Los Heat de Miami, el quinteto milagroso

LeBron James
Image caption LeBron James, la locomotora del equipo.

Es la segunda mejor marca de juegos ganados consecutivamente en la historia del baloncesto de la NBA. Van 24 partidos seguidos y los Heat de Miami no conocen la derrota desde el pasado primero de febrero.

En ese entonces, el Papa aún era Benedicto XVI, la secretaria de Estado de EE.UU. todavía era Hillary Clinton y Hugo Chávez estaba vivo.

Lo que ha venido después ha sido un guión milagroso de partidos ganados por los actuales campeones defensores.

El récord aún está lejos, lo poseen los Lakers de Los Ángeles con 33, hazaña alcanzada en la temporada 1971-72.

Pero lo que ha pasado a lo largo de esta cadena de triunfos seguidos con los Heat ha sido extraordinario.

Un ejemplo fue el juego de este miércoles contra los Cavaliers de Cleveland, el número 24 de la cadena de victorias. En el tercer cuarto del partido los Heat perdían por 27 puntos y aún así se llevaron el triunfo.

En los últimos 15 años sólo cinco equipos han podido superar esa desventaja en más de 2.000 partidos.

Lebron James

El quinteto de Miami ha probado ser un engranaje perfecto de figuras nuevas, veteranas y en la cumbre. Y el juego colectivo ha sido determinante bajo el liderazgo del alero LeBron James.

James ha sido la bujía del quinteto de South Beach. Lo fue hace cuatro días para sacar del hoyo otro partido similar frente a los Celtics de Boston, con quienes perdían esta vez por 17 puntos.

Y en eso ha consistido esta racha. Salvo algunas excepciones, el conjunto de Miami siempre ha tenido que venir de atrás para imponerse.

En esos casos se ha activado la locomotora, liderada por James -el maquinista- con la que arrollan al conjunto contrario generalmente en el último cuarto del partido. Y no ha importado incluso que hayan jugado en terreno enemigo, en el ambiente hostil de la cancha contraria.

Los Heat han demostrado supremacía frente a equipos débiles y fuertes, en ascenso y con cualidades defensivas inclusive superiores.

En este mes y medio de victorias han derrotado a los Pacers de Indiana, los Knicks de Nueva York, los temibles Thunders de Oklahoma City y a la defensa indecifrable de los Bulls de Chicago.

No es casualidad entonces que estén cerca de batir el récord de los Lakers, algo que se creía casi imposible.

Image caption James, Bosh y Wade, el trío determinante en la cadena de triunfos de los Heat.

El equipo de los Heat de este año es superior al que logró el título casi 12 meses atrás.

Ahora, además de contar con LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh, se han incorporado Ray Allen y Chris Andersen, con lo que aseguran -con el primero- el poder desde los tiros de tres puntos y -con el segundo- la fuerza de los rebotes a la defensiva, una de las debilidades del quinteto del sur de Florida.

Pero lo que ha marcado definitivamente este lujo deportivo pocas veces visto es la envidiable productividad de James, Wade y Bosh.

El trío de grandes acumula un promedio de 65,3 puntos, 20,0 rebotes y 13,7 asistencias por partido en estos 24 triunfos seguidos, justificando los millones de dólares que estos tres atletas se embolsan por temporada.

Sin embargo, los Heat de Miami aún tienen que ganar el título pese a que ya aseguraron un puesto en los playoffs.

En todo caso, LeBron James ya acumuló esta temporada los méritos suficientes para llevarse su cuarto título de Jugador Más Valioso.

Y todo gracias a esta cadena de victorias milagrosas.

Contenido relacionado