Argentina llora a Leonardo Favio

Leonardo Favio
Image caption Favio es considerado un director de culto en Argentina.

Un aluvión de reacciones inundó este lunes las redes sociales en Argentina tras conocerse la muerte del cantante, director y guionista de cine Leonardo Favio, un artista muy querido en el país.

Artistas, políticos y amantes de su obra lamentaron su fallecimiento a los 74 años en Buenos Aires, tras una rara enfermedad que lo afectó de manera crónica durante más de una década.

Incluso el vicepresidente del país, Amado Boudou, se mostró conmocionado por la noticia. "Un artista indiscutido, un hombre que puso su arte y militancia al servicio del pueblo. Hasta siempre Leonardo Favio, gracias por tanto!", manifestó a través de Twitter.

Favio, quien en los últimos años se distinguía por sus icónicos pañuelos en la cabeza, ganó reconocimiento en 1975 por su película "Nazareno Cruz y el lobo", su film más exitoso.

Pero además de dirigir cine el prolífico artista también se hizo famoso como actor y cantante.

Según el diario Clarín, Favio fue "uno de los últimos directores con sello de autor, conjugó arte con popularidad".

Muchos consideran su cine de culto: "Definir a Favio sería maniatarlo y él quería ser libre", afirmó a Radio del Plata el actor Alfredo Alcón, protagonista de "Nazareno Cruz y el lobo". "Era un Quijote de las causas perdidas", agregó.

Además de su labor artística, Favio era conocido en Argentina por su militancia política. Era un acérrimo defensor del peronismo, pasión que quedó reflejada en su film de 1999 "Perón, sinfonía de un sentimiento".

Músico y actor

Antes de cobrar notoriedad como cineasta, Favio fue uno de los precursores de la balada romántica argentina.

En los años ’60 y ’70 compuso y cantó grandes éxitos como "Fuiste mía un verano", "Ella ya me olvidó" y "Para saber lo que es la soledad".

En total lanzó 25 discos. El último, editado en 2011, fue una colección de sus máximos hitos.

Durante su juventud también protagonizó varios films como "El secuestrador" (1958), "La casa del ángel" (1960) y "Fin de fiesta" (1961).

Había nacido el 28 de mayo de 1938 en la provincia de Mendoza, en el seno de una familia humilde. Su nombre real era Fuad Jorge Jury.

Cineasta

Pero su reconocimiento más grande llegaría de la mano del cine. En 1958 realizó su primera producción, el cortometraje "El señor Fernández", seguida de "El amigo" en 1960.

En 1965 filmó "Crónica de un niño solo" y dos años después "El romance del Aniceto y la Francisca", hoy considerados por algunos críticos argentinos como lo mejor de la historia del cine nacional.

Films como "Juan Moreira" (1973) y "Gatica, el mono" (1993) le dieron mucho reconocimiento en su país y en el exterior.

A lo largo de su carrera obtuvo prestigiosos galardones como el Premio Goya y el de la Asociación de Críticos Cinematográficos.

Su última aparición pública fue en agosto pasado, cuando la Cámara de Diputados de Argentina le otorgó el Diploma de Honor Presidente Néstor Kirchner por "su trayectoria artística y sus convicciones intransferibles".