Fusil AR-15, el arma preferida en las matanzas colectivas

Fusil AR-15
Image caption El AR-15 es la versión civil del fusil militar M16.

En Estados Unidos por estos días las armas manejan la agenda política y mediática.

El presidente Barack Obama dejó claro el miércoles que quiere impulsar iniciativas en el Congreso para establecer algún tipo de control sobre las llamadas armas de asalto, que ya estuvieron vetadas para su uso civil entre 1994 y 2004.

Entre estas armas puede encuadrarse el fusil semiautomático AR-15, una versión civil del fusil militar M16, que según los investigadores fue una de las armas que Adam Lanza empleó en su ataque contra los niños y las profesoras de la escuela Sandy Hook en Newtown, Connecticut.

En el hecho murieron 26 personas (20 menores y seis adultos).

Además, fue el arma utilizada por James Holmes el pasado 19 de julio en el tiroteo en un cine de las afueras de Denver, Colorado, en el que perdieron la vida 12 personas y otras 58 resultaron heridas.

Alta velocidad

El AR-15 es un fusil ligero semiautomático, con cargador de diferentes capacidades y un cierre de seguridad rotativo, calificado por los expertos de rápido y potente.

El que sea semiautomático se traduce en que el usuario debe apretar el gatillo para disparar cada bala, pero el arma se prepara automáticamente para disparar de nuevo.

El fusil fue elaborado originalmente por la empresa ArmaLite como un arma especial para el ejército de Estados Unidos. Por problemas financieros, ArmaLite vendió el diseño del AR-15 a Colt y el arma pasó a formar parte del sistema militar estadounidense como el rifle M16.

Colt presentó en el mercado el AR-15 como la versión semiautomática del fusil M16 para ventas civiles en 1963. Aunque el nombre AR-15 quedó como marca registrada de Colt, otras variantes del arma se fabrican, modifican y venden de forma independiente bajo otros nombres y son elaboradas por otros productores.

El AR-15 tiene capacidad para disparar muchas balas a gran velocidad, con rondas de 10, 30 o incluso hasta 100 proyectiles sin tener que recargar el arma.

El alcance de la bala oscila entre los 400 y 600 metros y son armas que se suelen ver en competencias de tiro, o en actividades de caza.

Los chalecos antibalas que utilizan los agentes de policía no protegen de forma total contra los proyectiles del AR-15.

Las víctimas

Según el último informe sobre el crimen del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), de las 12.664 víctimas por armas de fuego en Estados Unidos el año pasado, 323 murieron por fusiles.

El experto en la industria armamentística y de defensa estadounidense, Jeffrey Green, le dijo a BBC Mundo que, en primer lugar, hay que aclarar la confusión entre las armas de asalto y las pistolas o revólveres semiautomáticos.

"Generalmente se contraponen unas a otras, se habla de prohibir las armas de asalto, por considerarse armas de guerra, y se subestima el efecto de los revólveres semiautomáticos", explicó.

A diferencia de las armas automáticas, las semiautomáticas requieren que se presione el gatillo cada vez que se dispara una bala individual, pero no precisan recargar el arma entre cada disparo.

Según Green, el veto a las llamadas armas de asalto no implica que vaya a desaparecer el peligro de las calles del país, por cuanto en este escenario las armas semiautomáticas seguirían estando a la disposición del público.

Si bien reconoce que el fusil AR-15 tiene una gran precisión y potencia, y puede causar más víctimas en menos tiempo, Green considera que el problema radica en la capacidad de los cargadores de las armas, independientemente de que se sean de asalto o revólveres semiautomáticos.

Actualmente no hay restricciones federales a la posesión de fusiles AR-15 en Estados Unidos.

Durante el período 1994-2004, década en la que estuvieron vetadas las armas de asalto para uso civil, las variantes del AR-15 con algunas características como culatas plegables, supresores de flash o sujeciones para bayonetas se prohibieron para la venta a civiles bajo la Ley de Control del Crimen Violento de 1994.

Una vez expiró el veto, estas características volvieron a ser legales en la mayor parte de los estados. Desde entonces, se retomó la producción y venta de los fusiles que estaban restringidos.

La munición

Es pronto para determinar si las medidas que pretende adoptar la administración del presidente Barack Obama estarán encaminadas a un nuevo veto que afecte al fusil AR-15.

En opinión de Jeffrey Green, en la discusión política sería más fácil alcanzar un consenso si, en lugar de centrar el debate en el tipo de armas que pueden quedar dentro o fuera de una prohibición oficial, se abordara la cantidad de munición que una persona puede tener en su poder.

Asimismo, Green cree que se debe aplicar una mayor precisión en la revisión de los antecedentes de las personas que desean comprar un arma. Ahora mismo todos los estados están obligados a hacerlo, el problema llega con la venta de armas a través de internet o con las armas de segunda mano.

Contenido relacionado