¿Quién se esconde tras las máscaras negras de Egipto?

  • 14 febrero 2013
Individuo enmascarado hace el signo de la victoria en mitad de unos disturbios
El Black Bloc Egipto es todavía muy joven, pero llamó la atención desde su surgimiento.

Quienes enarbolan las banderas negras que tiñen las protestas en Egipto estos días siembran inquietud y dudas en los medios, políticos y los propios manifestantes alejados de esta misteriosa puesta en escena.

Unas máscaras negras han recorrido las más recientes manifestaciones en las grandes ciudades de Egipto. No se conocía un movimiento similar anteriormente en el país árabe.

Se conocen como Black Bloc en inglés (o "bloque negro"). El nombre lo toman de movimientos anarquistas en Europa y Estados Unidos en los años 80 y 90. El término hace referencia a una táctica que se llevaba a cabo en las concentraciones antinucleares y antiglobalización, en esa parte del mundo.

La estrategia consiste en presentarse en grupo vestidos de negro para evitar ser identificados por la policía en la confusión de la protesta. También -supuestamente- para estimular un sentimiento de unidad y solidaridad entre los manifestantes.

El Black Bloc se sitúa a la cabeza de las manifestaciones, entre la policía antidisturbios y los asistentes a la protesta para "proteger y defender a los manifestantes". Esta situación deriva, a menudo, en enfrentamientos violentos.

En una corta entrevista con la BBC, un individuo que vestía de negro durante una acción de Black Bloc dijo que su objetivo era proteger a los manifestantes y que eran "un grupo que no pretende sabotear, como se dice, pero buscamos la venganza por los mártires de la revolución".

Indicó que los manifestantes no estuvieron protegidos ante las autoridades del "sistema represor" y que ello no impidió las muertes durante la revolución en 2011 y 2012.

El bloque negro apareció por primera vez en una manifestación en la plaza Talaat Harb en el centro de El Cairo, cerca de la popular plaza Tahrir, la misma noche que se celebró el segundo aniversario de la revolución, hace apenas tres semanas.

Desde entonces las máscaras negras se han dejado ver en las sucesivas protestas. Este lunes se cumplió el segundo aniversario de la caída de Hosni Mubarak, exdirigente del anterior régimen en Egipto, lo que llevó a los jóvenes de nuevo a la calle.

Los días anteriores a esta fecha, el Black Bloc dijo que rodearía edificios estatales como el complejo de oficinas públicas Mogamma, situado en la plaza Tahrir. Discursos y amenazas fueron muy sonadas y se temía que en un día tan simbólico, los enfrentamientos pudieran ser brutales. Sin embargo, la protesta fue más tranquila de lo esperado.

El largo recorrido de un joven movimiento

Los Black Bloc visten de negro para no ser identificados.

Para Mohammed Riyad Elashiry, del servicio árabe de la BBC, el Black Bloc de Egipto no es un grupo organizado. Aunque el concepto de anarquía pudiera anular la posibilidad de una organización, el bloque negro en Europa actúa como un conjunto cuyas acciones tienen siempre un objetivo (bien sea la violencia contra el mobiliario urbano o contra las autoridades públicas como la policía antidisturbios).

Pocos días después de su aparición en público, el fiscal general del Estado de Egipto consideró que quienes pertenecieran al bloque negro violaban la ley y la Constitución y les atribuyó el concepto de "organización terrorista".

El término inglés Black Bloc (no es una traducción del árabe) fue utilizado por el mismo grupo para definir su táctica de "defensa-ataque" y su actuación en las manifestaciones, lo que llevó a asociarlos con el bloque negro activo en países occidentales. Sin embargo, aún no se han probado relaciones entre los grupos en Egipto y los de Europa y Estados Unidos.

