Colombia: indígenas "obligan" al ejército a salir de su territorio

indigenas atacan ejercito Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Agencias de noticias y medios colombianos registraron evidentes agresiones al ejército.

Este martes, los roces entre una comunidad indígena y el ejército en la región del Cauca parecieron llegar a su punto más álgido cuando indígenas se enfrentaron a algunos de los soldados que se encuentran en su territorio ancestral y los obligaron a abandonarlo.

Durante la última semana indígenas, Fuerza Pública y guerrilla han protagonizado varios enfrentamientos.

Los indígenas nasa, que se han declarado neutrales en el conflicto armado en Colombia, habían dado un ultimátum para que la guerrilla y el ejército salieran de su territorio.

El Ejército, tras la orden del presidente Juan Manuel Santos de "no ceder un solo centímetro", no se retiró, por lo que más de mil indígenas se desplazaron a una base militar en el municipio de Toribío y se enfrentaron a los soldados.

Sube la tensión

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Un ataque de las FARC a una estación policial hizo que el gobierno enviara a la zona al ejército, que el miércoles fue atacado por los nativos.

La Fuerzas Armadas dijeron que fueron atacados con garrotes, machetes y caucheras. Según le dijo a Caracol radio Jorge Humberto Jeréz, comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta 'Apollo', "mis soldados no sólo están resistiendo los maltratos de los indígenas que hoy entraron y nos quemaron los víveres, sino también soportan los hostigamientos de los guerrilleros que atacan desde la parte alta".

Por su parte Marco Yule, gobernador del cabildo indígena Toribío, negó los ataque en la cadena La W: "Simplemente le estamos diciendo a la Fuerza Pública que haga un desalojo de la base militar que se hizo en Toribío en las torres de Comcel y Movistar, que son territorios indígenas y se hizo sin consulta previa".

El miércoles circularon fotos en las que, aunque no queda del todo claro, se evidencian enfrentamientos de los indígenas con el ejército. También circula un video donde se ve el altercado entre los indígenas y los soldados.

Lea también: "Los indígenas colombianos que se oponen al ejército y a la guerrilla"

Viejo reclamo

La demanda no es nueva: el pueblo nasa viene exigiendo la salida de todos los actores armados de su territorio desde hace tiempo.

Y el reclamo empezó a adquirir mayor fuerza hace casi exactamente un año, luego que el gobierno colombiano decidiera responder a un anterior ataque contra la estación de policía de Toribío aumentando significativamente su presencia militar en la zona.

Lea también: El conflicto que no cesa

El poblado ya había sido blanco de las FARC en numerosas ocasiones: más de 600, según estimaciones del anterior alcalde, Carlos Banguera.

Pero el ataque de julio del año pasado fue presentado por algunos como evidencia del supuesto resurgimiento de las FARC durante el gobierno del presidente Santos. Y las autoridades decidieron reaccionar.

Lea también: Las razones detrás del aumento de los ataques de las FARC

Desde entonces a la fecha, sin embargo, la percepción de deterioro en materia de seguridad se ha confirmado como el punto débil del mandatario, quien hace dos semanas pudo ver cómo el expresidente Álvaro Uribe oficializaba la creación de un movimiento político de oposición que tiene como principal bandera una posición mucho más agresiva en el manejo del conflicto.

Y, así las cosas, la necesidad de no mostrarse débil en materia de seguridad seguramente no le permitirá a Santos detenerse a considerar las demandas de los indígenas del norte del Cauca.

Por el contrario, se espera que el mandatario anuncie en Toribío la creación de una nueva fuerza de tarea conjunta para la zona del norte del Cauca.

Tarea difícil

El presidente está supuesto a anunciar un plan de consolidación que llevaría a la región proyectos de desarrollo y programas sociales, que ayuden a mantener a los pobladores lejos de las FARC y los cultivos ilegales.

Las FARC, por su parte, también tienen sus razones para mantenerse en la zona y desoír las demandas de los Nasa.

Después de todo, el norte del Cauca hace parte de un corredor estratégico por el que circula parte de la droga que financia su lucha y la guerrilla conoce esas montañas como la palma de su mano.

Y por eso, a pesar del triunfo obtenido a inicios de la semana, el consejero de la de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, ACIN, está consciente de las dificultades de su lucha.

"El problema es cómo aguantar, cómo resistir, cómo sostenernos", le dijo a BBC Mundo.

"Pero sabemos que es complicado. Seguro vendrán las amenazas de parte y parte, como ya lo hemos visto ya en los últimos meses".

Neutralidad disputada

Las amenazas por parte de todos los actores armados han sido, a lo largo de la historia del conflicto, un problema enfrentado por prácticamente todos los pueblos indígenas colombianos.

Estos siempre se han asumido como neutrales pero eso no los ha protegido del ejército, la guerrilla ni los grupos paramilitares.

Antes bien, el precio de esa neutralidad lo han terminado pagando con su estigmatización, además de desplazamientos, secuestros y asesinatos

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.