La ambición de misiles de Corea del Norte

Cohete norcoreano
Image caption El lanzamiento del cohete fue ampliamente condenado en la región.

El lanzamiento exitoso de un cohete Unha-3 por parte de Corea del Norte representa un paso significativo para las ambiciones del gobierno de Pyongyang de desarrollar un misil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés).

Según el Comando Norteamericano de Defensa Aeroespacial, un organismo binacional de Estados Unidos y Canadá, "se desplegó un objeto que pareció alcanzar la órbita".

Corea del Norte dice que el propósito del lanzamiento era ubicar un satélite en órbita, aunque en el pasado Pyongyang se ha jactado de su ambición de ser capaz de golpear a quienes llama "agresores", sin importar los lejos que puedan estar.

Los expertos notan que la tecnología involucrada en un lanzamiento de satélite se asemeja a la requerida para desarrollar un misil de muy largo alcance.

Mark Fitzpatrick, director para no proliferación y desarme del Instituto Internacional para Estudios Estratégicos (IISS, por sus siglas en inglés) en Londres, afirma: "El hecho de que los norcoreanos puedan haber colocado un satélite en órbita es menos significativo que el hecho de que parecen haber logrado una exitosa separación de las tres etapas del cohete".

"Esto -añade- ciertamente es un avance en sus ambiciones de desarrollar un ICBM".

"En el peor de los casos"

Image caption Así se ve la plataforma de lanzamiento.

Esta es la segunda prueba de un misil de largo alcance norcoreano este año. El primero -en abril- fue un fracaso.

Con todo, ha llamado la atención a los expertos la rápida aceleración del programa de pruebas de Pyongyang, que hasta ahora se había conducido a un ritmo mucho más pausado.

En enero de 2011, el entonces secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, advirtió durante un viaje a China que dentro de los siguientes cinco años Corea del Norte estaría en condiciones de desarrollar un ICBM, potentialmente capaz de alcanzar a EE.UU.

Sin embargo, subrayó que sería una "capacidad muy limitada".

Entonces, ¿está Corea del Norte en camino de fabricar un ICBM en este plazo?

Fitzpatrick cree que no. Desde su punto de vista, los comentarios de Gates fueron "una predicción en el peor de los casos" que, según cree, "probablemente resultará exagerada".

La prueba norcoreana sin duda es un paso adelante, pero esta lanzador en sí mismo no es un arma.

¿Falsificación elaborada?

"Poner algo en el aire -dice Fitzpatrick- es apenas parte del problema. Lo tienes que regresar a tierra. Necesitas una ojiva lo suficientemente pequeña para que quepa en la parte superior del misil".

"Y necesitas una forma elaborada de blindaje para proteger la ojiva del intenso calor y las sacudidas que experimenta durante su reingreso a la atmósfera de la Tierra", continúa.

En su opinión, "Corea del Norte no va a tener un arma en el futuro cercano".

Para desarrollar una ojiva nuclear suficientemente pequeña pero confiable, muchos expertos creen que Corea del Norte tendrá que conducir más pruebas nucleares; una buena razón es que las dos que ya ejecutó tuvieron un éxito sólo parcial.

El cohete Unha es una fuente de preocupación para los estadounidenses y sus aliados, aunque los expertos notan que su tecnología podría no producir un arma poderosa. Tuvo que ser instalada y abastecida a la vista durante varios días.

La primavera pasada, Corea del Norte hizo desfilar un nuevo misil de largo alcance sobre un lanzador con ruedas. Desde entonces, el debate entre expertos occidentales fue hacia atrás y adelante; ¿eran estos misiles reales o sólo una falsificación elaborada?

Fitzpatrick cree que "probablemente eran maquetas, pero de cualquier modo maquetas de algo real"; un indicador de la dirección hacia la cual se dirige la tecnología norcoreana.

"Esta especie de sistema móvil -dice- le daría a Corea del Norte un ICBM con capacidad mucho mayor de supervivencia".

Un ICBM norcoreano de capacidad básica tendría que contender con el limitado sistema defensivo que EE.UU. ya desplegó para protegerse contra ataques de misiles.

En este momento, esto se orienta mayormente a una potencial amenaza de Irán.

Pero está claro que si se ve que el programa de Pyongyang agarra velocidad, entonces los defensores estadounidenses de la defensa de misiles podrían buscar asegurarse que su sistema pueda proteger el territorio continental de EE.UU. de esta dirección también.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.