El mundo "no estaba preparado para un Papa negro"

  • 14 marzo 2013
Cardenal de Ghana, Peter Turkson
Image caption El cardenal de Ghana era uno de los principales candidatos para el nuevo papado.

El cardenal de Ghana, Peter Turkson, era uno de los principales candidatos para ocupar el lugar que dejó vacante Benedicto XVI.

Por eso la elección de un Papa latinoamericano sorprendió a muchos en África.

En el continente, donde hay casi 278 millones de católicos, se encuentran algunas de las contadas regiones del mundo donde el catolicismo está creciendo.

Según el Centro de Investigación Pew, desde 2005 el número de católicos en el continente africano se ha incrementado más de 20% y se cree que continuará esa tendencia en las próximas décadas.

Y aunque algunos pensaban que el cardenal Turkson era un buen candidato para el nuevo papado, Peter Musembi, periodista del Servicio Suajili de la BBC, cree que la elección de un Papa africano "era una expectativa muy poco realista".

"Hubiera sido fantástico tener un Papa africano, pero eso era algo muy poco probable", explica a BBC Mundo.

En África, agrega, "algunos simplemente están satisfechos de que la iglesia católica ya tiene un líder. Otros están contentos de que no sea un europeo o alguien de América del Norte".

"Poco realista"

Incluso desde antes de que fuera anunciado el nuevo Papa, ya se escuchaban voces de escepticismo en el continente.

El arzobispo de Cape Coast en Ghana, Matthias Kobena Nketsiah, declaró a la agencia Reuters que no pensaba que "la iglesia católica estuviera lista para su primer Papa negro".

"Un problema sería la aceptabilidad" afirma. "¿Podría la gente aceptar a un Papa negro? No. No todos podrían".

Peter Musembi está de acuerdo. "Al mundo todavía le cuesta trabajo aceptar a África", dice.

Pero agrega que en el continente "muchos están contentos de que el nuevo Papa proviene del Sur, que en muchas formas comparte los mismos desafíos y valores de África".

"Los africanos quieren un Papa que haga cambios, que los ayude a superar la competencia que enfrentan con la iglesia evangélica y con los problemas sociales como el VIH".

No será fácil, agrega Peter Musambi.

"Necesitan a alguien que entienda qué es vivir en un continente con una prevalencia de VIH tan alta y donde la iglesia proclama una prohibición total en el uso de condones".

"Es un dilema que enfrentan muchos, incluidas las organizaciones católicas, en África: en el campo pueden ver la realidad de los problemas, pero cualquier estrategia que pongan en práctica debe decidirse en Roma" expresa el periodista de BBC Suajili.

Contenido relacionado