Jorge Bergoglio: perfil de un Papa "sobrio y austero"

Jorge Mario Bergoglio llevaba apenas unos minutos como papa Francisco y aprovechó para dar una muestra del perfil bajo que le gusta cultivar al arzobispo de Buenos Aires.

La limusina papal lo esperaba para transportarlo mientras los cardenales, quienes lo habían elegido un rato antes como el primer Papa latinoamericano de la historia, se iban en autobús. Pero la rechazó. "Me voy con los muchachos en autobús", aseguró Bergoglio según el cardenal estadonidense Timothy Dolan.

Criticado desde algunos sectores por su actuación durante el régimen militar argentino, es conocido por sus homilías en las que hace hincapié en el drama de la pobreza y la inclusión social y ha mantenido enfrentamientos con el gobierno de Néstor Kirchner y su viuda, Cristina Fernández, por su vigorosa defensa de las posturas de la Iglesia sobre el matrimonio homosexual, el aborto y la ordenación de mujeres.

Bergoglio, un jesuita de 76 años apasionado del tango y de la literatura, es un conocido hincha de San Lorenzo, usa el transporte público y se muestra como un hombre discreto.

Se confiesa en la catedral como los demás sacerdotes, vive de forma austera, suele cocinarse y no acepta invitaciones para ir a restaurantes.

Hasta su nombramiento de este miércoles, Bergoglio vivía solo en un pequeño apartamento en la Curia, cerca de la catedral de Buenos Aires.

Image caption El cardenal Bergoglio era conocido en Buenos Aires por movilizarse en metro.

Con su sencillez en el discurso del miércoles al dirigirse en la Plaza de San Pedro del Vaticano, robó sonrisas: "Hermanos y hermanas, buenas noches. Saben que el deber del cónclave era dar una buena nueva. Y parece que mis amigos cardenales lo escogieron casi en el fin del mundo".

Inmediatamente después rezó un Padrenuestro y un Ave María y pidió a la multitud que orara por él.

Bergoglio, quien se cree terminó segundo en las preferencias cuando fue elegido Benedicto XVI en 2005, hizo reír a los cardenales tras su elección el cónclave.

"Brindamos por él y cuando él brindó por nosotros, dijo: 'Que Dios los perdone'", contó Dolan.

"Voy a dormir bien esta noche y algo me dice que ustedes también", les dijo a los cardenales, quienes mantuvieron siete reuniones previas y dos días de cónclave.

"Sobrio y austero"

"Existe una sensación de alivio en todos nosotros porque ahora sabemos que tenemos un buen pastor", agregó Dolan sobre el primer Papa no europeo en más de 1.000 años. "El es un hombre con los pies en la tierra (...) un hombre de confianza y aplomo, con una hermosa sinceridad y humildad".

Francesca Ambrogetti, coautora de una biografía sobre el nuevo Papa, le dijo a la agencia Reuters que parte de su atractivo reside en su humilde estilo de vida.

"Es sobrio y austero. Así es como vive. Viaje en subte, en autobús, cuando va a Roma vuela en clase turista".

Y en la capital italiana, fiel a su estilo, opta por no vestir el tradicional atuendo de los cardenales para evitar llamar la atención.

En 2001, durante una visita al Hospital Muñiz en Buenos Aires, pidió una jarra de agua y lavó los pies de 12 pacientes hospitalizados. Besó sus pies. Y dijo que la "sociedad se olvida de los enfermos y de los pobres".

Y el año pasado, recuerda el diario estadounidense The New York Times, regañó a curas en Buenos Aires que se negaron a bautizar hijos de madres solteras. "No a la hipocresía", dijo sobre los sacerdotes. "Ellos son los que apartan al pueblo de Dios de la salvación".

Lea: La alegría de los peregrinos

Pasión por la docencia

Image caption Jorge Mario Bergoglio escogió el nombre de Francisco para su papado.

Bergoglio sucede a Benedicto XVI, quien inesperadamente anunció su dimisión el 11 de febrero, y dejó el cargo el 28 de febrero.

Nació el 17 de diciembre de 1936 en Buenos Aires, Argentina, hijo de un matrimonio de italianos formado por Mario Bergoglio, empleado ferroviario, y Regina, ama de casa.

Creció en la capital argentina, donde se diplomó como técnico químico, pero poco después eligió el sacerdocio y accedió al seminario del barrio porteño de Villa Devoto.

En su juventud sufrió una infección respiratoria y le tuvieron que extirpar un pulmón.

En 1958 comenzó el noviciado en la Compañía de Jesús y se trasladó a Santiago de Chile, donde llevó a cabo estudios humanísticos. Seis años después regresó a Buenos Aires para dedicarse a la docencia de Literatura y Psicología en el colegio de El Salvador.

Estudió Teología entre 1967 y 1970 en la Facultad de Teología del colegio San José, en San Miguel de Tucumán, en el norte de Argentina.

Su sacerdocio comenzó el 13 de diciembre de 1969, momento en el que se desplazó a España para cumplir su tercer "probandato" (periodo que sirve para preparar intelectualmente a los jóvenes sacerdotes) en la Universidad Alcalá de Henares de Madrid.

La docencia desempeñó un papel muy importante en la vida del cardenal Bergoglio, ya que impartió lecciones en multitud de colegios, seminarios y facultades.

En 1972, después de su etapa española, Bergoglio regresó a Argentina para comenzar como maestro de novicios en Villa Barilari, en la provincia de Buenos Aires.

Entre 1980 y 1986, fue profesor en la Facultad de Teología de San Miguel y rector del colegio máximo de la Facultad de Filosofía y Teología, cargos que compartió con el de párroco de la iglesia Patriarca San José, también en Buenos Aires.

El 20 de mayo de 1992 el papa Juan Pablo II le designó obispo auxiliar de la diócesis de la capital argentina.

Cinco años más tarde, en 1997, fue nombrado arzobispo coauditor de Buenos Aires y en 1998, tras la muerte del arzobispo y cardenal Antonio Quarracino, se convirtió en el arzobispo de Buenos Aires.

Image caption Bergoglio recibió la púrpura de manos de Juan Pablo II en 2001.

Bergoglio ha sido una figura destacada en la Conferencia Episcopal argentina, institución que presidió entre 2005 y 2011. Entre sus publicaciones más conocidas se encuentran "Meditaciones para religiosos" (1982), "Reflexiones sobre la vida apostólica" (1986) y "Reflexiones de esperanza" (1992).

El cardenal argentino, quien recibió la púrpura de manos de Juan Pablo II el 21 de febrero de 2001, es miembro de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, del Consejo Pontificio por la Familia y de la Comisión Pontificia por América Latina.

Su nombramiento como nuevo Papa revivió la polémica en torno su actuación durante el régimen militar argentino (1976-1983).

Así como en 2005 al ser elegido papa Benedicto XVI se cuestionó su pertenencia a las Juventudes Hitlerianas, con la elección el miércoles del papa Francisco resurgieron las críticas de quienes lo acusan de no haber hecho lo suficiente para oponerse al régimen militar.

Lea también: Jorge Bergoglio y la sombra del gobierno militar

Contenido relacionado