Los peligros del 'fuego amigo' en la frontera entre EE.UU. y México

  • 6 octubre 2012
Nicholas Ivie
Aparentemente, Ivie y otros agentes respondían a la alarma de un sensor de tierra.

Esta semana, un agente de la guardia fronteriza estadounidense en una patrulla para impedir el paso de inmigrantes indocumentados mexicanos pudo haber sido muerto a tiros involuntariamente por uno de sus propios colegas, según el FBI.

El tiroteo, ocurrido cerca de la localidad de Naco, en Arizona, el martes pasado, resultó en la muerte del agente Nicholas Ivie -reportada inicialmente como asesinato- y otro agente herido.

Su fallecimiento se produjo después de que él y otros dos agentes supuestamente respondieron a un sensor de tierra cerca de la frontera.

El FBI dijo que continúa la investigación sobre el incidente.

La muerte de Ivie es la primera de su tipo desde que en 2010 el asesinato de otro agente fronterizo condujo a una revisión de una fallida operación encubierta de seguimiento de armas estadounidenses contrabandeadas a México, la llamada "Rápido y Furioso".

Los primeros informes sugerían que los agentes habían sido emboscados cuando respondían a una señal de alarma provocada por un sensor de tierra.

El FBI dio pocos detalles, aparte de decir que estaba investigando si la muerte había sido resultado de "fuego amigo".

"Hay fuertes indicios preliminares de que la muerte del agente de la patrulla fronteriza de Estados Unidos, Nicholas J. Ivie, y las heridas de un segundo agente fue resultado de un disparo accidental en un incidente que involucró sólo a los agentes", declaró en un comunicado el agente especial del FBI a cargo del caso, James Turgal Jr.

Turgal no entró en detalles sobre por qué el FBI llegó a semejante conclusión, añadiendo solamente que se están usando "todos los recursos necesarios: investigativos, forenses y analíticos" en la investigación.

Después del tiroteo, funcionarios dijeron que Ivie, de 30 años, y un agente compañero no identificado estaban caminando unos 8 kilómetros al norte de la frontera, cuando se escucharon los disparos a eso de las 2 de la mañana, hora local.

Un tercer agente, una mujer, iba con ellos pero resultó ilesa en el ataque. El agente herido ya fue dado de alta en el hospital, tras una intervención quirúrgica.

La operación "Rápido y Furioso" fue duramente criticada por todos los flancos: en México por contribuir al tráfico de armas que llegan de EE.UU. a manos de la delincuencia organizada, y en EE.UU. el fiscal general Eric Holder fue investigado por haberlo aprobado.

Como consecuencia de la operación, los agentes estadounidenses perdieron el rastro de más de 2.000 armas que entraron a México.

Sospechosos arrestados

Los agentes estaban patrullando un sector de la frontera entre EE.UU. y México.

La secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU., Janet Napolitano, quien se trasladó a Arizona para evaluar el caso, expresó que estaba "profundamente entristecida por la muerte de un colega caído".

Dos sospechosos de la muerte de Ivie fueron arrestados durante una operación militar mexicana el miércoles en Agua Prieta, en el norteño estado de Sonora, según declaró un funcionario mexicano a la agencia de noticias Reuters.

Un oficial de la ley dijo que no estaba claro si las pruebas vinculaban a los dos individuos con la muerte de Ivie.

No ha habido actualizaciones de su estatus desde la declaración del FBI en su investigación.

También el viernes, la gobernadora de Arizona, la republicana Jan Brewer, mantuvo su crítica al gobierno federal durante una reunión de gobernadores fronterizos en Albuquerque, Nuevo México.

"Es la responsabilidad del gobierno federal asegurar nuestra frontera, y necesita hacerlo, y entonces podemos lidiar con todos los demás asuntos que han surgido porque nuestra frontera no es segura", afirmó Brewer.

Desde 2002, han muerto 26 agentes fronterizos estadounidenses en cumplimiento del deber.

El último agente en morir en la frontera fue Brian Terry, durante un enfrentamiento con bandidos mexicanos en diciembre de 2010. Posteriormete, su muerte fue relacionada con "Rápido y Furioso".

Lea también: Cuestionan operación estadounidense contra el tráfico de armas a México

Contenido relacionado