Muebles de Ikea, ¿hechos en cárceles cubanas?

Última actualización: Viernes, 4 de mayo de 2012
Almacén de Ikea

Presuntamente el negocio se ramificó hacia Cuba a través de la extinta República Democrática Alemana.

Nuevas denuncias sobre el uso de presos cubanos en la confección de mobiliario incrementan las presiones sobre la firma sueca Ikea, que ya investiga la utilización forzada de reclusos de la antigua Alemania Oriental, algunos políticos, con el mismo propósito.

Según el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ), archivos de la ex República Democrática Alemana (RDA) a los que tuvo acceso confirman la producción de muebles destinados a Ikea en cárceles cubanas en las década de los años 80.

Alegaciones sobre el uso de prisioneros de la RDA por parte de la cadena de artículos para el hogar fueron también hechas por un programa de la televisión sueca, de acuerdo con Theo Leggett, periodista de la BBC.

Leggett manifiesta que algunas personas involucradas en la producción del mobiliario reconocieron modelos en los que trabajaron y que todavía se encuentran a la venta.

En el caso de Cuba, documentos de Alemania Oriental revelan que centros de producción fueron "incorporados en los recintos penitenciarios del Ministerio del Interior", de acuerdo con FAZ.

Supuestamente, un contrato firmado en Berlín acordó la producción de varios tipos de objetos como 10.000 mesas para niños y 35.000 mesas de comedor en cárceles cubanas.

La misma fuente asevera que el acuerdo con el gobierno cubano se suscribió en 1987 cuando los alemanes hicieron contacto con el teniente Enrique Sánchez, de la firma EMIAT, que producía muebles de jardín para la cúpula política de la isla.

Sin embargo, a principios de 1988 surgieron problemas cuando una entrega de sofás se detuvo debido a la mala calidad.

Ikea "no sabe nada"

En respuesta a las denuncias, una portavoz de Ikea dijo que no sabía nada acerca de la producción de artículos en Cuba.

Las revelaciones sobre la utilización forzada de presos políticos de la Alemania comunista ya habían provocado que la firma sueca iniciara una investigación.

"Nos tomamos este asunto muy en serio"

Jeanette Skjelmose, IKEA

"Nos tomamos este asunto muy en serio", dijo la vocera de Ikea, Jeanette Skjelmose.

"Hemos solicitado los documentos de los antiguos archivos de la Stasi (la policía secreta de la Alemania Oriental) y hablado con personas que estuvieron con nosotros en ese momento", añadió.

El propio diario alemán dijo que era posible que presos políticos fabricaran muebles para Ikea en Alemania Oriental sin que la empresa lo supiera.

Si llegara a ser cierto, Ikea dijo que lamentaba profundamente lo ocurrido.

Como señala Theo Leggett, de la BBC, las denuncias suponen un problema para la gerencia de la firma que se empeña en ofrecer una imagen de compañía innovadora y justa.

Alemania es el mayor mercado de Ikea, al totalizar el 20% de las ventas, de acuerdo con fuentes económicas.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.