México: el plan de Peña Nieto contra el narcotráfico

Enrique Peña Nieto
Image caption Peña Nieto asumió el pasado 1 de diciembre la presidencia de México.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, dio a conocer los pilares en los que se basará su estrategia de seguridad para luchar contra el crimen organizado y el narcotráfico, que definió como una "una auténtica política de Estado".

Entre las medidas anunciadas por Peña Nieto, destaca la creación de una Gendarmería Nacional integrada por 10.000 efectivos, la división del territorio nacional en cinco regiones operativas -para mejorar la coordinación entre los organismos nacionales, estales y municipales- y una inversión de cerca de US$1.000 millones para financiar programas de prevención del delito.

Según coinciden los analistas, con su plan de lucha contra el crimen, el mandatario mexicano busca poner el énfasis en la protección de la población, distanciándose así de la "guerra abierta" contra los carteles de la droga lanzada por su predecesor, Felipe Calderón, que supuso el despliegue de miles de soldados en el territorio mexicano.

En la presentación de su estrategia de seguridad, el político del Partido Revolucionario Institucional (PRI) aseguró que la inseguridad que se vive en su país es la principal preocupación de los ciudadanos y dijo que la única forma de dar resultados es fijar metas claras que permitan trazar la ruta a seguir.

Peña Nieto asumió el pasado 1 de diciembre la presidencia de México, país sumido en una espiral de violencia que en los últimos seis años ha dejado -según cálculos conservadores- más de 50.000 muertos.

Cambio de enfoque

Peña Nieto explicó que los pilares de la nueva política de seguridad serán la planeación, la prevención del delito, la protección y respeto de los derechos humanos, la coordinación, la transformación de las instituciones policiales y de procuración de justicia, y la evaluación.

También aseguró que se llevará a cabo una reorganización de la Policía Federal y se "fortalecerá el marco legal" para atender la desaparición forzada de personas.

"Como ya había adelantado durante la campaña electoral, la política de seguridad de Peña Nieto se basa más en la protección de la sociedad y de las personas que en luchar contra el flujo de narcóticos a Estados Unidos", le explicó a BBC Mundo Carlos Malamud, investigador principal de América Latina del Real Instituto Elcano, con base en Madrid.

Según Malamud, este enfoque "es coherente con el conjunto de reformas que Peña Nieto planteó al inicio de su sexenio, como las reformas de la economía, la justicia y la educación, que tienden a la búsqueda de grandes consensos nacionales".

El analista argentino no cree que haya un giro de 180 grados con respecto a las políticas de lucha contra el narcotráfico llevadas a cabo por el expresidente Calderón, aunque sí considera que hay un cambio de enfoque importante.

"Peña Nieto no esta dispuesto a pagar el precio político que pagó Calderón por la guerra contra el narco y quiere reconducirla para que esta tenga un menor impacto en la población civil y eso haga que cuente con un mayor apoyo popular".

"Golpes más certeros"

Image caption Los militares seguirán participando en la lucha contra el narcotráfico, al menos hasta que se ponga en marcha la nueva Gendarmería.

Según Malamud," mientras Calderón ponía el énfasis en la guerra abierta contra los carteles de la droga, Peña Nieto quiere reforzar la labor de los cuerpos de inteligencia".

"La apuesta no es tanto reducir el acoso contra el narco, sino que el combate este más basado en las fuentes de inteligencia y en golpes más certeros y quirúrgicos, lo que se contrapone a estrategia de Calderón".

Según el investigador, "hay un deseo de bajar el nivel de la conflictividad, haciendo que la sociedad note que está menos involucrada en este asunto".

Malamud cree que este cambio de enfoque tendrá su pilar fundamental en la creación de la Gendarmería Nacional.

"Es un cuerpo que se inspira por un lado en la gendarmería francesa y por otro en la guardia civil española. Es una mezcla de cuerpo urbano y cuerpo rural, de cuerpo policial y cuerpo militarizado", explica.

Para Malamud, las propuestas presentadas por Calderón demuestran que los que pensaban que iba a haber un cambio radical en la estrategia de enfrentamiento contra el narco e inclusive hablaban de la posibilidad de que el gobierno mexicano se sentara a negociar con algunos de los carteles de la droga, se equivocaron.

"El margen de maniobra del gobierno en esta lucha es bastante estrecha por la magnitud de la amenaza", señala el académico,

Según Malamud, no hay que olvidar que "la lucha contra el narco en México esta condicionada en buena medida por su relación con EE.UU. y el empeño de las autoridades de Washington por tener bajo control el tráfico de drogas en México en la medida en la que afecta su propia seguridad".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.