Fue en 1999 cuando una acción en concreto puso el término "Black Bloc" en el radar internacional. Ocurrió durante una manifestación contra una reunión de la Organización Mundial de Comercio (OMC), cuando individuos vestidos de negro hicieron pedazos la cristalera de un "Starbucks" en Seattle, Estados Unidos. A partir de entonces, esas tácticas empezaron a ser más recurrentes y populares.

En Europa, durante las últimas protestas desde el agravamiento de la crisis en 2008, anarquistas de varios países se han dado cita en manifestaciones en Atenas, Madrid o Londres para apoyar la defensa. De esta manera, se han llegado a cruzar las fronteras para ayudar en la "resistencia" a las autoridades.

El movimiento en Egipto es todavía muy joven pero su aparición está siendo desde el principio muy seguida por los medios locales e internacionales.

¿Se convertirán las máscaras negras en una imagen recurrente de la revolución en el país árabe y, por contagio, en los demás de la Primavera Árabe? ¿Se globalizará la acción violenta del Black Bloc como una extensión del movimiento occidental?

Son preguntas que aún están por responder, pero que inquietan por el halo de misterio que aún reviste al movimiento.

Reacciones

A pesar de su laicismo declarado (sus acciones hasta ahora se han dirigido contra el sistema que gobiernan los Hermanos Musulmanes), muchos grupos de la revolución que aún vive en las calles de El Cairo no han dado su aprobación a este movimiento. La violencia parece ser el mayor elemento de rechazo.

Elashiry, del servicio árabe de la BBC, opina que el sentir de los grupos revolucionarios es que las acciones violentas de los Black Bloc mancharán el nombre de la revolución, que se ha preocupado por mantener una imagen pacífica y pueden dar un motivo al gobierno de Mohamed Morsi de utilizarlo contra ellos.

La activista y bloguera egipcia Gigi Ibrahim escribió en su cuenta de Twitter: "Estos Black Bloc se convierten en un problema incluso si tienen intenciones revolucionarias. (Sus acciones) Serán utilizadas contra la revolución".

Otros miembros de la oposición, partidarios de la revolución, se cuestionan el futuro real de estos grupos. Se preguntan por el destino del Black Bloc y si una vez se alcance el objetivo de la revolución pararán los actos de violencia.

Blanco contra negro

Militantes islamistas lanzaron una serie de páginas en Facebook en respuesta a la violencia que se ha extendido en las últimas manifestaciones, atribuida al Black Bloc, opositores del presidente islamista Mohamed Morsi. Se hacen llamar White Bloc (o "bloque blanco").

Miembros pacíficos de la oposición en Egipto se cuestionan si estos grupos dejarán de utilizar la violencia una vez se consiga el objetivo.

Este White Bloc pretendería, hasta donde se conoce, contrarrestar la violencia del bloque anarquista. El blanco es un color elegido por los islamistas para sus prendas (en su mayoría, vestimenta de hombres), especialmente durante la peregrinación a la Meca.

El doctor Safwat, profesor de política de los medios de comunicación en la universidad de El Cairo le dijo a la BBC: "Las redes sociales en Internet se han convertido en una forma de reflejo del mundo y es una manera efectiva de difundir los retos a los que nos enfrentamos. Esto, sin embargo, también revela la situación polarizada de la juventud egipcia en estos momentos".

El Safwat cree que la emergencia de esos grupos es el resultado de una reciente división política en "dos equipos: el que se opone al poder para amenazar a las instituciones estatales de que lleven a cabo sus demandas, y el equipo que quiere proteger el sistema y dar el paso que haga falta para proteger las instituciones que representan el sistema".

Se han teñido los enfrentamientos de colores opuestos. Cada grupo tiene su agenda política y religiosa y parece que el juego de colores pretende sencillamente evidenciar la diferencia.

En medio queda el color gris, que engloba a esos revolucionarios laicos o religiosos, pacíficos, que se enfrentaron al sistema que cayó y que no ven los frutos de su lucha reflejados en el sistema por el que pelearon.

Contenido relacionado