¿Funcionará el plan para evitar la ruptura de la eurozona?

Última actualización: Viernes, 7 de septiembre de 2012
Mario Draghi, presidente del BCE

Draghi dijo que el nuevo programa de compra de bonos "solucionará severas distorsiones" en los mercados secundarios.

Si alguna vez el expresidente del Banco Central Europeo Jean-Claude Trichet hubiese declarado que el BCE estaba dispuesto a ofrecer un "respaldo plenamente efectivo" contra la ruptura del euro, es muy probable que la crisis de la eurozona ya hubiese terminado.

Por supuesto, países como España todavía estarían atravesando un momento difícil, pero bien podríamos no estar hablando mucho de ellos –y tampoco le estaríamos prestando demasiada atención a las conferencias de prensa del BCE.

De más está decir que el predecesor de Mario Draghi al frente del BCE nunca dijo nada demasiado cercano a un respaldo. Y las compras de bonos que sancionó de mala gana en 2010 y 2011 fueron mucho más tibias que el programa de "operaciones simples monetarias" descritas, con cierto detalle, por Draghi.

Esta vez no hubo decepción

¿Se habla de un BCE que respalde lo suficiente para resolver la crisis en el otoño de 2012, bajo la presidencia de Draghi?

"La reacción inmediata al anuncio de Draghi fue que la gente vendió euros, y el valor de la moneda se cayó. Pero los mercados bursátiles han dado un salto, lo que sugiere que –por una vez– el BCE no ha decepcionado"

En un principio, algunos en el mercado financiero parecían tener sus dudas. La reacción inmediata al anuncio de Draghi fue que la gente vendió euros, y el valor de la moneda cayó. Pero los mercados bursátiles han dado un salto desde el final de la conferencia de prensa, lo que sugiere que –por una vez– el BCE no ha decepcionado.

El presidente del BCE habló, una y otra vez, acerca de la condicionalidad –acerca de las cuerdas que mantendría unidas las compras de bonos nuevos. Y, por si acaso, reveló que el BCE buscaría la participación del Fondo Monetario Internacional (FMI) en la elaboración de los términos de esa condicionalidad.

Eso lo hace sonar como que las Operaciones Monetarias Simples (o OMT, por sus siglas en inglés) serán difíciles de conseguir para los países. Y fáciles de perder.

Tal vez. Pero deberíamos recordar que "la participación del FMI" no significa exactamente lo que solía significar. Para la elaboración de los programas de rescate de Europa, han sido la Comisión Europea y los gobiernos los que han insistido con los más duros términos.

En comparación, el personal del FMI ha sido las palomas, al pedir cronogramas más lentos cuando se trata de reducir déficit presupuestarios y un mayor foco en el crecimiento. El presidente del gobierno español Mariano Rajoy habrá notado que éstos han presionado especialmente por dar con una vía más lenta en la reducción del déficit en España.

Fachada Banco Central Europeo

La compra de bonos soberanos por parte del Banco Central Europeo reducirá los costos de endeudamiento de los países de la eurozona.

También debemos recordar lo que Mario Draghi no dijo. No dijo que habría límites a las compras. Y no dijo que el voto fue unánime. El consejo de gobierno del BCE avanzó con este programa, a pesar de la oposición de Alemania. Y lo hizo, a pesar de la evidente incomodidad al interior de la institución de ser, incluso, una parte de un programa que muchos sienten como que el banco central está dejando a gobiernos derrochadores e imprudente inversores privados por fuera.

Si usted fuera Mario Draghi, también hablaría mucho de condicionalidad. También diría, una y otra vez, que el banco central no comprometería su independencia. Incluso hasta el punto, algunos dirán, de protestar demasiado.

Algunos en los mercados financieros estarán decepcionados de su desempeño. Ellos –y muchos gobiernos– estarán sin dudas decepcionados de que le tomara mucho tiempo al BCE ponerse al bate. No debemos olvidar que muchos de la línea dura –dentro y fuera del BCE– también se sentirán profundamente decepcionados.

Contexto

Destacamos

Lo más compartido

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.