Respaldo judicial al matrimonio gay en España

Celebración en Madrid
Image caption El gobierno español anunció que acatará el fallo del Tribunal Constitucional.

En 2005, España sorprendió a muchos al convertirse en el cuarto país del mundo que reconocía legalmente el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La ley del Matrimonio Homosexual fue aprobada por el entonces gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero e inmediatamente después, el Partido Popular, en la oposición, presentó un recurso de inconstitucionalidad y movilizó a sus partidarios a manifestarse contra la norma.

Ahora, siete años después y con el Partido Popular en el poder, el Tribunal Constitucional español avaló el matrimonio entre personas del mismo sexo al rechazar dicho recurso y fallar, con ocho votos a favor y tres en contra, que la Ley del Matrimonio Homosexual es constitucional.

Se legitima así una ley que ha permitido la celebración de cerca de 25.000 bodas entre personas del mismo sexo desde su aprobación.

Reacciones encontradas

El presidente de honor de la Fundación Triángulo en España, Miguel Ángel Sánchez, se desplazó a la madrileña Puerta del Sol para celebrar la sentencia del Tribunal Constitucional.

"Recibimos la noticia con mucho alivio", le dijo Miguel Ángel Sánchez a BBC Mundo. "Han sido siete años de espera con una tremenda presión por el recurso del PP contra nuestros derechos y los de nuestras familias", añadió.

El activista en defensa de los derechos de la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) precisó que el hecho de que la votación haya sido tan clara significa un respaldo aún más firme a la norma aprobada hace siete años.

"Dentro del Tribunal Constitucional hay jueces más conservadores y jueces más progresistas. Los ocho votos a favor demuestran que también hay jueces moderados o conservadores que se han dado cuenta de que esto es constitucional, que los derechos de las personas homosexuales y de sus familias no son una cuestión ideológica sino de derechos humanos", manifestó Miguel Ángel Sánchez.

Del otro lado, el Foro Español de la Familia mostró su rechazo a la sentencia del Tribunal Constitucional y anunció que continuará movilizándose para que se revoque la ley.

"Para mí es un fallo profundamente equivocado", expresó Benigno Blanco, presidente del Foro Español de la Familia, en declaraciones a BBC Mundo.

"Yo creo que la inmensa mayoría de los ciudadanos españoles que votamos en 1978 la Constitución votamos también el artículo 32, que establece que el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer; esta es una de esas sentencias que cambian de hecho el contenido de la Constitución, lo cual me parece poco razonable en un estado de derecho", opinó.

Este era precisamente el fundamento del recurso presentado por el Partido Popular, en el que afirmaba que la ley vulneraba el artículo 32 de la Constitución, que dice que "el hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica".

Fallo vinculante para el gobierno español

Sin embargo, nada más conocerse la decisión del Tribunal, el ministro de Justicia español, Alberto Ruiz-Gallardón, aseguró que el gobierno acata el fallo y que, por su carácter vinculante, no modificará la normativa vigente que regula la unión de personas del mismo sexo.

Ruiz-Gallardón explicó que el recurso que en su momento presentó el PP nació de la "duda" sobre si la unión entre dos personas homosexuales "podía recibir la denominación de matrimonio" y era acorde con la Carta Magna.

Con su amparo a esta ley, el Tribunal Constitucional ha establecido que dicha concepción tiene cabida en el texto constitucional.

Desde el Foro Español de la Familia no comprenden este cambio de actitud en el Partido Popular, que ahora gobierna España con mayoría absoluta.

Image caption El proyecto de ley a favor del matrimonio y la adopción homosexual generó reacciones de rechazo en Francia.

"A mí me gustaría que en el Partido Popular hubiese un poco más de coherencia", le dijo Benigno Blanco a BBC Mundo.

"En 2005 se opuso a esta ley no sólo porque fuese inconstitucional en su opinión, sino porque no la consideraba una buena ley; no entiendo cómo ha podido cambiar de opinión en tan poco tiempo sin un debate público conocido y sin razones que se nos hayan explicado a todo el mundo, por lo tanto no es un debate ni mucho menos cerrado, nos ocuparemos de que se mantenga abierto", agregó.

El Foro considera que la ley es injusta e inapropiada, por lo que seguirá movilizando a la sociedad española para modificarla.

"El que sea constitucional no implica que deba seguir en vigor", defendió Blanco, quien anunció que su organización llevará al Parlamento esta cuestión mediante una Iniciativa Legislativa Popular.

Controversia semántica

Durante estos siete años, la controversia en torno al matrimonio homosexual en España se enrocó en el uso del propio término "matrimonio".

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, aclaró este martes, poco antes de conocerse la sentencia, que el Partido Popular había recurrido la ley sólo por el nombre "matrimonio" y no por sus efectos jurídicos.

Benigno Blanco, presidente del Foro Español de la Familia, abundó en esta cuestión al recordar que el rechazo de su organización se limita al uso de la palabra matrimonio, y no al reconocimiento de las uniones civiles entre personas del mismo sexo.

"Protestamos contra que desaparezca el matrimonio, que es lo que ha hecho la ley de 2005, como una institución específica para la unión entre un hombre y una mujer", subrayó.

Desde la Fundación Triángulo, Miguel Ángel Sánchez reconoce que es legítimo que haya personas en contra de la ley, "aunque nos parece muy triste que haya personas que se movilicen para quitar derechos a otros ciudadanos, no para conseguir más".

Según Sánchez, la mayoría del Tribunal Constitucional ha sido muy clara y las voces dentro del PP también son muy claras, por lo que en su organización no creen que la ley corra peligro.

La activista Beatriz Gimeno, expresidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, opinó que "la homosexualidad y el matrimonio igualitario no tiene nada que ver con ser de derechas o de izquierda".

En declaraciones a BBC Mundo, Gimeno sostuvo que el matrimonio entre personas del mismo sexo "está completamente aceptado por la sociedad, votantes del PP incluidos.

"España ha avanzado en derechos, pero sobre todo, ha avanzado en mentalidad", concluyó.

Contenido relacionado