Qué hay detrás de la entrevista de Armstrong con Oprah

Lance Armstrong
Image caption La próxima entrevista ha despertado un gran interés.

La Unión Ciclista Internacional le retiró a Lance Armstrong, sus siete títulos del Tour de Francia después de que un informe incriminatorio de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos, Usada, lo etiquetara como tramposo en serie.

Armstrong tiene la esperanza de que la entrevista de 90 minutos que le concederá a Oprah Winfrey, prevista para ser emitida en televisión el jueves 17 de enero, le dé una oportunidad para explicar su versión de los hechos.

Armstrong ha negado reiteradamente haber hecho uso de sustancias para mejorar su rendimiento deportivo en el pasado y cualquier reconocimiento que haga ahora abre la posibilidad de acciones legales en su contra.

BBC Mundo repasa algunos de los posibles beneficios e inconvenientes de su aparición en televisión.

¿Cómo será de sincero?

Los productores del programa insisten en que se le podrá plantear cualquier pregunta, aunque abogados consultados creen que habrá algún tipo de acuerdo sobre la mesa.

Nicole Nichols, del canal de televisión por cable de Oprah, OWN, dijo: "No habrá pagos de ningún tipo por la entrevista. No habrá control editorial y ninguna pregunta estará vedada".

La entrevista, la primera desde que le quitaran sus victorias, será pregrabada para ser emitida a las 9 de la noche, hora del este en Estados Unidos (02:00 GMT del viernes 18 de enero).

El abogado deportivo Simon Boyes, que da clases en la Escuela de Leyes de Nottingham, en Reino Unido, puso en duda que vaya a ser una entrevista "sin límites".

"No puedo imaginar que Lance Armstrong se vaya a arriesgar a salir en la entrevista a ciegas, con el potencial de decir algo que lo pueda colocar en una posición difícil", dijo Boyes.

"Me sorprendería enormemente que no hubiera un acuerdo por anticipado sobre las preguntas que se le harán".

David Walsh, jefe de deportes en el periódico Sunday Times – autor del libro Seven Deadly Sins (Siete Pecados Mortales) en el que detalla su trabajo desde 1999 para destapar la verdad sobre Armstrong - espera que sea honesto.

"A lo mejor las condiciones estarán preparadas, pero si va a haber una confesión merecedora del nombre, tiene que ser una confesión completa", dijo.

"No creo que pueda hacer esta entrevista y no ofrecer nada. Creo que reconocerá haberse dopado. Si no fuera así, quedará una sensación de '¿qué sentido tenía todo esto?'".

¿Cuáles son los inconvenientes legales?

Armstrong hace frente ya a acciones legales en diversos frentes y cualquier confesión podría salirle cara.

"Una vez que admita que se dopó, perderá la defensa de los casos que hay en su contra. Tendría enormes repercusiones legales aunque el solo hecho de admitirlo no sería suficiente", señaló Walsh.

"Tiene que abordar el hecho de que tenía la intención de destruir a las personas que lo acusaron. Si no pide perdón, ¿cuánta empatía podrá recibir?".

El periódico de Walsh ha presentado una demanda para recuperar hasta un millón de libras después de hacer un pago a Armstrong para llegar a un acuerdo en una demanda por difamación.

La compañía de seguros con sede en la ciudad de Dallas, SCA Promotions, busca al menos US$11 millones que se pagaron al ciclista como bonos por haber ganado el Tour de Francia.

Y el Departamento de Justicia de Estados Unidos está considerando la posibilidad de unirse a una demanda federal conjunta presentada por el antiguo compañero de equipo de Armstrong, Floyd Landis, alegando fraude contra el Servicio Postal de Estados Unidos durante los años que la agencia patrocinó los equipos de Armstrong.

Jeffrey Dorough, un abogado interno de SCAPromotions, señaló que "una confesión arrojaría barro adicional sobre los casos civiles.

