Syriza: "El dilema de Grecia es sobrevivir o no"

Última actualización: Jueves, 14 de junio de 2012
Errikos Finalis, miembro del Secretariado Ejecutivo de Syriza

La eurozona sigue en vilo. El rescate de España no ha bastado para aplacar la tormenta y las elecciones de Grecia este domingo amenazan con desatar un vendaval.

Las encuestas colocan a la coalición de izquierda Syriza, que rechaza el memorando acordado con la troika - compuesto por el FMI, el Banco Central Europeo, y la Unión Europea (UE)- cabeza a cabeza con Nueva Democracia, la derecha conservadora pro-ajuste.

La troika ha dejado en claro que el programa de austeridad del memorando no es negociable y que Grecia dará un salto al abismo si elige a Syriza. Su pertenencia a la eurozona pende del hilo de estos comicios.

BBC Mundo dialogó con Errikos Finalis, miembro del Secretariado Ejecutivo de Syriza.


Syriza era una coalición de izquierda marginal antes de la crisis financiera de 2008. Con el desgaste de la social democracia del Pasok y la Nueva Demoracia por los sucesivos ajustes, se ha convertido en la nueva estrella política griega. En las elecciones de mayo salió segundo con el 17% de los votos, ahora lucha por el primer puesto. ¿Cómo se define hoy su coalición?

"Si ganamos las elecciones, nuestra primera medida será romper el memorando que el gobierno firmó con la Troika"

Somos una coalición de izquierda en un momento de cambio. Estamos formando un amplio frente popular para incorporar el apoyo que recibimos desde la elección de mayo de nuevos sectores sociales como la clase media empobrecida y la pequeña industria. Si ganamos las elecciones, nuestra primera medida será romper el memorando que el gobierno firmó con la troika.

Está claro que los programas de austeridad que ha aplicado Grecia sólo han servido para destruir nuestra economía y nuestra sociedad. Así que vamos a congelar los recortes a las pensiones y los salarios. Los bancos que han recibido ayuda estatal quedarán bajo control público.

En cuanto a la deuda, buscamos una moratoria de tres años y la apertura de un diálogo con los bancos para ver qué parte ha sido ya pagada hasta dos o tres veces y qué parte realmente se adeuda. Grecia precisa una auditoría independiente de la deuda contraída, para decidir qué parte es legítima y cuál no.

El problema es que Alemania ya ha advertido que el memorando no es negociable. El mensaje es que si Grecia decide desconocerlo quedará fuera del euro.

En primer lugar tenemos elementos muy importantes para negociar y evitar una salida del euro que nosotros no deseamos. En segundo lugar, la realidad es que el modelo económico de la austeridad fracasó.

Son cinco años seguidos de recesión, de un desempleo feroz, una pobreza alarmante y una virtual bancarrota. Esto no ha sido obra de la naturaleza. Fracasó por razones humanas que tienen que ver con el modelo que impuso la Unión Europea que desmanteló nuestro aparato productivo para transformarnos en un país de servicios que importa todo.

"Para nosotros el dilema no es el euro o el dragma. El dilema es sobrevivir o no"

Nosotros éramos autosuficientes a nivel alimentario. Ya no lo somos. Teníamos una industria manufacturera débil, pero existente, que también fue duramente golpeada. Es necesario comenzar a recrear un modelo viable. Esta es la principal tarea.

Pero el tiempo les juega en contra. Grecia importa casi todo el petróleo y los medicamentos que consume. Hay señales de escasez de estos dos productos esenciales. Sin la troika y el euro atrás, ¿no se exponen a un descalabro total?

Alemania está chantajeando al resto de Europa. No tiene ningún derecho a decidir si Grecia sigue o no en el euro. No hay ningún mecanismo institucional que invalide nuestra propuesta de moratoria o el rechazo de un programa de austeridad.

Pero además, si se decide utilizar un mecanismo ilegal para sacarnos del euro, será un problema para el resto de la eurozona y no me refiero únicamente a España y los países del sur: Francia también está muy expuesta.

La solución no puede ser unilateral, no puede ser el exterminio de los griegos. Para nosotros el dilema no es el euro o el dracma. El dilema es sobrevivir o no.

"si se decide utilizar un mecanismo ilegal para sacarnos del euro, será un problema para el resto de la eurozona y no me refiero únicamente a España y los países del sur: Francia también está muy expuesta."

En una reciente entrevista con el matutino británico The Guardian, la directora general del FMI, Christine Lagarde, dijo que Grecia estaba pagando el precio de su propia incompetencia. Esta es una opinión muy extendida en muchas capitales europeas, sobre todo en Alemania. No parece haber mucho margen para la negociación.

La idea de que los griegos trabajan mucho menos que los alemanes o que los jubilados de Alemania están pagando por la jubilación anticipada de los griegos es un mito urbano difundido, repetido y multiplicado por un extraordinario bombardeo mediático. ¿Por qué nadie chequea los datos de la misma Unión Europea?

Según su oficina de estadísticas, la Eurostat, los griegos son los segundos en horas de trabajo de toda la Unión Europea. ¿Qué pasa con las jubilaciones? En Grecia, la edad oficial de jubilación de los hombres es de 67 años, la de las mujeres de 65. Es un régimen más estricto que en otros países de Europa y las jubilaciones que se cobran después de 30 o 40 años de trabajo son mucho peores.

"Lo que están haciendo (la troika) es salvar a los bancos, no a los jubilados griegos que han visto un recorte brutal de sus pensiones"

Pero además hay otro mito urbano-mediático sobre Grecia mucho más insidioso porque está deliberadamente escamoteado. Alemania se queja que el dinero de sus contribuyentes va a financiar a estos griegos perezosos y astutos.

En realidad, los préstamos de la troika apenas pasan por Grecia. Se quedan literalmente dos días antes de que ese mismo dinero vaya a los bancos y al FMI para pagar los intereses de la deuda. La astucia es de la troika. Lo que están haciendo es salvar a los bancos, no a los jubilados griegos que han visto un recorte brutal de sus pensiones.

Muchas cosas que usted ha dicho recuerdan a la situación de Argentina en 2001. ¿Ustedes han percibido también ese paralelo?

Lo tenemos muy presente. La situación actual de Grecia es muy similar a la que vivió Argentina en los meses previos a su cesación de pagos. Argentina tuvo que implementar programas de austeridad bajo la batuta del FMI que generaron desempleo, recesión y miseria.

Somos conscientes de que todo el proceso entre diciembre de 2001 y los primeros meses de 2002 fue traumático. Por eso queremos evitar una cesación de pagos y una salida del euro. Pero lo sucedido en Argentina es una inspiración también porque muestra que es posible salir de esa situación si se abandona la política de austeridad.

Mucha gente de América Latina nos han enviado mensajes de solidaridad. Yo quiero agradecérselos. Es muy alentador saber qué tan lejos mucha gente se da cuenta que somos parte de la misma lucha.

Contexto

Destacamos

Lo más compartido

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.