¿Por qué los políticos japoneses sacuden pescados?

Toru Hashimoto
Image caption El gobernador de la Prefectura de Osaka muestra un tai por la victoria de 2008.

Uno de los candidatos ganadores de las elecciones generales de Japón el domingo apareció delante de sus alegres partidarios sosteniendo un pez grande. ¿Por qué?

El político era Shinjiro Koizumi, hijo del exprimer ministro Junichiro Koizumi, quien fue reelecto para representar al distrito electoral que gobernó su padre por el conservador Partido Democrático Liberal.

El pescado era un tai, generalmente traducido como dorada roja.

No sólo los políticos usan este pescado. De hecho, es más común verlo ondeando en la mano de los luchadores de sumo. También, claro, en los platos de una cena de celebración.

La explicación radica en el parecido de la palabra en japonés para designar al pez –tai- y la palabra o-medetai, que significa "feliz", "auspicioso" o "digno de celebrar".

"Sacudir uno de estos pescados al aire es un juego de palabras, el pez tai hace alusión a 'o-medetai'", dice Ulrich Heinze, profesor de la Universidad de East Anglia.

El profesor Ian Neary, de la Universidad de Oxford, dice que en realidad es "un poco raro" ver a un político blandir un pescado al celebrar la victoria.

"Es lo que hacen los luchadores de sumo", dice. "Cuanto más grande el pescado mejor, ya que demuestra lo duros que son".

Cuando los políticos lo hacen, "se trata básicamente de una imitación de lo que hacen los luchadores de sumo después de ganar un torneo".

El luchador sostiene el pescado con una mano. El político puede necesitar las dos. Los japoneses suelen comer tai en las bodas, después del nacimiento de un bebé, o en Año Nuevo, para tener buena suerte.

Buena suerte

El tai es, de hecho, sólo uno de una serie de alimentos tradicionales de Año Nuevo que se consideran auspiciosos debido a su nombre.

Otros ejemplos son el dai-dai, una naranja cuyo nombre suena en japonés a "de generación en generación" y el mame, un haba que suena como la palabra que significa "saludable" o "bien".

En sintonía con ese determinismo lingüístico, el número cuatro es mala suerte, porque suena como la palabra muerte, mientras que una moneda de cinco yen se considera un buen augurio, porque "cinco yen" suena como la frase de "buena suerte".

El amor japonés por el tai, sin embargo, no se explica solamente por su nombre. También es uno de los peces de mejor sabor.

Image caption Alex Ferguson sonríe mientras el presidente del Manchester United rompe un barril de sake.

El profesor Tomoya Akimichi, un antropólogo marítimo del Instituto de Investigación Japónes para la Humanidad y la Naturaleza, dice que durante mucho tiempo ha sido considerado el "rey de los peces" en Japón, donde se lo come desde hace por lo menos 5.000 años, y una vez fue presentado como una ofrenda anual al emperador.

"El tai capturado en el Mar Interior era transportado a los mercados de pescado en Osaka, donde era tan popular que en 1831 se inauguró un mercado especial para tai vivos", escribe.

Image caption Otra costumbre es pintarle los ojos a una muñeca.

Una forma más tradicional de celebrar el éxito para un político es pintar el ojo de una muñeca daruma. Las muñecas daruma tienen dos ojos en blanco. Una persona que pide un deseo -ganar una elección, por ejemplo - pinta uno de los ojos. Cuando el deseo se hace realidad, pinta el otro.

Junichiro Koizumi fue fotografiado cuando pintaba el ojo de una daruma antes de las elecciones a la cámara alta del Parlamento japonés en 2004.

Otra tradición es romper con una maza un barril de sake, la bebida alcohólica hecha de arroz fermentado.

El sake se usa para brindar, o como acompañamiento del tai.

Contenido relacionado