El sueño olímpico de un sobreviviente de cáncer

El equipo de Chris Chapman (Foto: BCRT)

"Pensé que iba a morir", dice Chris Chapman, un joven británico de 20 años, cuando recuerda el día en que se le dijo que tenía osteosarcoma, una forma de cáncer de hueso.

"Pero lo descubrieron en una etapa temprana y supe que tenía la posibilidad de sobrevivir la enfermedad".

Ese espíritu combativo ha ayudado a Chris durante ocho meses de quimioterapia y un año de operaciones, primero para amputarle la pierna izquierda sobre la rodilla y después para extraer tumores de sus pulmones.

Pero aprender a vivir con una pierna a los 15 años de edad no fue el mayor desafío que tuvo que enfrentar el joven.

Ahora su objetivo es formar parte del equipo británico de baloncesto en silla de ruedas en los Juegos Paralímpicos de Río en 2016.

Lo que lo inspiró fueron los eventos de verano realizados en Londres.

"No puedo describir lo que sentí. Me hizo atreverme a lograr mis objetivos. Pensé 'algún día quiero hacer eso'. Quiero ir a Río".

"Loco por el deporte"

Chris comenzó a involucrarse en el deporte hace dos años y rápidamente se dio cuenta de que era muy bueno.

"Siempre estuve loco por los deportes pero cuando me amputaron la pierna no volví a pensar en eso durante dos años".

Image caption Chris fue diagnosticado con cáncer de hueso y se le amputó una pierna.

Entonces lo invitaron a asistir a un juego regional de baloncesto en silla de ruedas y después durante un campamento de entrenamiento se convenció de que podía participar y también enfocarse en un objetivo más grande.

Osteosarcoma es la forma más común de cáncer primario de hueso. Tiene una tasa de supervivencia de sólo 43%, peor que la leucemia, el cáncer ovárico y el de vejiga.

Según un informe reciente de la Red Nacional de Inteligencia de Cáncer, más de la mitad de pacientes que sufren la enfermedad tienen menos de 24 años.

También es un cáncer raro. En el Reino Unido unas 400 personas son diagnosticadas con cáncer primario de hueso cada año y 150 con osteosarcoma, según el Fondo de Investigación de Cáncer de Hueso.

Los científicos todavía no logran entender qué es lo que provoca que una célula del hueso normal se vuelva cancerosa.

Varios equipos de investigadores en todo el mundo están estudiando la diferencia entre las células de hueso normales y las células del osteosarcoma para que los expertos puedan encontrar tratamientos que logren atacar las células anormales a tiempo.

La mejor opción

Chris descubrió que tenía cáncer de hueso poco después de lesionarse jugando fútbol en el colegio.

Cuando el agudo dolor que desarrolló en la pierna no desaparecía sus padres lo llevaron al médico, quien después de descubrir un bulto en la rodilla del joven lo envió directamente a tomarse una radiografía.

Al día siguiente fue referido al Real Hospital Ortopédico en Birmingham, Inglaterra, para que le hicieran un escáner de hueso.

A menudo existe la posibilidad de extraer el tumor y el hueso enfermo y reemplazarlo con una prótesis de hueso, pero el tumor de Chris estaba ubicado muy cerca de su rodilla y enredado en músculo, nervios y vasos sanguíneos.

"Entonces decidí que la mejor opción sería que amputaran mi pierna sobre la rodilla", dice Chris.

El joven nunca se arrepintió de haber tomado esa decisión.

Camino a Río

Image caption El joven está concentrado en competir en los Paralímpicos de Río en 2016.

Ahora lleva una prótesis de pierna y aunque todavía no puede correr con ésta, sí puede caminar con comodidad durante distancias cortas.

Pero donde Chris realmente está en su elemento es en la silla de ruedas, jugando baloncesto con sus amigos y compañeros de equipo.

"Esto me ha ayudado muchísimo, en términos de la confianza. Durante mi tratamiento me volví muy tímido", dice.

Ahora está sumamente ocupado y muy concentrado en los próximos cuatro años. Actualmente juega con los Steelers de Sheffield y competirá en la Eurocopa en Alemania el próximo año y, si todo sale bien, en los campeonatos mundiales para menores de 22 en Turquía y Gran Bretaña.

Aunque sus semanas están llenas de actividades con sesiones de entrenamiento, en el gimnasio y partidos, el joven además tiene un trabajo administrativo y una novia "a quien ve cuando puede".

Se le ha declarado en remisión de cáncer durante dos años y medio, pero lo que realmente le importa son los próximos cuatro años.

"Será muy competitivo. Si me esfuerzo muchísimo, creo que lograré ir a Río".

"Pero van a ser cuatro años muy largos y difíciles", afirma.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.