Brazaletes contra maridos golpeadores

  • 28 noviembre 2012
Brazalete para controlar a hombres agresores
Image caption Brazalete para vigilar a maridos golpeadores en Chihuahua

Brazaletes electrónicos para los hombres golpeadores. Esa es la estrategia a la que decidió recurrir Chihuahua, uno de los estados mexicanos en el que el problema de la violencia contra las mujeres es especialmente agudo.

Para controlar las cada vez más comunes agresiones, el gobierno de ese estado norteño, uno de los territorios que se disputan los carteles de narcotráfico, obligará a los ofensores a ponerse unas pulseras que permiten intervenir antes de que ataquen a sus antiguas parejas.

Los aparatos son monitoreados vía satélite en tiempo real por las corporaciones policíacas locales. Cuando alguno de los portadores se acerca a la víctima se activa una alarma que alerta a las autoridades.

El agresor es conminado a alejarse -el aparato cuenta con un altavoz- y si desobedece es encarcelado, le dice a BBC Mundo Emma Saldaña Lobera, directora del Instituto Chihuahuanse de la Mujer, responsable del proyecto.

"No estaría cumpliendo con una disposión de la autoridad y eso es otro delito, aparte del que puede cometer con la violencia intrafamiliar", explica.

Según organizaciones civiles y autoridades la agresión a mujeres es uno de los problemas más graves del estado. Entre enero y noviembre de 2012, por ejemplo, el Instituto Chihuahuense recibió unas 21.000 denuncias y consultas por este delito.

El programa piloto para su control iniciará en las últimas semanas de 2012 con la colocación de 25 brazaletes a hombres acusados de ejercer violencia extrema contra sus parejas.

Distancia mínima

Aunque acciones similares se han aplicado en otros países, ésta es la primera vez que se utiliza en México específicamente para controlar a maridos golpeadores.

De acuerdo con el proyecto, un juez será el encargado de establecer la distancia máxima a la que pueden acercarse los agresores a sus víctimas.

A las mujeres se les entregará un aparato con la misma frecuencia de radio de los brazaletes, de tal manera que sepan el momento en que sus ex parejas estén cerca de ellas y puedan solicitar ayuda.

Eso les permitiría recuperar parte de su vida normal y tranquilidad, explica Saldaña Lobera, pues actualmente muchas de quienes padecen violencia doméstica deben permanecer en albergues especiales.

"Las mujeres están aisladas, a veces hasta por tres meses y los hijos con ellas. Salen totalmente de su contexto, en ocasiones hasta pierden su trabajo", explica en conversación con BBC Mundo.

"Con esta medida cautelar las mujeres pueden seguir en su casa, los niños siguen en la misma escuela. Creemos que la mujer siempre tiene que permanecer en su entorno y los hijos también".

Valiosos pero costosos

Image caption La violencia contra mujeres es uno de los problemas más graves de México

Organizaciones civiles creen que la estrategia podría funcionar, siempre y cuando se acompañe de otras acciones y aumente el número de brazaletes colocados en maridos golpeadores.

"Debe estar dentro de una serie de programas de atención tanto para mujeres víctimas como para los agresores", le dice a BBC Mundo Cecilia Espinosa, abogada de la Mesa Red de Mujeres de Ciudad Juárez.

Además, es necesario garantizar un presupuesto financiero suficiente para evitar que el programa se interrumpa, añade, pues en el estado existe "un alto índice de violencia doméstica".

Un paso necesario pues el costo de los brazaletes y aparatos que los completa es elevado. Por los primeros 25 equipos completos, el Instituto Chihuahuense pagó unos US$65.000.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.