Colombia se pregunta quién está detrás del ataque al exministro Londoño

Apartamento afectado por la explosión. Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Aún se desconoce quién está detrás del atentado de este martes en Bogotá.

La explosión que este martes dejó al menos dos muertos e hirió al exministro del Interior de Colombia Fernando Londoño también sacudió algo más que los cristales de los edificios cercanos.

Y es que hacía más de tres años que la capital colombiana no registraba un atentado con explosivos y víctimas fatales.

Lea: Exministro de Uribe herido en explosión en Bogotá

El incidente también remitió a los bogotanos a una época mucho más lejana, en la que los ataques con bomba eran prácticamente parte de la vida cotidiana.

Imágenes de la escena de la explosión

Pero a inicios de la década de 1990 casi no había dudas sobre la identidad de los responsables de los atentados, que eran un arma más en la guerra de Pablo Escobar contra el Estado colombiano.

Media playback is unsupported on your device

Luego las FARC tomarían el relevo.

Pero aunque el comandante de la policía metropolitana de Bogotá, general Luis Eduardo Martínez, inmediatamente responsabilizó al grupo guerrillero por el atentado de este martes, en esta oportunidad las cosas no están tan claras.

No en balde tanto el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, como el presidente, Juan Manuel Santos, inicialmente se limitaron a condenar las acciones de "los terroristas", así, sin apellidos.

"No sabemos quién está detrás del atentado", admitió Santos.

El factor Londoño

La figura de Fernando Londoño, el exministro del Interior que según el presidente Santos fue el blanco del ataque, tampoco facilita el análisis.

Lea: ¿Quién es Fernando Londoño?

Por un lado, Londoño es un blanco natural de las FARC: un enemigo jurado del grupo guerrillero y de cualquier posibilidad de un diálogo de paz.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El exministro Londoño se opone al "diálogo de paz" con la guerrilla.

Pero si, por las razones que sean, los rebeldes están sinceramente interesados en avanzar en el camino a un diálogo, tal y como han manifestado en repetidas ocasiones, no tiene sentido que intenten asesinar al exministro de Álvaro Uribe.

De hecho, se pensaba que entre las víctimas del atentado del martes iba a figurar el Marco para la Paz, un proyecto de ley que busca crear condiciones para una eventual salida negociada al conflicto y que se preveía iba a ser aprobado parcialmente hoy por el Congreso, el que fue congelado por unas horas luego del ataque.

Y José Obdulio Gaviria, asesor de Álvaro Uribe cuando Londoño era ministro, le dijo a BBC Mundo que el ataque demostraba lo equivocado que estaba el gobierno de Juan Manuel Santos al mantener abierta la puerta del diálogo.

"Seguiremos viviendo un ataque muy peligroso contra la democracia colombiana si continuamos con el lenguaje que ha impuesto hasta ahora el nuevo gobierno", dijo Gaviria, para quien no cabe ninguna duda de que detrás del atentado está la mano de las FARC.

"Estamos hablando de hacer concesiones al terrorismo que es distinto a dialogar", agregó.

Contra la paz

Es por este tipo de posiciones, sin embargo, que el diputado Iván Cepeda, del opositor Partido Polo Democrático Alternativo, cree que detrás del atentado están quienes se oponen a la posibilidad de una salida negociada al conflicto.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El gobierno del presidente Santos mantiene la puerta abierta al diálogo.

"Detrás de ese atentado hay otros intentos por acabar con líderes de derecha y de izquierda, y creo que la intención es llevar al país a un estado en el cual no pueda discutirse ninguna iniciativa de paz", le dijo a BBC Mundo Cepeda, quien también es miembro de la organización Colombianas y Colombianos por la Paz.

Las voces más vocales en contra de esta salida por lo general vienen de la derecha del espectro político, que en el pasado se ha aliado con grupos paramilitares.

Y la agencia de noticias ANNCOL, cercana a las FARC, ha estado sugiriendo vía Twitter que el atentado contra el exministro Londoño fue una venganza paramilitar.

El diputado Cepeda, sin embargo, no quiso tratar de identificar a los posibles responsables materiales.

"Yo creo que eso lo tienen que definir los organismos de investigación, pero está claro que aquí hay fuerzas que quieren atentar contra la posibilidad de paz en Colombia", insistió.

Para lo demás, habrá que esperar.

Contenido relacionado