Cada vez detienen a más niños en la frontera entre México y EE.UU.

Frontera entre México y EE.UU. Derechos de autor de la imagen reuters
Image caption Las autoridades dicen que ha aumentado el número de menores detenidos en la frontera.

Daniel planificó por meses su salida de Nayarit, México, rumbo al norte: quería buscarse un empleo en construcción en Estados Unidos. Intentó cruzar por el mar, entre Tijuana y San Diego, pero le entró miedo. Con sus ahorros decidió contratar un coyote, que lo ayudó a sortear en bote el Río Grande.

Pero cuando llegó a la orilla estadounidense lo interceptó la patrulla fronteriza y entró esposado a la tierra de su "sueño americano". Tenía 16 años.

María viajó desde Guatemala y lo tuvo difícil: tardó semanas en atravesar México y se enfrentó a robos y vejaciones. Ella, que había huido de su hogar precisamente escapando de los abusos familiares. Desde los 14 años que estaba sola, como empleada doméstica primero y en la travesía de una inmigrante indocumentada después. También fue aprehendida y su primer destino en el país del norte fue un centro de menores detenidos en Miami.

Ellos, María y Daniel (nombres falsos con los que dan testimonio), son apenas una muestra de un patrón migratorio que está cambiando: cada vez son más los menores no acompañados que intentan ingresar sin papeles en EE.UU.

Desde octubre pasado a marzo de este año, 5.252 menores de 18 años pasaron a la custodia de las autoridades estadounidenses tras ser detenidos en la zona fronteriza, lo que representa un aumento de 93% respecto del mismo período de 2011, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

"Tienen entre 14 y 17 años en su mayoría, y pasan semanas o incluso meses en un viaje peligrosísimo. En sus relatos se repiten las denuncias de violaciones por parte de contrabandistas, las agresiones físicas, los engaños para quitarles dinero", señaló a BBC Mundo Michelle Abarca, abogada de la organización Americans for Immigrants Justice que representa legalmente a María y a otros niños detenidos.

Salto estadístico

La tendencia no es nueva: en 2004, unos 5.000 menores fueron referidos a la Oficina para la Reubicación de Refugiados (ORR en inglés), a cargo de derivarlos a centros de custodia donde enfrentarán su correspondiente proceso legal. En 2011, la cifra total fue de 6.800.

Pero lo que llama la atención de los expertos es el aumento experimentado en los últimos seis meses: en abril se superó ya la marca de 6.000 casos y se calculan 8.000 para finales de junio, según datos difundidos en un foro de migración organizado por Universidad de San Diego.

"Tenemos que considerar que estos son sólo los menores que son aprehendidos. Las estadísticas sólo permiten identificar a aquellos que son referidos a las agencias gubernamentales, pero no incluye a los que efectivamente logran entrar sin ser detectados", señaló a BBC Mundo David Shirk, director del Instituto Transfronterizo de la Universidad de San Diego.

El fenómeno contrasta, además, con las tendencias migratorias generales, que denotan una merma en el flujo de recién llegados. El Centro Hispano Pew publicó en abril un informe en el cual señala que, por primera vez en cuatro décadas, el tránsito de inmigrantes por la frontera sur da "balance cero": cada vez vienen menos, y son tantos como los que se van de EE.UU.

"El súbito incremento en el número de menores no acompañados es aún más notable si consideramos esa merma", confirmó Shirk.

Paradoja de la seguridad

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Cada vez es más difícil cruzar la frontera de México a EE.UU., no sólo por el control oficial sino por voluntarios antiinmigrantes.

Las organizaciones sociales que trabajan en la zona limítrofe no cuentan con respuestas contundentes para explicar este aumento.

No se ha hecho aún investigación suficiente, dicen, y los argumentos que dan los niños detenidos para explicar sus casos no han variado de los de hace unos años: vienen en pos de un mejor pasar económico, buscan a familiares emigrados anteriormente o escapan de condiciones socioeconómicas o personales adversas en sus países.

Pero los expertos ensayan varias hipótesis: la más aceptada está basada en la "paradoja" que resulta de una frontera cada vez más custodiada.

"La seguridad en el borde mexicano-estadounidense se ha incrementado en los últimos años y, a mayor control, más probable es que las familias migrantes se dividan. Los hombres cruzan primero y luego mandan traer a sus familias", señaló el director del Instituto Transfronterizo.

Muchos trabajadores estacionales que venían a Estados Unidos para las cosechas y luego regresaban a sus países, deciden ahora quedarse. Cruzar se ha hecho más costoso y peligroso y prefieren vivir sin papeles a arriesgarse a repetir la hazaña el año próximo.

También se ha registrado un aumento en el número de mujeres que migran, lo que incrementa la probabilidad de que a esas madres le sigan más tarde sus hijos.

Asimismo, los brotes de violencia en Centroamérica pueden servir para explicar el fenómeno.

"Los estudios indican que se ha incrementado el número de menores centroamericanos, lo cual creemos que puede en parte deberse a un incremento de la violencia urbana en esa región", indicó a BBC Mundo Betsy Cavendish, directora ejecutiva de Apleseed, una organización que coordina el trabajo de abogados pro bono para menores detenidos.

Mexicanos o centroamericanos

La otra realidad que opacan las cifras es la de los niños no acompañados de origen mexicano.

Muchos de los que intentan pasar y son atrapados por la custodia fronteriza no están contabilizados en esos 5.252 casos de los últimos seis meses. ¿Por qué? Porque la mayoría de quienes vienen del país limítrofe son deportados en cuestión de días, tal como permiten los convenios entre países que están en vigor, en lugar de pasar a manos de las dependencias gubernamentales estadounidenses que se encargan de los niños de otras nacionalidades.

Las cifras parecen confirmarlo: durante 2009, la Oficina de Aduana y Protección de Frontera (CBP en inglés) informó de 15.500 detenciones de menores mexicanos. Más del triple de los casos que son derivados a instituciones como el ORR o la División de Servicios para Menores No Acompañados (DUCS).

"En un caso típico, estos niños mexicanos no llegan a ver a asistentes sociales o abogados. En promedio, lleva dos días completar el proceso de deportación y devolverlos a las autoridades de su país", señaló Cavendish.

De acuerdo con una investigación de Appleseed, 80% de los menores detenidos en la frontera provienen de México.

Mientras muchos de ellos son directamente deportados, los de otras nacionalidades -mayoritariamente guatemaltecos, salvadoreños y hondureños- pasan a refugios de la DUCS y esperan que se les inicie un proceso legal de final incierto.

Pueden ser expulsados más tarde, o bien calificar para un permiso de estadía si, por ejemplo, se prueba que han sido víctimas de abuso en sus países de origen.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.