Autos de lujo en medio de la recesión

Nuevo modelo de auto de Lamborghini, "Veneno"
Image caption Lamborghini presentó el modelo "Veneno". Sólo se fabricarán tres autos y el costo de cada uno supera los tres millones de dólares.

Se sienten aires de primavera en Ginebra. ¿Qué tal un paseo por el lago en un auto de lujo?

La idea puede no hallar demasiado eco en tiempos de recesión, pero es planteada como una opción real por las empresas presentes en la exposición de la industria automovilística en la ciudad suiza, que tiene lugar hasta el 17 de marzo.

General Motors presentó en el evento su Chevrolet Corvette Stingray y Toyota su GT86 Open, promocionado como "una visión de glamour juvenil".

Y en el nivel máximo de precios, el modelo LaFerrari, de Ferrari, que vale más de un millón de euros, compite con el McLaren P1. Ambos combinan motores convencionales y eléctricos.

Y un nuevo diseño del Flying Spur de Bentley se enfrenta al ultrapoderos Wraith, de Rolls Royce.

En la sede de la exhibición, el show de glamour contrastaba abiertamente con el difícil clima económico del mundo real.

Mal año en Europa

El año pasado, las ventas de autos en Europa cayeron un 8,2%, su nivel más bajo en 17 años, de acuerdo a la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles, ACEA.

"Cuanto más al sur miremos, más dura es la situación", le dijo a la BBC Paul Philpott, jefe de la división británica de la empresa surcoreana Kia, quien recordó que las ventas en España, Francia e Italia han sido particularmente bajas.

Las perspectivas de la industria en Europa son tan desalentadoras que varias automotrices anunciaron el cierre de fábricas y la pérdida de miles de puestos de trabajo.

Algunas también decidieron reducir incluso el salario de sus altos gerentes, incluyendo -según algunos informes- a exitosos ejecutivos como Dieter Zetsche, de Daimler, y Martin Winterkorn, del grupo Volkswagen.

Pero no todas las empresas parecen enfrentar dificultades similares. Algunas se encuentran en un período de bonanza y crecimiento.

A Andy Palmer, de Nissan, no le preocupa la salud de la industria en su conjunto.

"La industria se rige por la selección natural de Darwin. El fuerte sobrevive y el débil muere", reflexionó Palmer.

Image caption Toyota presentó su GT86 Open como "una visión de glamour juvenil".

Más livianos

Además de enfocar sus campañas a consumidores ricos que parecen haber escapado a la crisis, la industria continúa con sus esfuerzos por producir autos más verdes.

Image caption El P1 de McLaren compite con el reemplazo de Enzo de Ferrari.

"Sigue el foco en la reducción de emisiones de CO2 y una mayor eficiencia del combustible", dijo Ian Fletcher, analista de la consultora IHS Automotive.

Land Rover, por ejemplo, realizó demostraciones con Defenders eléctricos antes de la exhibición, Volvo presentó un híbrido eléctrico a diesel y Nissan está lanzando un Leaf eléctrico con mayor alcance.

Pero tal vez la mayor novedad en materia de autos verdes provino de Volkswagen, quien anunció la producción de su modelo ultraeficiente XL1 en su fábrica de Osnabrueck.

El XL1 usa un material entre 30% y 50% más liviano que el vidrio, que parece prometedor desde el punto de vista aerodinámico.

Según Fletcher, "será el auto más eficiente, al consumir aproximadamente 313 mpg (0,9 litros por cada 100 kilómetros) con emisiones de CO2 de sólo 21g/km".

El modelo deja en evidencia que la reducción del peso del vehículo ha pasado a ser una meta clave en el lucha por disminuir las emisiones y lograr una mayor eficiencia.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.