The Pirate Bay se muda a la nube para no desaparecer

  • 19 octubre 2012
Nube pirata
Según el polémico sitio, los ataques que reciba de ahora en más serán "contra todo y nada a la vez".

El sitio de archivos compartidos The Pirate Bay (TPB) se ha deshecho de sus servidores físicos y aloja desde ahora todos sus contenidos en la nube, con la intención de frustrar los intentos de las empresas, organismos y gobiernos que quisieran que la página desapareciera del mapa.

El sitio, acusado de promover que la gente comparta contenidos de forma ilegal, estará basado en proveedores de alojamiento en la nube situados por todo el mundo.

Es el último paso en una serie de medidas tomadas desde principios de año para eludir a las autoridades. Primero se deshicieron de los torrentes y más tarde simplificaron la compartición optando por los llamados "vínculos magnéticos", que agilizan el proceso de descarga y eluden los trackers.

De acuerdo a un comunicado, con el traslado a la nube TPB ahorrará dinero y evitará que "los agentes de la ley" logren sacarlo de internet.

"Todo intento de atacarnos, de ahora en más será un ataque contra todo y contra nada a la vez", dice.

En 2006 una redada de la policía sueca en las oficinas de TPB terminó con varios servidores apagados y el sitio colapsado.

Con sus nuevos servidores alojados en internet, TPB ya no se ve obligado a respaldar todo su material con el mismo proveedor, y ni siquiera tiene por qué hacerlo en el mismo país o continente.

Esto lo protege de forma especial contra los ataques del tipo DDoS.

Lea también: El arma de combate de las guerras de internet

Proveedores a ciegas

Navegando hacia la nube, TPB se asegura que las autoridades no puedan seguirle la estela.

En un aparte filosófico de su comunicado, TPB afirma que "el sitio en el que estás seguirá aquí todo el tiempo que nosotros querramos, solo que en un nivel superior de existencia. Una realidad para nosotros. Un fantasma para quienes buscan hacernos daño".

Un representante de TPB comentó al sitio TorrentFreak que "el traslado a la nube permite a TPB moverse de país a país, cruzando las fronteras sin quedarnos fuera del aire".

"Los proveedores de hosting no tienen idea de que están almacenando a TPB, e incluso si se enteraran les resultaría imposible recopilar información sobre los usuarios", explicó.

TPB afirma que mantendrá el control de la tecnología -los routers de tránsito de información y los balances de carga y descarga- que le permiten distribuir los pedidos de compartición por varias computadoras, al tiempo que camufla la identidad del usuario y el host.

"Si la policía decide lanzar una nueva redada no encontrará servidores para llevarse, sólo un router de tránsito", señala el comunicado.

"Si siguen la pista hasta el siguiente país y descubren el balance de cargas y descargas, se toparán con un servidor sin discos. Y si descubren cuál es el proveedor de cloud hosting, todo lo que obtendrán son imágenes de discos encriptados".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.