El reptil que serrucha a sus víctimas

Última actualización: Miércoles, 30 de mayo de 2012

Vea al reptil con mandíbula de serrucho

El tuátara, originario de Nueva Zelanda, dispone de un mecanismo en los maxilares con un efecto "serrucho", que le permite deglutir animales que en principio son demasiado grandes para su boca.

Vermp4

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Utilizar un reproductor alternativo

Un reptil de Nueva Zelanda usa un mecanismo único para masticar a sus presas, según científicos en Inglaterra.

El animal, denominado tuátara, utilizara sus maxilares como si fueran un serrucho. El nombre del animal proviene del maorí y significa "espalda espinosa"

Tuátara, reptil que vive en el medio silvestre sólo en Nueva Zelanda

El tátuara vive en el medio silvestre sólo en Nueva Zelanda.

La estrategia de masticación podría explicar por qué la especie ha logrado adaptarse a grandes cambios en su hábitat y en el tipo de presas a lo largo de más de 200 millones de años.

Un modelo computarizado de la mandíbula del tuátara mostró claramente una técnica de alimentación completamente diferente a la utilizada por otros animales terrestres.

Las mandíbulas se cierran atrapando a la víctima entre dos filas de poderosos dientes. A continuación, la mandíbula inferior se desliza hacia adelante desgarrando y cortando a la presa como si el animal utilizara un serrucho. De esta forma el tuátara logra deglutir animales que parecerían demasiado grandes para su boca.

Otros reptiles, como lagartos o serpientes, utilizan en cambio "movimientos más simples de abrir y cerrar" sus mandíbulas, según Marc Jones, investigador de University College en Londres y autor principal del estudio.

Sobrevivientes

Los científicos filmaron tuátaras masticando en el zoológico de Chester, en Inglaterra, y se basaron en esas imágenes para crear un modelo computarizado de los movimientos.

Tuátara

Su técnica de masticación le permite deglutir una gran variedad de presas, incluso aves.

Debido a su técnica única, los tuátaras comen una amplia variedad de presas, desde arañas hasta lagartijas. Pero el estudio permite ahora resolver el enigma de extraños fenómenos reportados en los hábitats ocupados por estos reptiles.

"Algunas personas dicen haber visto aves decapitadas, como si les hubieran serruchado la cabeza", dijo Jones a la BBC.

"Los tuátaras suelen atacar polluelos o aves juveniles, pero a veces arremeten contra adultos. Cambian su dieta de acuerdo a la estación y comen más aves en el verano".

Si bien el tuátara tiene un aspecto similar a las lagartijas, pertenece a otro grupo de animales denominados esfenodontos (Sphenodontia) o rincocéfalos (Rhynchocephalia).

El reptil, que vive en forma silvestre sólo en Nueva Zelanda, es la última especie sobreviviente de ese grupo. Sus parientes desaparecieron hace más de 200 millones de años aunque llegaron a ser abundantes. Fósiles de los familiares extintos del tuátara fueron hallados en el Reino Unido.

No se sabe exactamente por qué se extinguieron esos parientes, pero la técnica de masticación única del tuátara puede haber sido un factor clave en su supervivencia.

El estudio fue publicado en la revista Anatomical Record.

Contexto

Destacamos

Lo más compartido

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.