Obama y Romney en la recta final

  • 3 noviembre 2012
Barack Obama
Image caption Barack Obama fue favorecido por la creación de nuevos empleos en octubre.

Pasado el peor momento de la supertormenta Sandy, los candidatos a la presidencia de Estados Unidos, Barack Obama y Mitt Romney, se embarcan en un final frenético de campaña electoral, cuatro días antes de los comicios generales.

Obama, que aspira a la reelección por el Partido Demócrata, habló en tres encuentros en Ohio, un estado que podría ser decisivo en su intento de lograr un segundo mandato.

Romney, el nominado republicano, se presentó en Wisconsin antes de proseguir a dos eventos en Ohio.

Las encuestas de opinión muestran a los dos rivales virtualmente empatados.

Mark Mardell, editor de la BBC para América del Norte, afirma que en una elección tan disputada, todo es importante.

Obama estaba en un lugar frío y descubierto, pero fue cálido, sonriente, saludando a su gente con apretones de mano y abrazos, con cierta alegría.

Es asombroso lo que unos pocos días de manejo de crisis pueden lograr, además de las encuestas, advierte Mardell.

Lea también: lo que Sandy se llevó de la campaña

Más empleos

Este viernes, el Departamento de Trabajo dijo que en octubre se crearon 171.000 nuevos empleos, un resultado mejor de lo esperado.

Las cifras, los últimos datos económicos en ser revelados antes de las elecciones, también muestran que la tasa de desempleo se elevó ligeramente de 7,8% a 7,9%.

En la campaña, los candidatos presentaron la carrera por la Casa Blanca como una elección entre dos visiones distintas de EE.UU.

"Sabemos cómo luce el cambio, y no es lo que está ofreciendo el gobernador", dijo Obama a sus partidarios en Ohio.

Poco después de conocerse las cifras sobre empleos, Obama añadió: "Hemos logrado un progreso real, pero tenemos más trabajo por hacer".

"Mientras haya un estadounidense que no puede encontrar empleo, mientras haya familias trabajando duro sin salir adelante, mientras haya un niño en este país sufriendo pobreza y sin oportunidades, continúa nuestra pelea", fue el mensaje general de Obama.

Mardell notó que la voz del presidente está un poco ronca, pero el mensaje está llegando con la pasión de un predicador.

"No estoy listo para darme por vencido", agregó Obama. "No estoy listo para dejar la lucha hasta asegurarme que la clase media está creciendo, hasta que todos los niños tengan una oportunidad".

Lea también: lo que necesita saber sobre Barack Obama

Estancamiento

Image caption Mitt Romney dice que Obama no cumplió su promesa de ser un presidente "postpartidista".

Según Mardell, Romney no llega a la altura retórica de Obama, ni parece tener la misma confianza que la semana anterior.

No obstante, el candidato republicano enfatizó que lo suyo no son palabras, sino hechos.

Romney indicó a sus simpatizantes que el informe sobre el empleo es un "triste recordatorio de que la economía está en un virtual estancamiento".

"El candidato Obama prometió un cambio, pero no lo pudo cumplir. Yo prometo cambio, y tengo un historial de cómo conseguirlo", afirmó el exgobernador de Massachussets.

Y subrayó lo que a su juicio ha sido el fracaso de Obama: "Nunca dirigió, nunca colaboró con la oposición, nunca entendió realmente cómo se crean empleos en la economía".

"Él dijo que la tasa de desempleo llegaría a 5,2%; hoy supimos que es 7,9%, nueve millones menos de lo que prometió", agregó Romney. "El desempleo es más alto ahora que cuando Barack Obama llegó a la presidencia".

Romney asegura que él sí puede hacer la diferencia: "Por eso estoy postulando para presidente. Sé cómo cambiar el curso de la nación, lograr un presupuesto balanceado, crear empleos y elevar el nivel adquisitivo de la gente".

Mark Mardell vuelve a poner la atención en el desempleo, en cómo los expertos y los políticos manejan las cifras, pero no está seguro del impacto que puedan tener, pues la mayoría de la gente juzga por su propia experiencia.

"Lo que indican las estadísticas de este viernes es lo que ya sabemos: hay una recuperación, pero muy lenta", dice.

"Si a la multiplicación de cifras y la retórica de uno de los candidatos se le agregan unos cuantos votos, eso podría significar la victoria".

Lea también: ¿Quién es Mitt Romney?

Estados cruciales

Los candidatos a vicepresidente también estaban en campaña.

El vicepresidente demócrata Joe Biden pasó el día en Wisconsin, mientras que su rival republicano Paul Ryan estuvo en Colorado e Iowa antes de unirse a Romney en Ohio.

La primera dama, Michelle Obama, estuvo asimismo dando la cara por su esposo en Virginia.

El ritmo frenético de la campaña continuará durante el fin de semana, cuando el presidente visite cuatro estados muy disputados -Iowa, Ohio, Wisconsin y Virginia- sólo el sábado.

Después seguirá a Nuevo Hampshire, Florida, Ohio y Colorado el domingo, penúltimo día de recorridos.

Romney, mientras tanto, irá el sábado a Nuevo Hampshire, Iowa y Colorado, tres estados que su oponente ganó en 2008.

El acaudalado exempresario terminará el domingo su gira del fin de semana con paradas en Iowa, Ohio y Pensilvania.

Los corresponsales señalan que el destino de la elección se reduce a lo que ocurra en un puñado de estados que cualquiera de los candidatos podría ganar.

Ohio, con 20 votos del colegio electoral, es considerado por muchos como el estado más crítico de todos.

Image caption Se calcula que unos 24 millones de estadounidenses ya votaron anticipadamente.

Una encuesta de Rasmussen Reports indicaba este viernes que ambos candidatos están empatados allí.

Pero el promedio señalado por RealClearPolitics.com muestra a Obama con una ventaja de 2,4 puntos.

Los aspirantes a inquilinos de la Casa Blanca también están exhortando a grupos clave de votantes que los apoyen el martes en las urnas, mientras un informe del Centro de Investigaciones Pew sugiere que un 70% de los sufragantes latinos respalda a Obama, frente a 20% para Romney.

Lea también: el poder del voto latino en las elecciones en EE.UU.

¡Vote ya!

Entretanto, Obama ha venido urgiendo a sus simpatizantes a ejercer el voto anticipado.

La semana pasada, el propio presidente tomó un descanso en la campaña para emitir su voto en su ciudad de residencia, Chicago.

Se calcula que ya votaron unas 24 millones de personas.

Vea también: qué se puede comprar con lo que gastaron Obama y Romney

Contenido relacionado