Desmitificando a Mr. Darcy: las respuestas de nuestros lectores

  • 29 enero 2013
Colin Firth como Míster Darcy

Esta semana se cumplen 200 años desde la primera publicación de "Orgullo y Prejuicio", la novela más famosa y leída de Jane Austen.

La novela relata la tortuosa historia de amor/competencia intelectual entre Elizabeth "Lizzie" Bennet y Mr. Darcy, uno de los personajes más conocidos y atemporales de la literatura universal.

En nuestro artículo "Desmitificando a Míster Darcy (sin orgullo ni prejuicio)", le preguntamos a nuestros lectores si habían encontrado su Míster Darcy o si se consideraban uno.

Las decenas de respuestas recibidas nos demuestran que Mr. Darcy sigue vivo, y polémico.

A continuación, BBC Mundo le presenta algunas de ellas.

Lea también: Desmitificando a Míster Darcy (sin orgullo ni prejuicio)

Darcys latinos y tropicales

Algunas tuvieron más suerte: aseguran que Míster Darcy existe en la vida real. Es más, lo tienen al lado.

"Estoy casada desde 30 años con una versión tropical de Mr. Darcy, pero le falta los billullos", nos cuenta Patricia, desde Venezuela.

Tampoco es que estén a la vuelta de la esquina. "Lo encontré hace un año y cuatro meses. Lo hallé y no fue fácil", nos cuenta Kireth, desde Bogotá. Sin embargo, de príncipe azul no tenía mucho. "Era alguien que le caía mal a todas las personas. Pero no es así, es buen observador e inteligente. Lo encontré", dice.

"Me casé con un Sr. Darcy. No tiene mucho dinero, pero su corazón es inversamente proporcional a su inteligencia emocional", le cuenta a BBC Mundo Malena Lavado desde Lima.

Sin embargo, lidiar con Darcy 24/7 no es tarea fácil. "Lo difícil es tratar con él como esposa, ya que su carácter invita a competir todo el tiempo", asegura Leticia, de Argentina.

¿Disléxico emocional o metrosexual?

Una de las preguntas pendientes era por qué Míster Darcy sigue presente como ícono sexual de tantas mujeres. ¿Nos gustan los disléxicos emocionales?

"Darcy no es un poco bruto, no es menos inteligente que Elizabeth Bennet, y su atractivo no reside en su dinero. Es un hombre reservado y emocionalmente distante, pero que cuida con fervor de los suyos", explica Ellie, defensora acérrima del personaje de Austen.

"A las mujeres nos gustan hombres como él, con esa personalidad arrogante, pero con el lado tan tierno que lo saca a relucir sólo frente a personas especiales", opina Raquel Gómez, desde Paraguay, quien se queda con la frase del artículo: "Lo que llama tanto la atención de un Míster Darcy es que, pudiendo estar con la que quiera, nos elija a nosotras".

Natalie, desde Lima, Perú, coincide con que Darcy se presenta como un tipo arrogante, orgulloso y esnob, pero que se transforma a través de la novela y termina tragándose su orgullo por ayudar a la familia de su amada. "Creo que Darcy representa esa manía que tenemos las mujeres de querer cambiar a los hombres, porque Lizzie Bennet lo logró", asegura.

Natalie se define como feminista, pero se dejaría seducir por un Míster Darcy. Lo mismo que con Janeth Pacheco. "Soy una mujer independiente y el matrimonio no está entre mis prioridades pero si conociese a un Mr. Darcy o un Tiejens tal vez lo pensaría", dice desde Ecuador.

No es la única que dejaría la soltería por un Darcy genuino. "Definitivamente creo que muchas mujeres no esperan nada menos que un Mr. Darcy en sus vidas... al menos yo aun lo estoy esperando", nos cuenta Janette Ramos vía Facebook.

Vade retro, Darcy

No todo lo que brilla es oro. Y no todos los que tienen pasta de Darcy terminan por serlo.

"Elizabeth Bennet tuvo más suerte que yo", nos cuenta Zelda Loarca desde Guatemala.

"Conocí a un tipo muy interesante y atractivo. Mi primera impresión sobre él fue de un tipo arrogante, antipático", dice, aunque agrega que con el tiempo se volvieron cercanos. Tenían cosas en común y una evidente atracción, según cuenta la lectora. Basada, eso sí en la competencia entre ambos. Sin embargo, no tuvo un final feliz. "Al final pudieron más las presiones sociales", cuenta.

Tal como Zelda, muchas de nuestras lectoras aseguraron que alguna vez creyeron encontrar a su Darcy. Pero se equivocaron.

"Una vez creí encontrarlo, altivo y orgulloso, pero en el fondo muy amable y capaz de dar todo por aquellos que ama. Aunque de modesto no tenía nada", dice Cinthia Restrepo, de Medellín.

"Muchas mujeres sienten que simplemente no vale la pena pasar por tantas pruebas masculinas por un ingreso más a las cuentas caseras", opina Lory Ibarra, desde México

En otros casos la experiencia simplemente resultó un desastre. Es el caso de Elvira Montoya, quien nos escribe desde Bogotá.

"Hace unos 30 años pensaba que podría encontrar a mi Darcy, pero encontré a un canalla, egoísta, mal marido, peor amante, es decir, a un hombre que se convirtió en mi esposo y con el que nunca fui feliz", dice.

Yo soy Míster Darcy

Algunos de nuestros lectores masculinos se sintieron bastante identificados con la nota "Desmitificando a Míster Darcy (sin orgullo ni prejuicio)".

¿Existe el final feliz con un Míster Darcy?

"No es normal, leer una historia narcisista, (…) pero algo tenemos en el interior, como Darcy. De cualquier manera es bonito leernos porque no siempre lo hacemos", nos comenta José Luis Almodóvar desde México, quien nos agradece "por estar con nosotros".

René Avendaño, desde La Coruña, España, asegura que "Orgullo y Prejuicio" es un "novelón romántico de los mejores".

"Una gran historia, muy bien contada y alguna vez mejor filmada. El devaneo amoroso (…) en un argumento bien llevado y que no decae", agrega.

Con opiniones tan diversas, nuestra lectora Natalie, de Lima, pareciera tener un punto: "Todas quisiéramos ser Elizabeth Bennet". O al menos, en algún minuto de la vida, quisimos serlo.

Contenido relacionado