"Crepúsculo" cierra la historia de amor de vampiros adolescentes

Pattinson y Stewart, de Crapúsculo
Image caption "La escena de sexo (con Stewart) fue bastante rara e incómoda", le dijo Pattinson a BBC Mundo.

Es la fiebre de los vampiros, siglo XXI: la hora señalada para millones de Twi-hards, como se conoce a los fanáticos a ultranza -en su mayoría, mujeres- de la saga "Twilight" o, en español, "Crepúsculo".

El estreno de "Amanecer, Parte 2", la quinta película sobre estos vampiros adolescentes y enamoradizos, es el adiós definitivo: la última adaptación para la pantalla de los libros de Stephanie Meyer, convertidos en fenómeno de masas.

En el centro de Los Ángeles los fans improvisaron un campamento para ver de cerca a los actores en la gala de estreno; en otras ciudades estadounidenses, agotaron las entradas anticipadas. Y en el mundo entero, miles se conectaron a un mapa interactivo creado para contar las horas que quedan hasta la llegada de la última "Crepúsculo" a los cines, este viernes.

Desde que la historia de la humana Bella y su enamorado vampiro Edward debutó en cine en 2008, la serie ha amasado una fortuna: US$2.500 millones en la taquilla internacional, además de al menos 120 millones de copias de libros vendidas (y 168 millones de visitas en el canal de YouTube o 36 millones de seguidores en Facebook, para darse una idea del fenómeno en las redes sociales).

Durante la promoción del filme en Hollywood, BBC Mundo conversó con los protagonistas Kristen Stewart y Rob Pattinson (que además fueron pareja en la vida real, tuvieron una separación escandalosa y luego una presunta reconciliación, pero evitan hablar de ello). También estuvieron allí Taylor Lautner -Jacob, en el trío protagónico- y el director Bill Condon, para responder a algunas preguntas de nuestros lectores y contarnos cómo se siente llegar al final de una era.

Ya están las cinco películas terminadas y hay una sensación de cierre, no sólo en la historia sino en torno al fenómeno de "Crepúsculo" en general. ¿Han podido poner en perspectiva lo que ha significado esta franquicia?

Pattinson: Es gracioso, porque desde la primera película nos vienen preguntando qué sentiríamos cuando termináramos y aquí estamos... No sé, creo que me va a llevar diez años procesarlo. Incluso creo que para los fans es necesario que pase el tiempo, no creo que nadie entienda qué es lo que ha pasado con esta historia, que se ha vuelto tan gigante.

Nuestros lectores, como Isabel Landin, se preguntan qué escena les han costado más hacer o cuál recuerdan como particularmente divertida. O incluso la última que ha rodado cada uno, sabiendo que terminaba la saga…

Image caption Taylor Lautner, que además de actor es artista marcial, interpreta a Jacob Black en Crepúsculo.

Lautner: ¡La escena del strip-tease! (risas). Fue bueno sacarme los prejuicios, hacerlo y ya. Fue divertido, por suerte tenía un tono de humor porque no sé si hubiera podido hacerlo manteniéndome serio. Y luego mi última escena fue el baile entre Jacob y Bella, que en realidad está en la primera parte de "Amanecer" (estrenada en 2011; las dos últimas entregas se filmaron al mismo tiempo). Ayudó que fue una escena emocional, muy raro eso de saber que cuando dijeran 'corten' todo estaría terminado.

Pattinson: La escena de sexo (con Stewart) fue bastante rara e incómoda. Es ridículo, como uno está filmando material que tiene que ser apto para espectadores de 13 años tiene que encontrar maneras innovadoras de ser sexy. No puede ser una escena de sexo normal. Y la última (escena) fue en la playa, literalmente mientras salía el sol en una playa de Saint Thomas: fue gracioso, considerando que nos pasamos gran parte de la saga filmando en condiciones miserables, que hayamos terminado en el Caribe con dos días junto al mar.

Como actores jóvenes que son, "Crepúsculo" ha representado una gran parte de sus carreras. ¿Da miedo o alivio que esto se termine?

Stewart: Estoy tan contenta de que la historia esté contada... No te das una idea. Usualmente uno tiene cinco semanas o cinco meses para un proyecto y dice: 'Listo, el día del final llega. Ya llega'. Nosotros tuvimos cinco años de esto. El hecho de que concluya y ya no lo llevemos en los hombros me gusta, estoy súper entusiasmada por lo nuevo. No quiero que suene como que no me importa, porque ha sido toda una época. Lo voy a extrañar, definitivamente, pero quiero seguir adelante.

