Maduro, un "estreno electoral" con polémica en Venezuela

  • 17 diciembre 2012
Chávez junto a Maduro el pasado 6 de octubre.
Image caption La víspera de las elecciones de octubre, Chávez no quiso decir que iba a ganar por estar prohibido hacer proselitismo.

La víspera de las elecciones del pasado 7 de octubre, antes de que el presidente Hugo Chávez ganara la reelección para 2013-2019, el mandatario venezolano se negó a responder algunas preguntas de periodistas, según dijo, para no violar la normativa electoral.

A lo que se negaba a responder Chávez era a qué pasaría si perdiera. La respuesta de manual era obvia: "Voy a ganar". Sin embargo, la prohibición de hacer proselitismo con la campaña terminada, lo llevaba a preferir no responder.

Las declaraciones del presidente nunca están exentas de críticas desde el bando opositor y a veces se deslizaba al borde de la legalidad, pero al menos parecía estar esforzándose en evitarlo.

Los comicios regionales de este domingo fueron los primeros sin Chávez en Venezuela desde 1998 y el estreno del vicepresidente Nicolás Maduro al frente del bando oficialista resultó de lo más polémico: no parece haber seguido precisamente el ejemplo del mandatario, al menos, a decir de la oposición.

Lea también: La primera elección sin Chávez

Polémica en Caracas

Poco después del mediodía, Maduro encabezó una conferencia de prensa que para la oposición y uno de los rectores del CNE, el único que suele mostrarse crítico con el oficialismo, supuso un acto de campaña en plena jornada electoral.

Maduro defendió la calidad de la "democracia activa y viva" de Venezuela y se deshizo en elogios para Chávez, y también las políticas sociales que impulsa.

"Es fundamental que el presidente Chávez, el gobierno bolivariano central tengan gobernadores y actitud de trabajo, para que la Gran Misión Vivienda se expanda más y llegue hasta el último pueblo, el último campo, ciudad y barrio", dijo.

El vicepresidente aprovechó para criticar a los gobernadores opositores al agregar que "las gobernaciones no son lugares para ir a sabotear los programas nacionales, son lugares para trabajar".

"A aquellos patriotas que están todavía en su casa, nosotros les decimos, no quedemos mal con nuestro comandante Chávez, vamos a votar y luego a reconocer y respetar los resultados", expresó el vicepresidente ante las noticias de la baja participación.

Lea también: Maduro, el posible sucesor

Oposición indignada

Image caption La votación transcurrió sin las largas filas que se formaron en las presidenciales de octubre.

Frases como esa hicieron reaccionar al rector del CNE, Vicente Díaz, quien denunció un acto proselitista en plena jornada de votación, algo que no está permitido por las leyes venezolanas.

"Un hecho sin precedentes para promover la obra del gobierno, para promover el llamado a votar por sus candidatos en una abierta violación de la ley electoral y empañando este proceso que se venía llevando a cabo de manera impecable", afirmó Díaz.

También reaccionó la oposición por medio del secretario ejecutivo de la Mesa de Unidad, Ramón Guillermo Aveledo, quien dijo haber denunciado ante el CNE lo que consideró un "acto de campaña" en plena jornada electoral.

"Esperamos una reacción muy categórica del autoridad electoral. Es una violación clara a las leyes que no es admisible en modo alguno", dijo Aveledo.

Lea también: La recaída estremece a la oposición

Y polémica en La Habana

El dirigente opositor también criticó las declaraciones hechas telefónicamente desde Cuba por parte del ministro de Ciencia y Tecnología, Jorge Arreaza, yerno de Chávez.

El ministro dijo que Chávez ya habla y da instrucciones, además de que está pendiente de las elecciones: "Ha hecho un llamado a todos los venezolanos, a los patriotas que aman a Venezuela, a que voten para consolidar la Revolución Bolivariana".

Aveledo calificó las declaraciones de Arreaza como una "grosería". "Se nos ofreció como noticias desde La Habana y han metido de contrabando alusiones ilegales a la jornada electoral de hoy a las que el ministro no tiene derecho, porque ningún venezolano tiene derecho a hacer campaña hoy".

Por su parte, el jefe de la campaña oficialista defendió a Maduro al negar que hubiera habido promoción de la opción electoral chavista.

"Hizo mención a algo que no tiene nada que ver con el proselitismo sino con el alma humana. Él hizo mención de forma permanente al amor que el pueblo de Venezuela siente por su comandante, por su presidente Hugo Chávez", señaló Rodríguez.

"Eso no es proselitismo, eso es una expresión de las mayores del sentimiento de un ser humano o un grupo hacia otro, el amor del pueblo de Venezuela hacia Hugo Chávez".

Además, al rector Díaz le respondió que olvida a los opositores que también han llamado a votar por los suyos.

Contenido relacionado