La historia de Gaza en peligro de extinción

  • 27 enero 2013

Los años de conflicto armado le han salido caros a los siglos de historia de la Franja de Gaza. Aunque todavía quedan rastros de su rico pasado, los intentos por preservar lo que queda por debajo de la superficie de su tierra están bajo la amenaza de múltiples obstáculos, según informa la periodista Ruqaya Izzidien, desde Gaza para la BBC.

Fundada por distintas civilizaciones a lo largo de cinco milenios, Gaza se ha construido capa sobre capa, desde la Edad de Bronce.

Al final de cada era, los protagonistas dejaban atrás los restos de su época: iglesias, monasterios, palacios, mezquitas y miles de objetos preciosos.

"Debajo de Gaza hay otro Gaza, pero los pocos sitios arqueológicos que tenemos los encontramos por accidente", dice Hayam Albetar, arqueólogo del Ministerio de Turismo y Antigüedades del gobierno de Hamas.

"Encontramos una iglesia bizantina cuando un grupo de obreros excavaba para construir la calle Salahedin. De repente tropezamos con un mosaico".

El ministerio es el organismo oficial encargado de las excavaciones arqueológicas y la conservación de objetos, pero su trabajo se ha tenido que enfrentar a muchos obstáculos últimamente.

Sus oficinas fueron destruidas cuando el complejo gubernamental Abu Khadra fue atacado por bombas israelíes durante el conflicto con los militantes en noviembre.

Muchos lugares de interés histórico también fueron destruidos durante las hostilidades, afirman funcionarios del Ministerio.

"Una bomba impactó directamente a la iglesia bizantina durante la última guerra, dañando sus antiguos pisos de mosaico", dice Ahmed al-Bursh, subministro de Turismo y Antigüedades.

Bursh cuenta que el palacio Al-Basha y las antiguas murallas del casco antiguo de Gaza también sufrieron impactos directos.

Los funcionarios del Ministerio aseguran que será difícil reparar los daños que sufrió la iglesia bizantina, sobre todo con el reducido presupuesto con el que se cuenta.

Por amor al arte

Pocas veces el Ministerio recibe apoyo económico de parte de entidades externas, ya que estas temen que se les asocie con Hamas, grupo catalogado como "terrorista" por Israel, EE.UU. y la Unión Europea, entre otros.

Image caption Las herramientas arqueológicas en Gaza son rudimentarias – poco adecuadas para la delicada tarea de desenterrar reliquias.

Para Hayam Albetar, a pesar de las adversidades, trabajar en el ministerio destinado a restaurar y preservar la mayor cantidad de Gaza posible es algo que adora.

La guerra no es el único factor que dificulta su trabajo. Israel controla la salida de Gaza estrictamente, para –según afirma– proteger su seguridad, y no permite el ingreso de maquinaria y otros equipos para evitar el riesgo de que se utilicen para fines militares en su contra.

"La gente que trabaja aquí no puede viajar para mejorar su formación y sólo podemos utilizar herramientas locales que no nos permiten excavar de manera precisa", señala Albetar.

"Israel considera que algunos materiales de excavación son de doble uso, por lo que no podemos conseguir los materiales necesarios para limpiar y restaurar monedas, por ejemplo".

Hoy en día, la mayoría de mosaicos están cubiertos por capas de arena, "la mejor manera de preservarlos", explica Albetar.

Las herramientas arqueológicas en Gaza son rudimentarias –poco adecuadas para la delicada tarea de desenterrar reliquias frágiles– y aunque la experiencia local es bastante buena, los especialistas extranjeros rara vez vienen a visitar.

"Hace dos meses, cuando un hombre excavaba cerca de su casa en Beit Lahiya, en el norte de Gaza, descubrió un hermoso mosaico", dijo Albetar.

"Todavía no estamos seguros de lo que es, si se trata de una iglesia o de un monasterio, ya que apenas hemos descubierto una pequeña parte. Solo sabemos que se trata de algo enorme".

Riquezas costeras

Durante cientos de años, el puerto de Gaza fue la puerta de entrada al Oriente, desde donde se exportaban perfumes, textiles, granos y especias.

Image caption Esta moneda, que data de los tiempos romanos, fue encontrada en Tel Rafah.

La orilla creció y luego se desvaneció, dejando grandes tesoros arqueológicos.

"En un día tranquilo se pueden ver los cimientos del puerto Mayumas bajo el agua y hemos descubierto monedas, vidrio y cerámica en estas costas", dijo Salim, un historiador local.

Mayumas, un puerto de comercio romano que era tan grande que acogía a diez iglesias, hace tiempo desapareció en la arena y se lo comió el mar.

"Seguramente se ha descubierto muy poco comparado a todo lo que debe estar oculto bajo nuestros pies", explicó Salim.

"Realmente no tenemos la oportunidad de salir y buscar ruinas históricas".

"Algunas ruinas han aparecido sin que las busquemos. Hace dos inviernos, tras fuertes vendavales, el mar arrastró ocho columnas romanas a la orilla, y después descubrimos que pertenecían a una iglesia del puerto Mayumas".

Una historia abandonada

Más allá de la fraternidad arqueológica de los habitantes de Gaza, casi nadie le presta atención a los vestigios de su pasado.

Image caption Un estudiante de arqueología limpia un horno antiguo en Tel Rafah.

La mayoría de los habitantes de Gaza están demasiado preocupados por la alta tasa de desempleo, las condiciones de vivienda y las restricciones a la agricultura, la pesca y la importación, como para preocuparse por ruinas y antigüedades.

Pero la historia está por todas partes. El casco antiguo de Gaza es un centro lleno de antiguos edificios.

Basta con dar un paseo por cualquiera de sus calles para encontrarse con estructuras de piedra arenisca que datan de tiempos mejores.

Algunos ya han sido restaurados. Es el caso de los baños de Al-Samra y la Mezquita de Al-Omari, que se cree que es el sitio del templo de Dagón supuestamente derribado por el personaje bíblico Sansón.

Sin embargo, muchas de las estructuras emblemáticas de la ciudad vieja de Gaza están deterioradas o llenas de basura, y como la población de Gaza continúa expandiéndose, los residentes han recurrido a crear extensiones de cemento en la parte superior de los edificios antiguos.

El costo humano de los conflictos y atentados es siempre devastador.

Pero con la destrucción de reliquias antiguas y el bloqueo que restringe el intercambio y abastecimiento de Gaza, su rica historia puede estar a punto de perderse para siempre.

Contenido relacionado