Operación Puerto: reabren el histórico juicio contra el dopaje en España

  • 28 enero 2013
Eufemiano Fuentes
Image caption Eufemiano Fuentes, el doctor acusado de dopar a docenas de ciclistas, en 2010.

El 23 de mayo de 2006 la Guardia Civil española encontró en varios apartamentos de Madrid y Zaragoza medicamentos y alrededor de 200 bolsas de sangre que pertenecían a una enorme red de dopaje en el ciclismo orquestada por el doctor Eufemiano Fuentes.

Era la intervención policial que se desprendió de la denominada Operación Puerto, quizá la investigación sobre dopaje más importante de la historia del deporte español.

El juicio, que los medios locales catalogan de "interminable", se reanudó el lunes pero fue postergado para el martes y se espera que se prolongue hasta fines de marzo.

Fuentes, el acusado principal, fue doctor de equipos como ONCE, Amaya y Kelme. Este lunes estaba llamado a comparecer ante la jueza Julia Patricia Santamaría siete años después de que la policía practicó una redada a sus oficinas. Pero los procedimientos preliminares consumieron toda la jornada, y no se sentará en el banquillo hasta por lo menos el martes.

Su hermana -Yolanda Fuentes- y cuatro entrenadores de ciclismo -Manolo Saiz, Vicente Belda, José Ignacio Labarta y Alfredo Córdova- también están acusados de violar la ley de Salud Pública.

Y decenas de ciclistas han sido convocados a testificar.

Salud pública

Image caption La Guardia Civil incautó 200 bolsas de sangre congelada o refrigerada con la que el doctor Fuentes presuntamente dopaba a sus clientes, en su mayoría ciclistas.

En 2006, el dopaje no era un delito en España, por lo que el juicio no pretende comprobar si hubo dopaje o no.

En efecto, lo que busca el análisis de las sustancias es probar si las prácticas médicas realizadas por Fuentes y compañía ponían en peligro la salud de los deportistas.

En palabras de Carlos Arribas, que escribe para el diario El País, "La pregunta que debe responder la jueza es: ¿es eso delito? ¿Es la sangre un medicamento?"

La corte ha archivado el caso dos veces, en 2006 y 2008, por la imposibilidad de comprobar un atentado a la salud pública.

Lea también: Archivada la "Operación Puerto"

No obstante, en septiembre del 2012 ordenó su reapertura y fijó el 28 de enero de 2013 como fecha de inicio del juicio oral.

La reanudación se produce en momentos en que está fresca la confesión - hace dos semanas - del ciclista estadounidense Lance Armstrong, en el sentido de que había utilizado sustancias en las siete ocasiones en que ganó el Tour de Francia.

¿Sólo ciclistas?

Las más de 200 bolsas de sangre -"excelentísima sangre", dice Arribas- tenían etiquetas con nombres en códigos, aparentemente de los clientes de Fuentes.

Docenas de ciclistas fueron implicados en el escándalo, entre ellos el ganador del Tour de Francia Alberto Contador, que espera dar testimonio en la corte.

El alemán Jan Ullrich, el italiano Ivan Basso, el colombiano Santiago Botero y los españoles Roberto Heras, Joseba Beloki y Óscar Sevilla son otros de los implicados.

La Agencia Mundial de Antidopaje (WADA, por sus siglas en inglés) ha dicho que fue informada, en el momento de la redada, de que los clientes de Fuentes no sólo eran ciclistas, sino también futbolistas y tenistas, entre otros.

Lea también: Dopaje: "no es sólo el ciclismo"

Pero el juicio se concentrará únicamente en la sangre de 58 ciclistas que, según el fiscal del caso, se pudieron identificar en el reporte del instituto armado.

Así que, como explica el corresponsal se la BBC en Madrid, Tom Burridge, "aquella sospecha de que algunas de las evidencias fueron desaparecidas perdurará".

Sin embargo, la agencia antidopaje española dice que no ha visto pruebas que avalen esa sospecha.

La BBC habló con un corredor de larga distancia que dice haber sido ofrecido doparse con los servicios de Fuentes.

A la pregunta de si el doctor tenía clientes que no eran ciclistas, su abogado, Julián Pérez, le dijo a la BBC: "No sé".

El ministerio Fiscal solicita para los acusados "dos años de prisión e inhabilitación para el ejercicio de su profesión durante ese mismo tiempo", dice el dictamen del juez, que también pretende imponer una multa de "30 euros (US$40) al día durante 18 meses".

Con los procedimientos de este lunes, la Operación Puerto entró a una nueva etapa de audiencia judicial. ¿Será la tercera la vencida?

Contenido relacionado