Escombros del tsunami invaden Oregón

  • 9 octubre 2012
Recolección de escombros
Image caption Los habitantes de Oregón ya han sido instruidos para lidiar con las miles de toneladas de escombros que van a comenzar a llegar de Japón durante las tormentas invernales.

Escombros del tsunami que golpeó las costas de Japón el año pasado comenzaron a llegar a la costa oeste de Estados Unidos. Por ello, la población que vive en el estado de Oregón se está preparando para la llegada de muchos más en las próximas semanas cuando se aproximan las típicas tormentas invernales.

La neblina tempranera sobre la Bahía Yaquina en el estado de Oregón está comenzando a disiparse mientras unos 25 voluntarios se reúnen para limpiar la playa. La brisa esculpe la arena en dunas y los escombros llegados de muy lejos pueden ser recogidos sin mucho esfuerzo sobre la playa.

Una decena de estudiantes universitarios se ha unido a pensionados, surfistas y voluntarios locales para mantener ala playa libre de basura, pero saben que vienen en camino más escombros.

"El hecho de pensar en lo que viene me asusta", dice Sandy Hayden, que vive en el pueblo pesquero de Newport.

"He caminado por las playas y he visto la cantidad de escombros que llega en invierno y no tengo idea de lo que va a traer este año. Sin embargo tengo la esperanza de que mucha gente voluntaria va a venir a ayudar a limpiar la playa".

Hayden está recogiendo pedazos de polietileno. Los pone en una bolsa de plástico junto con naylon para pesca, goma y botellas. Es difícil establecer de dónde vino todo o cuándo. Pero en la medida en que el tiempo pasa una gran cantidad de la basura vendrá de Japón.

Llegan más temprano

Se había estimado que los escombros del tsunami llegarían a la costa oeste de América del Norte en 2013 pero ya comenzaron a tocar tierra en abril de este año en los estados de Alaska, Columbia Británica, Washington y Oregón. Y en estos momentos ya comenzaron a aparecer en las playas de California.

Los voluntarios que trabajan coordinados por funcionarios de parques nacionales han recibido guantes para proteger sus manos. Hasta ahora no ha habido evidencia de material radioactivo, pero cualquiera que ve restos sospechosos en la playa puede alertar a patrulleros si no los quieren recoger ellos mismos.

En Oregón unos 32 contenedores han sido ubicados a lo largo de la costa como puntos de recolección de escombros del tsunami.

Hayden dice que los voluntarios están claros sobre lo que significa esta basura.

"Es un recordatorio de lo que ocurrió, no es solo un pedazo de basura más. Eran pertenencias de muchas personas y hogares", afirma.

Más de 15.000 personas murieron en el tsunami. Las imágenes de escombros de pueblos enteros siendo arrastrados al océano permanecen en las mentes de los millones de televidentes que las vieron.

Miles llegaron a Playa Agate, Newport, donde un impresionante muelle de concreto de 20 metros de largo que se mantuvo a flote con boyas de polietileno llegó intacto en junio.

"La gente reaccionó de distintas formas", aseguró Chris Havel del Servicio de Parques y Recreación de Oregón.

"Algunos llegaron y lo tocaron sin decir una palabra sobre lo que estaban viendo... y luego que les dijimos que había llegado de Japón los sentimientos afloraron. La gente comenzó a establecer una conexión emocional con esta horrible tragedia".

Gran mancha en el Pacífico

Image caption Un gigante recuerdo de la tragedia del tsunami en Japón.

La gran mancha de escombros en el Océano Pacífico está en estos momentos al norte de Hawaii y el extremo frontal ya está haciendo contacto con la costa oeste de EE.UU., por lo que se espera que una masa mucho más grande de basura llegue en grandes cantidades a partir del año entrante. Ese es un estimado más o menos preciso.

"Podemos hacer estas predicciones en base a las corrientes del océano pero realmente tenemos que tener nuestro ojos puestos en la zona para ver que llega", asegura Jack Barth, profesor de oceanografía de la Escuela de Ciencias Atmosféricas y Oceanográficas de la Universidad Estatal de Oregón.

"Si se trata de madera proveniente de casas no lo veo muy preocupante. Pero imagínate grandes piezas de viviendas que lograron sobrevivir intactas. Hay obviamente efectos personales y estaremos pendientes de ellos porque van a permitirles a muchos japoneses cerrar un triste capítulo de sus vidas".

Y ya ha comenzado a suceder.

Dos balones, uno de fútbol y otro de voleibol llegaron a las cotas de la Isla Middleton, en el Golfo de Alaska, con los nombres de sus dueños escritos. Esto le permitió a David y Yumi Baxter rastrear a sus dueños, dos jóvenes adolescentes que finalmente los recibieron.

Cuando un contenedor con una motocicleta Harley Davidson llegó a una playa de la Columbia Británica, en Canadá, un japonés la reconoció en la prensa y logró ubicar a su dueño a través de la placa.

A pesar de los 8.000 kilómetros que separan a Japón de Oregón hay otra conexión: geología.

Señales en Playa Yaquina advierten sobre las posibilidades de un tsunami en Oregón. La costa tiene una historia de poderosos terremotos que en el pasado generaron gigantescas olas, pero ocurrieron cuando no había mucha población.

El próximo que golpee los dejará "susceptibles a una misma tragedia como la que golpeó a Japón", dijo Havel.

"Este muelle se desprendió de la costa oeste de Japón, viajó 8.000 kilómetros a través del océano y mandó un mensaje en una botella a los habitantes de Oregón que dice: 'Este serás tú, no sabemos cuando o qué tan grande será o exactamente que pasará, pero este serás tú. Entiéndelo, prepárate, acepta el hecho de que vives en la costa del Pacífico y que eso tiene un costo".

Contenido relacionado