la excepción de personal del hotel y funcionarios homólogos.

En todo otro momento, se permitirá un consumo del acohol "moderado".

Los doce agentes del Servicio Secreto vinculados al escándalo de Cartagena, se fueron de juerga a un conocido bar de strip-tease en el área portuaria de la ciudad y se afirma que bebieron ingentes cantidades de Vodka.

Más tarde, regresaron al Hotel Caribe, de cinco estrellas, acompañados por un grupo de colombianas.

A la mañana siguiente, una disputa por pago provocó el ataque de furia de una mujer y éste condujo al descubrimiento de unas veinte mujeres en cuartos de estadounidenses.

El Servicio Secreto retiró a los hombres implicados de sus funciones y los reemplazó antes de la llegada de Barack Obama a la Cumbre de las Américas.

La agencia insistió en que la seguridad presidencial no se vio nunca comprometida.

La secretaria para la Seguridad Interior de Estados Unidos, Janet Napolitano, dijo ante el congreso, a principios de semana, que el incidente de Colombia parecía ser un caso aislado y afirmó que le sorprendería que se tratara de un problema más bien típico.

Tras el escándalo, el corresponsal de BBC Mundo en Colombia, Arturo Wallace, citó las quejas de la canciller colombiana Maria Ángela Holguín en el sentido de que el episodio había "estigmatizado" a Colombia y, en especial, a Cartagena.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.