Aquí están los robots del futuro

Hace tiempo que se predice que en un futuro los robots dominarán en el mundo.

En una feria en la ciudad francesa de Lyon están mostrando de lo que algún día serán capaces estos aparatos.

Innorobo es una conferencia dedicada a los robots que prestan servicios.

Desde los que están a la venta y ya nos ayudan en nuestras tareas diarias hasta aquellos que no son más que un concepto y que podrían cambiar nuestras vidas en el futuro.

La BBC estuvo paseando por la feria para ver cuáles son las estrellas de este año.

La salamandra robótica

El robot que más atención está recibiendo en Innorobo es una salamandra mecánica.

Este proyecto, desarrollado en el laboratorio de Biorobótica de Lausana, en Suiza, puede tener grandes implicaciones en el estudio de la parálisis humana, además de estar a la cabeza del desarrollo de robots anfibios que pueden andar y nadar.

El equipo que lo ha creado quería replicar la manera en la que funciona la espina dorsal de una salamandra. Eligieron esta criatura por sus simples circuitos nerviosos y también porque es capaz de moverse tanto en la tierra como en el agua.

"El robot no es el objetivo en sí mismo", explicó Kostas Karakasiliotis.

"Queríamos intentar reproducir el sistema nervioso para entender nuestras propias redes nerviosas".

Los investigadores colaboraron con neurobiólogos para crear este robot que tiene un aspecto sorprendentemente real.

Pueden verlo en acción aquí

Robots con forma semihumana

El estudiante de doctorado Kohei Ogawa quiere reinventar el mundo de las telecomunicaciones y "usar un robot para lograr la telexistencia, con la que se transfiere la existencia humana a un lugar diferente".

Para lograrlo ha creado un robot que es una especie de Skype (el programa que se utiliza para hacer llamadas por internet) con forma semihumana.

Es básicamente un servicio de Voz sobre Protocolo de Internet pero con cara y cuerpo. Tiene las funcionalidades propias de un teléfono, pero es capaz de reconocer los movimientos de los usuarios através de unos sensores que lleva en su interior.

Así, además de una conversación básica, el robot puede mover la cabeza y los brazos, y puede incluso dar abrazos virtuales, lo que puede ser útil cuando los que se llaman son una pareja de novios o un nieto a su abuelo.

Por el momento el proyecto sigue en desarrollo en el Laboratorio de Inteligencia Robótica de la Universidad de Osaka, en Japón.

En algunas pruebas realizadas, este robot ha demostrado tener un gran éxito especialmente entre las personas mayores.

Vea aquí cómo funciona

Teléfonos inteligentes robóticos

Image caption La muestra revela lo último en tecnología robótica.

Los robots pueden ser caros de fabricar así que, ¿por qué no utilizar algo que todos llevamos encima, como el teléfono celular?

Cada vez están apareciendo más máquinas que son básicamente teléfonos celulares montados sobre un carrito robótico.

En Lyon presentaron SmartBot, que puede funcionar con Android, iOS y Windows.

Saldrá a la venta en abril en Europa por unos SU$200 y viene con 12 aplicaciones. Una sirve paran tomar fotografías a distancia, mientras otra ofrece videoconferencias controladas también a distancia.

Y para los que no quieran usarlos con un teléfono inteligente, existe la opción de adaptarlo para que lleve otros componentes electrónicos o incluso simples piezas de Lego.

Aquí le mostramos cómo funciona

Servicio Público

En las ciudades inteligentes del futuro, los robots estarán en cada esquina, guiándonos cuando nos perdamos o cuando visitemos un museo o un hospital.

En Seúl, Corea del Sur, Furo lleva tres años dando consejos a los compradores en un centro comercial. Pronto llegará a China, Francia, Brasil y Japón.

Furo es uno de los diversos robots de característica similares que se han visto en Lyon.

Gilberto, de la firma suiza BlueBotic, ha estado guiando a los visitantes de la feria, ofreciendo información en 15 idiomas.

BlueBotic también ha hecho un prototipo de robot que hace café llamado Nesbot, que actualmente se encuentra en la sede de la firma Nespresso.

Conozca a Furo