Romero Deschamps, el otro poderoso mexicano en la mira

Carlos Romero Deschamps
Image caption Una de las últimas veces que Romero Deschamps salió en los medios fue luego de la explosión en el edificio de Pemex.

En los últimos tres días, el nombre más mencionado en los medios de comunicación mexicanos ha sido el de Elba Esther Gordillo, la presidenta vitalicia del sindicato de educadores del país, detenida la noche de este martes y acusada de delincuencia organizada y desviación de recursos públicos.

Pero otro nombre brotaba una y otra vez de los labios de analistas, periodistas y políticos: el de Carlos Romero Deschamps, senador del gobernante PRI y presidente del poderoso sindicato de Pemex, petrolera estatal y la principal empresa del país.

Horas después del arresto de Gordillo, líderes de los otros dos principales partidos mexicanos pidieron que Romero Deschamps sea el siguiente.

El líder del Partido de la Revolución Democrática, PRD (de izquierda), Jesús Zambrano, dijo que "lo que deberíamos exigir después de esto es que también se dé cuenta de quienes constituyen uno de los pilares principales de los poderes fácticos en nuestro país en el terreno de la corrupción sindical, que han utilizado los recursos públicos para el enriquecimiento personal, como es el caso de Carlos Romero Deschamps".

Por su parte, en un comunicado, la dirigencia del Partido Acción Nacional, PAN (de derecha), pidió que se investiguen a fondo los casos pendientes de varios dirigentes priistas, entre ellos el sindicalista petrolero.

¿Quién es este hombre? ¿Es posible que, siendo senador del partido en el poder, pueda ser investigado por su gobierno?

"El quinazo"

En la historia del ascenso al poder de este contador de 69 años de edad existe un paralelo sorprendente con lo que ahora ocurre con Elba Esther Gordillo.

El martes en la noche, la referencia histórica más próxima para comparar la caída en desgracia de La Maestra era la detención en 1989 -bajo acusación de asesinato-, de Joaquín Hernández Galicia, conocido como La Quina, quien durante décadas había sido presidente del sindicato de Pemex.

El caso fue en adelante llamado "El quinazo".

La versión más aceptada de este hecho -y repetida estos días por personas como el excandidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador o Claudio X. González, presidente de la iniciativa ciudadana por la educación "Mexicanos Primero"- es que fue una acción llevada a cabo por el gobierno de Carlos Salinas de Gortari para legitimarse y adelantar sus reformas políticas.

Quien reemplazó a Hernández Galicia como presidente del sindicato fue Carlos Romero Deschamps. Desde entonces se ha mantenido en el poder, aunque sus prácticas han sido cuestionadas.

Según dijo a BBC Mundo el politólogo Lorenzo Meyer, lo que diferencia al sindicalista de Pemex de Gordillo es que "es más discreto" y no tiene la misma "vocación política".

"Elba Esther, a la hora de romper con el PRI, de crear su propio partido y de aliarse con el PAN, pues tomó unas libertades frente al PRI que no ha tomado Romero Deschamps", señaló.

Sin embargo, agrega que la opinión pública mexicana los ve muy similares.

Los gastos de la hijos

En el año 2000, Romero Deschamps fue involucrado en el caso Pemexgate, el desviamiento irregular de al menos 500 millones de pesos (casi US$40 millones) del fondo del sindicato de Pemex a la campaña presidencial del entonces candidato del PRI, Francisco Labastida.

Al sindicalista la justicia lo halló inocente de lavado de dinero y delincuencia organizada, pero se le acusó de fraude electoral, cargo que combatió en los tribunales hasta que la causa prescribió en 2011.

Image caption A pesar de que concede pocas entrevistas, Romero Deschamps es una presencia constante en los medios mexicanos.

Sin embargo, los incidentes más recientes han estado vinculados a sus vástagos.

El septiembre pasado, una serie de fotos de Paulina, su hija, causó escándalo. La joven presumió en Facebook de sus viajes a bordo de yates y aviones privados, la renta de habitaciones de lujo y el consumo de botellas de vino valuadas en cientos de dólares cada una.

Asimismo, el pasado 23 de febrero, el semanario mexicano Proceso publicó que Romero Deschamps regaló a su hijo José Carlos un Ferrari de edición limitada, valorado en dos millones de dólares.

"Para adquirirlo, es necesario contar por lo menos con dos vehículos Ferrari, demostrar solvencia económica, que el país donde vaya a circular el auto cuente con una agencia automotriz de esa marca, someterse a una sofisticada prueba de manejo y, por supuesto, pagar la unidad", indicó la revista en un artículo que fue ampliamente reproducido.

Hasta el momento no se han conocido reacciones del senador y líder sindical sobre estos temas.

Varios medios de comunicación -como Aristegui Noticias- también señalan que Romero Deschamps posee un lujoso apartamento en Cancún y un yate.

El salario del senador

Durante años, periodistas como Alberto Nájar, de BBC Mundo, han tratado de conocer el salario que devenga Romero Deschamps en Pemex, sin resultado alguno.

Image caption Romero Deschamps ha sido diputado tres veces. Ahora es senador.

Se argumenta que forma parte del contrato colectivo de trabajo y que tanto la empresa como el sindicato han acordado no darlo a conocer.

Medios como la revista Sinembargo han dicho que el sueldo es de unos 25.000 pesos mensuales (US$2.000). El salario promedio mensual de un senador mexicano es de unos US$7.250.

BBC Mundo llamó en varias ocasiones a la oficina del Senado de Romero Deschamps para hablar sobre estos temas y, aunque en un momento surgió la posibilidad de realizar un enlace telefónico con él, al final no se concretó.

¿El que sigue?

Con todos estos antecedentes, ¿es posible que este líder sindical sea objeto de una investigación?

El analista Lorenzo Meyer, aunque cree que es posible, se muestra cauteloso.

"(Podría ocurrir) para que no quede como una acción muy localizada contra una persona (Gordillo) que se había distanciado del PRI y que no estaba cooperando con la reforma educativa".

"Obviamente, una posibilidad es que Romero Deschamps también sea investigado. Seguramente se tienen suficientes elementos (para hacerlo)", dice.

Pero agrega: "por otro lado, Deschamps es senador del PRI, es líder de un sindicato que ha dado muestras de fidelidad canina al PRI y que no tendrá ningún problema con adaptarse a lo que Peña Nieto decida sobre la reforma energética".

Cuando en un programa de televisión se le preguntó al Procurador General (Fiscal) Jesús Murillo Karam -quien personalmente anunció al país la detención de Gordillo- si investigaría al sindicalista petrolero, indicó:

"No tengo un elemento tan claro como en este caso. Si tengo denuncias, se actuará".

_________________________________________________________________

Siga al corresponsal de BBC Mundo en México a través de twitter en @JCPerezSalazar

Contenido relacionado