Siria: las huellas de la matanza de Qubair

Última actualización: Sábado, 9 de junio de 2012
Casa incendiada en Qabir

En Quabir, Siria, no queda rastro de gente.

Casas devoradas por el fuego, manchas de sangre, ni un solo cuerpo, ningún sobreviviente. Eso fue lo que encontró el periodista de la BBC, Paul Danahar, en la pequeña y desierta aldea de Qubair, cerca de la ciudad de Hama, en el oeste del país.

Danahar viajaba con una delegación de observadores de Naciones Unidas al escenario donde al parecer murieron docenas de personas en la masacre del pasado miércoles.

Según explica Danahar, impactado por las imágenes de devastación que vio en su camino, había casas destruidas por el fuego. El olor a carne quemada todavía se sentía en el aire, pero no está claro qué pasó con los cuerpos las víctimas.

La escena de la casa siguiente era aún peor. En el interior había charcos de sangre coagulada por todo el piso. Había restos de carne entre objetos desperdigados por la casa.

"Masacrar a la gente no satisfizo el ansia de sangre de los atacantes, también dispararon al ganado", narra el periodista.

Qubair, Siria

Para muchos, el plan de paz de Kofi Annan es papel mojado tras las últimas matanzas.

La única pista sobre dónde estaban los cuerpos de los muertos quedó grabada sobre el asfalto de una carretera cercana. Las marcas en el camino eran de vehículos militares, dijo un observador de Naciones Unidas.

Con voz entrecortada, el reportero explica que no queda nadie vivo que pueda contar lo que pasó. "La información la traen aldeanos de otros pueblos vecinos, dicen que han sido las milicias 'shabiha', procedentes de otro pueblo", cuenta Danahar.

"Se han destruido las pruebas, no sabemos dónde están los cuerpos, todo son rumores, no se saben las cifras exactas, cambian, nadie sabe", lamenta.

Este conflicto está dejando de ser un tema de blanco y negro para convertirse en una guerra sectaria similar a lo que ocurrió en Bosnia, asegura el periodista.

¿Muerto el plan de Annan?

La violencia persiste en Siria, con informes de bombardeos sobre Homs y ataques contra las fuerzas de seguridad por todas partes.

La Cruz Roja advirtió que 1,5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria.

En una condena de la matanza de Qubair, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, advirtió sobre el riesgo inminente de una guerra civil y el enviado internacional de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, dijo que su plan de paz de seis puntos no se cumple.

Mensajes de Twitter escritos por el periodista (@pdanahar)

9:00 GMT

Justo antes del cartel que dice “Bienvenido a Hama” hay un puente que ha sido bombardeado sobre la carretera

Pasamos por un paso de control en el que un soldado dice: "por qué no informan sobre los terroristas que nos matan a nosotros, ¿no somos humanos también?"

12:00 GMT

Si no fuera por la miseria que sabemos nos espera abajo de la colina, se podría describir Qubair como un lugar idílico

Un hombre llamado Ahmed ha subido desde el pueblo y dice haber sido testigo de la matanza. Ha visto cómo docenas fueron asesinados

14:00

Ocasionalmente he visto un coche quemado o un puente fortificado. El sol se está poniendo y lo que no he visto es gente

"Debemos cruzar estas zonas peligrosas, debemos ir rápido", dice el conductor

Las moscas encontraron las pruebas de la matanza de Qubair antes de que Naciones Unidas llegara al lugar. Volaban y zumbaban alrededor de lo que queda en la pequeña comunidad

15:00

Quien quiera que haya hecho esto puede haber actuado con una violencia irracional pero los intentos por ocultar los detalles de la atrocidad son calculados y claros

La oposición culpó de la masacre de Qubair a milicias aliadas del presidente de Siria, Bashar al Asad, mientras que el gobierno acusó a "terroristas" de matar a civiles.

Los observadores de Naciones Unidas llegaron a Qubair el viernes, con el periodista Paul Danahar con ellos, después de haber sido objeto de disparos en un primer intento el jueves.

Los milicianos acusados de la matanza de Qubair se conocen como shabiha, y proceden principalmente de la comunidad minoritaria alauita del presidente Asad.

Al parecer, las víctimas eran en gran parte musulmanes sunitas, que conforman la mayoría de la población.

Anteriormente, el opositor Consejo Nacional Sirio dio una cifra de 78 muertos pero otra organización con sede en el Reino Unido, el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, maneja una cifra de "al menos 55". Los medios estatales hablan de nueve muertos.

Los activistas dicen que las fuerzas gubernamentales retiraron muchos de los cuerpos de Qubair y se dice que un número de ellos ha sido enterrado en la localidad vecina de Maarzaf.

Los expertos consideran que el mayor peligro es que Siria sea víctima de la violencia sectaria que dividió Líbano durante décadas.

Denuncian bombardeos sobre Homs

El viernes, activistas clandestinos dijeron que al menos 40 personas fueron asesinadas por las fuerzas de seguridad en seis provincias diferentes.

Pese a que los observadores de Naciones Unidas están desplegados en Homs, su presencia no parece tener demasiado impacto en los combates, informa Jim Muir, de la BBC desde el vecino Líbano.

Las fuerzas gubernamentales retomaron los bombardeos en Jaldije, en Homs, según el Observatorio Sirio.

Contexto

Destacamos

Lo más compartido

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.