Europa le saca tarjeta amarilla a Ucrania

copa europea Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El torneo comenzará en Polonia y Ucrania el 8 de junio.

Falta poco más de un mes para el pitazo inicial de la Eurocopa y una cosa parece clara: en Ucrania, uno de los dos países sede, la política jugará un papel tan importante como el balón de fútbol.

Varios líderes europeos cancelaron visitas a Ucrania en medio de la controversia creciente sobre el supuesto maltrato a la encarcelada líder de la oposición Yulia Tymoshenko.

Tanto el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, como la comisionada europea de Justicia, Viviane Reding, anunciaron que boicotearán el evento que comenzará el 8 de junio en Polonia, el otro país que albergará el torneo.

La canciller alemana, Angela Merkel, puede hacer lo mismo. Un vocero dijo que cualquier visita de la canciller dependería del destino de Tymoshenko, una exprimera ministra y rival clave del actual presidente, Viktor Yanukovych.

Además, un vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania dijo que los presidentes de Austria, República Checa, Alemania, Italia y Eslovenia no participarán en la Cumbre de Yalta de los países del centro y el este de Europa, programada para el 11 y el 12 de mayo.

"Lo estamos anunciando con antelación para que no le cause sensación a nadie. No hay razón para ver una protesta (diplomática) detrás", dijo el vocero Oleg Voloshin.

Pero lo cierto es que más allá del comentario de Voloshin, las expectativas hacia Ucrania -que organiza un torneo de esta envergadura por primera vez- están creciendo a la par de las controversias políticas.

Y, de paso, vuelven a traer a colación otros eventos deportivos en los que algunos de sus protagonistas -atletas o políticos- anunciaron un boicot (ver recuadro).

¿Boicot de la Guerra Fría?

Para argumentar su decisión de no asistir a la ceremonia inaugural de Ucrania, Reding argumentó que "no se pueden cerrar los ojos a los derechos humanos, incluso durante una gran celebración deportiva".

Otros políticos se sumaron, de manera similar, a las voces de protesta.

Citado por el diario alemán Bild, el ministro de Medio Ambiente de Alemania, Norbert Roettgen, dijo que el gobierno de Berlín debería alejarse de Ucrania durante la Euro 2012 y agregó que a la "dictadura" ucraniana no se le debería permitir que utilice el fútbol para sus propios beneficios.

El Ministerio de Relaciones Exteriores ucraniano dijo que espera que los reportes sobre el posible boicot alemán sean sólo "una invención de la prensa".

"No quisiéramos pensar que los líderes políticos de Alemania son capaces de revivir los métodos de la Guerra Fría y convertir al deporte en un rehén de la política", dijo Voloshin.

Durante la Guerra Fría hubo varios boicots prominentes, como ocurrió en 1980 en Moscú y en 1984 en Los Ángeles, pero se diferencian claramente de las decisiones actuales, pues en esos casos hubo una reducida participación deportiva además de los anuncios políticos.

Huelga de hambre

La razón principal de las declaraciones de los líderes europeos es el caso de Yulia Tymoshenko, quien cumple una sentencia de siete años de cárcel por abuso de poder y enfrenta un nuevo juicio por evasión de impuestos.

Este último fue pospuesto hasta mayo porque ella se niega a presentarse por problemas de salud. Argumenta que Yanukovych se está vengando políticamente de ella y supuestamente está en una huelga de hambre.

Se reportó que ella tiene problemas de espalda y una hernia discal, pero las autoridades no han autorizado que ella sea tratada en el extranjero.

Tymoshenko permanece en Járkiv, una de las ciudades sede del torneo continental, ubicada en el este del país.

Hace poco aparecieron imágenes de ella con moretones en su cuerpo, que dice fueron causados por guardias en la prisión. Las autoridades señalan que fueron causadas por "presionar objetos duros y contundentes o por golpearse con ellos", pero no "por un golpe en el estómago como ella dice".

Después de ver las imágenes, el ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia llamó al embajador ucraniano para pedir explicaciones.

Según Andriy Kravets, del servicio ucraniano de la BBC, Ucrania enfrenta varios problemas antes de la Euro 2012 -desde los precios de los hoteles hasta la seguridad y el transporte- pero el tema de más alto perfil es el de Tymoshenko.

"Los organizadores deportivos de alto nivel tratan de mantener la distancia con la política, pero en este caso ha resultado imposible. Kiev argumenta que al encarcelar exfuncionarios está combatiendo la corrupción y ve los gestos de Alemania, República Checa y la Unión Europea como un recuerdo de la Guerra Fría".

"Pero para muchos políticos en Occidente, la Euro 2012 y la cumbre de Yalta son oportunidades para tratar de ejercer influencia en el gobierno".

Contenido relacionado