Pattinson: Ha sido una batalla entre lo que la audiencia proyecta por las expectativas que tienen desde los libros y mi instinto de representar al personaje (Edward) de tal o cual manera. Pero seguramente ahora extrañe esta seguridad que da estar haciendo lo mismo, lo contrario de lo que se siente cuando uno salta al vacío de un nuevo personaje. Las desventajas de eso, claro, es que las ideas pueden agotarse y uno corre el riesgo de volverse perezoso y repetirse.

¿Y qué aprendizaje de la vida real les dejó la serie, sobre todo a partir de la interacción de los fans?

Pattinson: No sé… creo que tiene que ver con dominar la ansiedad, no pasar por picos de altos y bajos como me pasó cada vez que participamos en un evento de 'Crepúsculo'. Cuando fuimos a Munich, creo que con el tercer filme, entramos al estadio olímpico con decenas de miles de personas que nos gritaron por 15 minutos sin que nosotros hicéramos nada, más que estar allí. Y ha sido así todo este tiempo. Muy fuerte, muy lindo pero difícil de digerir.

Lautner: Nosotros no sabíamos cuando empezamos que se convertiría en este fenómeno gigante. Empecé esta franquicia cuando tenía 15 años, es increíble lo que madura normalmente un chico desde los 15 (ahora tiene 20) y lo mío encima fue a velocidad acelerada. Me hizo más fuerte y más confiado en mí mismo, y me enseñó que nada viene sin esfuerzo. Pero los fans lo han hecho todo más fácil: todas las sagas dicen que tienen los mejores fans, pero yo de verdad siento que los tenemos nosotros.

Varios lectores de BBC Mundo (como Ernesto Ruiz Montano o Alejandro Carlos Font) cuestionan si no está agotado el género de vampiros adolescentes o si éstos no se han vuelto mucho más livianos que los chupasangres de antaño…

Image caption Aunque el éxito en taquillas de Crepúsculo es enorme, la crítica ha sido mixta.

Director Condon: Bueno, creo que estos vampiros son únicos en muchos sentidos. Por lo general los vampiros clásicos tenían que pagar un precio altísimo por la inmortalidad, como no poder vivir de día, por ejemplo. Es cierto que estos vampiros están domesticados, son gente de familia, desarrollan otros vínculos: es un cambio radical. Lo que yo creo que es interesante es que son variaciones de los vampiros clásicos con los que crecimos y, en ese sentido, no se han agotado: en esta película, donde el elenco es mucho más numeroso que en las anteriores de la saga, puede tenerlos de distintos tipos, desde algunos más tipo rumanos al estilo Drácula a otros muy Christopher Lee y la escuela británica, todos en un filme.

¿Y qué creen que tienen estos vampiros de particular para haber generado tal fenómeno de audiencias, sobre todo femenina?

Pattinson: Creo que es en parte porque mucha gente no se asume como fan y está toda esta mística del 'placer culposo' de ver o seguir esta historia. La gente cree que los fanáticos son las adolescentes y preadolescentes, pero no es solamente eso, de hecho la gente más grande, chicas de más de 17 y sus madres, son las que más se nos acercan y nos dicen cosas. Creo que a muchos la historia les recuerda cómo era tener esta edad, 16 ó 17, y estar enamorado por primera vez. Tal vez ahí esté la magia.

¿Cómo creen que envejecerá la saga?

Condon: Será interesante de ver… Como todos los fenómenos de la cultura pop, para sus fans seguirá siendo una referencia, un recuerdo de lo que ellos eran cuando comenzaron a seguirla. Supongo que pasará por ciclos: será olvidada o rechazada en unos años más, luego tendrá un revival como un producto del pasado.

Como en toda saga exitosa, siempre es peligroso prolongar el final más de lo debido. ¿No se corre el riesgo del exceso y es mejor terminar?

Pattinson: En cierta forma, sí. Cuando alguien empieza a usar la palabra 'franquicia', que se usa para cadenas como Burger King, y hay esta idea de que se está haciendo tanto dinero, como actor uno siente que las cosas se han salido de control. Especialmente cuando es un fenómeno que se vuelve parte de la cultura popular. Da miedo, por un lado uno se siente atrapado y a la vez le da temor cambiar.

Si Stephanie Meyer escribiera una sexta entrega, ¿estarían dispuestos a tomar parte?

Pattinson: Sí… definitivamente. No sé por qué no habría de hacerla, si ya hicimos cinco.

Stewart: Es difícil decir antes de saber cómo sería, hacia dónde iría la historia. Mi intuición es que probablemente no la haría... pero nunca digas nunca.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.