"Es posible que los donantes de su Fundación Livestrong (la organización contra el cáncer que Armstrong fundó) puedan iniciar otro caso de fraude".

Image caption La aparición de Armstrong en televisión no está exenta de riesgos para el propio ciclista.

Stuart Slotnick, abogado defensor de Nueva York, añadió: "Ha hecho varias declaraciones diciendo que los competidores no estaban diciendo la verdad y uno de ellos podría presentar una demanda por difamación".

Y Boyes dijo que los patrocinadores podrían pedir compensaciones, alegando que sus marcas habían sido contaminadas por todo lo sucedido.

"La mayor parte de los contratos de los patrocinadores probablemente tienen una cláusula de buen comportamiento y si bien puede resultar difícil demostrar algún perjuicio por el paso del tiempo, sospecho que esto no detendrá a la gente", señaló Boyes.

¿Se puede enfrentar a una acusación de perjurio?

Armstrong ha testificado bajo juramento que nunca utilizó sustancias para mejorar el desempeño deportivo lo que, teóricamente, puede conducir a cargos si ahora confiesa.

La exatleta estadounidense Marion Jones fue condenada a una sentencia de seis meses en prisión por mentir a los investigadores sobre su uso de sustancias dopantes.

Sin embargo, el paso del tiempo puede ser de ayuda para Armstrong, que juró en 2005 que nunca se había dopado.

"El perjurio es hacer una declaración falsa bajo juramento y conlleva una posible sentencia de hasta cinco años de cárcel", explicó Slotnick.

"Pero en la mayor parte de los casos, con excepciones como el asesinato, el Estatuto de Limitaciones establece que hay un margen de cinco años desde la fecha de un delito en los que puede haber una condena.

"Después de ese tiempo, un acusado puede acudir a un juez y decir que es demasiado tarde: 'si te duermes, pierdes'.

"Estoy seguro de que Armstrong y su equipo repasarán todas sus declaraciones para asegurarse de que está limpio por cinco años. De otra manera, esto lo pondría en riesgo".

¿Puede volver al deporte?

The New York Times informó que Armstrong espera competir en triatlones y otras carreras.

"Creo que extraña competir en eventos en los que se desafía a sí mismo, y tener algo contra lo que medirse", opinó Walsh.

"Ahora, de ser alguien, ha pasado a ser un don nadie. No tiene alicientes para levantarse por la mañana".

El abogado francés Thibault de Montbrial, que ha estado envuelto en diversas batallas legales con el equipo de Armstrong, incluyendo SCA, cree que puede haber otro motivo.

"Ha dicho en el pasado que le gustaría presentarse a gobernador de Texas", sostuvo.

"Ahora ha perdido mucha de su credibilidad y creo que estará jugando su última carta, tratar de aparecer muy humano y quizá conmover el corazón de la gente.

"Es tan ambicioso que puede que piense que hay una pequeña opción de salvar su carrera política".

"Revisará los detalles de forma precisa con sus abogados, pero no será como otros famosos que siguen ciegamente su consejo. Armstrong no es ese tipo de persona. Estará involucrado totalmente, es muy listo y estratégico".

¿Cómo afectará esto a su imagen?

Hay una creencia extendida de que Armstrong intentará utilizar la entrevista como una plataforma para su rehabilitación.

El abogado de SCA, Dorough, establece una comparación con el expresidente de Estados Unidos, Bill Clinton, que se recuperó de un escándalo sexual.

"El presidente Clinton dejó el poder bajo una suerte de nube, pero ha reconstruido su imagen con los años y ahora es más popular que nunca", opinó.

"Puede que Armstrong haga 'la gira de las disculpas' por distintos programas, en un intento de rehabilitar su imagen, quizá publique un libro, ¿quién sabe?"

"Pero parte de la contrición es el resarcimiento, y el resarcimiento requiere restitución. Estamos buscando la devolución de un dinero que creemos fue pagado en circunstancias fraudulentas".

Contenido relacionado