Misisipi abolió la esclavitud... ¡150 años después!

Imagen de Lincoln en la película de Steven Spielberg
Image caption Una película inspirada en la realidad...Y una realidad inspirada en una película.

Con siglo y medio de retraso, Misisipi acaba de ratificar oficialmente la abolición de la esclavitud. Era el único estado en Estados Unidos donde estaba aún vigente.

Y todo gracias a Steven Spielberg, que con su película 'Lincoln', nominada a los Óscar de 2013, inspiró a dos académicos que decidieron indagar el asunto en los registros históricos.

La demora de Misisipi se debe a un error, que identificado por los estudiosos -Ranjan Batra, del departamento de Neurobiología de la Universidad de Misisipi y su colega Ken Sullivan- que investigaron la aplicación de la llamada décimotercera enmienda, que abolió la esclavitud en Estados Unidos.

La película "Lincoln" cuenta la historia de las dificultades del presidente de Estados Unidos Abraham Lincoln para conseguir que el Congreso aprobara la decimotercera enmienda que ordenaba la liberación de los esclavos y, con ello, el fin de la esclavitud.

Con su retórica y carisma movilizó a la opinión pública y con su liderazgo consiguió que la Cámara de Representantes le diera los votos necesarios para sacar adelante la medida.

Su asesinato, días después de que finalizara la Guerra Civil de Estados Unidos, conmocionó al pueblo americano y se convirtió en una figura de referencia e icono de la historia americana.

Cómo ocurrió

Como cuenta el diario local The Clairon Ledger, el doctor Batra acudió a la página usconstitution.net para investigar la historia de la abolición de la esclavitud en Estados Unidos tras la Guerra Civil americana.

Encontró que tras la aprobación de la enmienda en el Congreso en 1864, la mayoría de los estados la ratificaron en 1865. Sólo unos pocos quedaron descolgados. Estados como Delaware, Kentucky y New Jersey la fueron aprobando en los años sucesivos.

Misisipi, de hecho, se unió a la decisión general en 1995, pero un error no pudo hacer oficial el fallo. La ratificación nunca fue notificada oficialmente al archivista de EE.UU., que se encarga de incorporarla al Registro Federal, por lo que no se consideró oficial.

El estado sureño quedó con un asterisco marcado en la lista de los que habían abolido de la esclavitud.

El profesor Batra informó a su colega Ken Sullivan de su descubrimiento y ambos se pusieron en contacto con la oficina de Registro Federal y con el secretario de Estado de Misisipi, Delbert Hosemann.

Hosemann accedió a sacar adelante el trámite para hacer oficial la enmienda. Envió los papeles firmados en 1995 por las cámaras de Misisipi a la oficina de Registro Federal y a principios de mes el director de la oficina, Charles A. Barth, confirmó la resolución haciendo llegar una carta al secretario de Estado Hoseman.

"Con esta acción, el estado de Misisipi ha ratificado la décimotercera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos", detalló la misiva.

Fantasmas de la Historia

No ha quedado claro todavía por qué nunca se enviaron los documentos para hacer oficial la resolución de liberalización de los esclavos.

Misisipi fue uno de los estados que rechazó la enmienda que dotaba a todos los ciudadanos, sin distinción de raza, de los mismos derechos y privilegios y donde existía más desigualdad entre razas.

El estado sureño había florecido desde que empleó mano de obra esclava en el negocio del algodón. La industria lideró la economía y los inmigrantes blancos dominaron las tierras de los nativos y la economía del lugar. Por entonces, el sur de Estados Unidos estuvo apoyado por Gran Bretaña en la Guerra Civil, que giró en torno a la cuestión racial.

Con la abolición de la esclavitud en Misisipi, 148 años más tarde, algunos podrían pensar que se espanta otro fantasma de un pasado que ha perseguido al sur en su lucha contra el racismo también en el siglo XX.

Aún, un (desactualizado) asterisco acompaña al nombre de Misisipi en la lista que consultó Batra en usconstitution.net, pero las palabras del Registro Federal ya son un alivio para los académicos que consiguieron ponerle el punto final a este trozo de la historia.

Contenido relacionado