En Ucrania, el fútbol y la extrema derecha van de la mano

Media playback is unsupported on your device

Uno de los eventos más multitudinarios y mediáticos del fútbol mundial empezará el próximo 8 de junio en Polonia y Ucrania, este último un país donde el fútbol parece ser la plataforma de discursos racistas de extrema derecha.

De ahí que las familias de varios jugadores de raza negra hayan decidido no asistir a la Eurocopa por miedo a ser agredidos.

El programa de investigación de la BBC, Panorama, estuvo en varios partidos de fútbol local en Ucrania y encontró que, en efecto, la cultura del fútbol en Ucrania está empapada de discursos racistas.

Ataques racistas

La BBC vio que el 14 de abril en el estadio Metalist de Kharkiv, una de las ciudades en Ucrania anfitrionas de la Eurocopa 2012, hasta 2.000 aficionados realizaron un saludo nazi a su equipo. Algunos aficionados en el partido dijeron a la BBC que estaban realizando el "Sieg Heil (el saludo nazi)", porque Hitler "odiaba a los judíos y los negros", y que esa es la forma de apoyar a su equipo. Pero el coronel de la policía local, Volodymyr Kovrygin, negó que se tratara de un saludo nazi de inspiración, sino que señalar es una forma de llamar la atención de los aficionados rivales.

Pero además de los gestos y cánticos de extrema de derecha, hay afiches que revelan sentimientos antisemitas.

'Cero tolerancia'

Image caption Los aficionado de un equipo ucraniano saludan a los rivales con un saludo nazi.

Después de ver el material de video, el excapitán de la selección inglesa Sol Campbell dijo a la BBC que la Euro 2012 no se ha debido conceder a Polonia y Ucrania por el racismo y la violencia. El defensor aconsejó a los aficionados ingleses que se queden en casa y vean el evento por televisión.

El gobierno británico, por su parte, dijo que los aficionados de origen africano y caribeño debe tener mucho cuidado cuando asistan a los estadios.

La UEFA, órgano rector del fútbol europeo, dijo que la adjudicación del torneo a las dos naciones fue una oportunidad para afrontar retos sociales como el racismo. "La aproximación de la UEFA de cero tolerancia ante el racismo todavía está vigente, tanto adentro como afuera del terreno de juego, y en casos extremos los árbitros tienen el poder de detener el partido", dijo la UEFA en un comunicado.

Pero a pesar de estas garantías, las familias de dos jugadores de Inglaterra –Theo Walcott y Alex Oxlade-Chamberlain– no asistirán a la Eurocopa 2012 por temor a los ataques racistas. La UEFA dijo que las escenas de insultos racistas filmadas por la BBC fueron en partidos locales y son responsabilidad de las autoridades nacionales.

Contexto

Esta cultura del racismo no es el primer fenómeno que genera críticas desde occidente de este país como sede del evento.

Se han hecho acusaciones de que los directivos del fútbol en Ucrania realizan prácticas extorsivas, lavado de dinero y tráfico de drogas; que la corrupción, pues, es una parte esencial del fútbol en ese país.

Hace no más de un mes, varios líderes europeos cancelaron su asistencia al evento después de la controversia sobre el supuesto maltrato a la encarcelada líder de la oposición Yulia Tymoshenko, quien hace una semana terminó una huelga de hambre.

Contenido relacionado