El padre de la identidad puertorriqueña vuelve a casa tras 200 años

  • 5 abril 2013
Traslado de los restos del prócer puertorriqeño
Power fue trasladado con honores desde España hasta Puerto Rico.

En la pobreza, enfermo, a miles de kilómetros de su Puerto Rico natal. Así murió el diputado Ramón Power una tarde de junio de 1813. Casi 200 años después, tras una identificación por el ADN, los restos de este prócer que representó a la isla en las Cortes de Cádiz viajan por mar para descansar en su tierra, a donde se espera lleguen este sábado.

Algunos lo consideran uno de los fundadores de la patria, otros creen que este calificativo es exagerado. En lo que sí hay consenso es en destacar su lucha por un trato igualitario para sus compatriotas por parte del imperio español y el impulso que le dio a la identidad patria.

"Se le podría llamar el padre de la identidad puertorriqueña", opina Eduardo Bhatia Gautier, presidente del Senado de Puerto Rico, en diálogo con BBC Mundo.

"En los discursos que da ante las Cortes, es el primero quizás, que denomina así a los habitantes de este lugar", explica a BBC Mundo la historiadora Silvia Álvarez Curbelo.

Logros en Cádiz

La profesora de la Universidad de Puerto Rico también destaca su talante liberal, influenciado por el ideario de la Revolución Francesa.

Según explica, Power "no brinca al independentismo", aunque "defiende lo que están haciendo los cabildos americanos, porque dice que son una respuesta al despotismo y a la arbitrariedad".

Power consigue para Puerto Rico importantes avances en temas comerciales y sociales, como la abolición de la esclavitud. También introduce el cargo de intendente, que servía de "contrapeso" con respecto al desmedido poder del gobernador.

Los restos de Power estaban confundidos con los de otros diputados de las Cortes de Cádiz.

Esto le cuesta privaciones materiales, ya que deja de recibir recursos para mantenerse en España. Así muere y es enterrado en el Cementerio de San José, en Cádiz.

En 1931, su cuerpo es trasladado a la cripta del Oratorio de San Felipe Neri, junto con el de otros diputados de las Cortes, le explica a BBC Mundo Guillermo Domínguez Leonsegui, vicario general del Obispado de Cádiz y Ceuta.

Y en el oratorio reposan hasta que llega el primer pedido institucional de repatriación, en el año 2002.

"Al abrir la tumba nos encontramos con 14 cajas reducidas de restos, pero no sabíamos de cuál era cada uno; estaban separadas pero se habían borrado los nombres", explica Domínguez.

Análisis de ADN

Allí entran en escena profesionales de medicina forense. Lo primero que hacen es rearmar los esqueletos e ir descartando a la mayoría de ellos por edad y estatura, hasta que quedan dos.

A estos se les practica un análisis de ADN mitocondrial que se compara con el de la madre de Power, cuya tumba estaba perfectamente identificada en Puerto Rico. Caso resuelto.

Teniendo en cuenta que el diputado era capitán de Fragata de la Armada, se hicieron los arreglos para que los restos viajasen en el buque escuela "Juan Sebastián Elcano".

El pasado 2 de marzo, 15 cañonazos, tres vivas a España, y la guardia militar con el arma presentada anunciaban la partida en el puerto gaditano.

Como si el tiempo no hubiese pasado, el comandante del buque recitó la misma oración que recitaban los pilotos de las naos que partían hacia las Indias: "Larga trinquete en nombre de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Tres Personas y un solo Dios verdadero, que sea con nosotros y nos guarde, que acompañe y nos dé buen viaje a salvamento y nos lleve y vuelva a nuestras casas".

Power y la política puertorriqueña

Más allá del colorido histórico, el vicario Domínguez resalta que después de las solicitudes iniciales, el interés oficial por la repatriación desaparece. Lo achaca a los cambios de autoridades y aclara que es el Arzobispado de San Juan el que retoma las gestiones.

La inminente llegada de los restos de Power ha levantado cierta polvareda en las esferas política y académica de la isla.

Hace apenas unos meses tuvo lugar un referéndum en el que por primera vez se impuso la opción de convertirse en el estado 51 de la Unión, en lugar de seguir siendo un Estado Libre Asociado.

Aquel resultado, festejado por el Partido Nuevo Progresista (PNP) -hoy en la oposición-, contrasta con las ideas "autonomistas" del prócer decimonónico Ramón Power, que coinciden mucho más con la visión del Partido Popular Democrático (PPD), actualmente en el gobierno.

Con 15 cañonazos y tres vivas a España fue despedido del país ibérico.

Así lo ve el analista político Benny Frankie Cerezo. "El Partido Popular se identifica con lo que ellos llaman el autonomismo. Uno de los próceres del autonomismo, mucho antes de que existiera el Partido Popular, era Power", explica a BBC Mundo.

"Power proponía bajo España una autonomía para Puerto Rico, y ellos se ven como sucesores de esa idea, pero con Estados Unidos", añade.

"El Partido Nuevo Progresista, siendo de corte anexionista, está en la posición absurda de ignorar a un prócer que hubo en la época española y que proponía la autonomía", apunta Cerezo, quien participó activamente en la etapa fundacional del PNP pero hoy critica el "tribalismo" de los dos principales partidos.

Las comparaciones entre aquellos años del siglo XIX y este presente que vive Puerto Rico no escasean. La diferencia más evidente es que en aquel entonces el representante ante la corona española tenía voz y voto. Hoy el representante de Puerto Rico en el Capitolio en Washington no puede votar en las sesiones.

El propio presidente del Senado puertorriqueño reconoce que en ese punto la figura de Power pondrá en evidencia que "en ese sentido se ha atrasado a Puerto Rico".

Bhatia no duda en afirmar que "el representante de Puerto Rico debe tener voz y voto en el Congreso de los Estados Unidos, tal y como lo tenía en la época de las Cortes de Cádiz".

Tal y como lo tenía Power.

Contenido relacionado