Los compradores de blogs de segunda mano

  • 4 abril 2013
Hombres con laptop (Foto de archivo)
Image caption Realmente hay personas interesadas en vender sus bitácoras personales y gente que quiere comprarlas.

El anuncio clasificado podría decir algo así: "Vendo blog con tres años de antigüedad, más de 1.000 visitas al día y buen ranking. Precio razonable, se escuchan ofertas".

Parece ficción, aunque no lo es tanto. Realmente hay personas interesadas en vender sus bitácoras personales y gente que quiere comprarlas.

Quien piense que se trata de un asunto informal o un negocio pintoresco propio de estos tiempos puede llevarse una sorpresa adicional.

Existen muchas páginas especializadas en el mercado bloguero, como Vende Tu Web, Flippa o Compra Venta Páginas Web que han llegado a negociar sitios desde US$25 hasta más de US$7.500.

Las razones pueden ser muy variadas: una necesidad económica, no poder actualizarlo lo suficiente, estrategias de marketing o una simple operación pensada para una futura reventa.

La negociación de dominios y sitios web es algo tan viejo como internet.

Pero en el caso particular de los blogs, como le explica a BBC Mundo Daniel Milla Caballero, consultor de SEO (Search Engine Optimisation) en la empresa Wbase, con sede en España, los últimos cambios de Google han hecho desempolvar antiguas técnicas para hacerse de buenos enlaces que den valor a una web, y la compra de bitácoras personales es una de ellas.

Buenas razones

¿Por qué comprar un sitio usado y no crear uno nuevo? Milla Caballero cree que puede significar un buen negocio si el blog tiene algún tiempo en línea, ha sido actualizado con frecuencia y luce un buen ranking en su área.

Es probable que también la página personal haya logrado fidelizar a una comunidad de suscriptores y seguidores en redes sociales, lo que sería más beneficioso para el comprador.

Nacho Morató y Miguel Ángel Gatón, responsables del portal Actualidad Blog, que ha adquirido varias bitácoras, le enumeran a BBC Mundo otras razones: permite incursionar en el tema en el que se especializa el blog, y si ofrece un contenido de calidad, cuenta con buena estructura y posicionamiento en motores de búsqueda les permitirá crecer más rápido en el futuro negocio.

"Lo compras porque piensas que puedes mejorarlo y hacerlo crecer de forma rápida, si es pequeño; o porque va a aportar una gran cantidad de visitas y potenciales clientes, en caso de ser más grandes", subraya Morató, cuya empresa adquirió hace poco "Ubunlog", una bitácora especializada en Ubuntu, sistema operativo para manejar grandes volúmenes de datos.

Fumata blanca y euros

Hace dos semanas, durante un foro de LinkedIn, Daniel Milla planteó el propósito de comprar blogs de segunda mano.

Daniel Deudero, un analista programador que tiene uno sobre diseño y tecnología web llamado "Colorate", con más de 1.800 entradas, coqueteó con la idea pero la vana ilusión se evaporó cuando supo que sólo recibiría un máximo de US$640.

Image caption Los blogs son una nueva mercancía en internet.

Laura Rodríguez Rodríguez, especialista en optimización en motores de búsqueda, tiene un blog en venta muy joven, pero "su valor no está en los artículos, sino en el dominio: jorgemariobergoglio.es" (el nombre del papa Francisco).

Sitios como Geniuzz o Vende tu Web disponen de anuncios de personas que ofrecen sus blogs desde US$7 hasta US$25, dependiendo del contenido.

Fijar los precios es algo complejo, pues debe ponderarse el valor del sitio más allá del contenido y el dominio, por la cantidad de visitas, usuarios, páginas vistas y los ingresos que genera.

"Un blog mediano, con un tráfico establecido y con ingresos se suele negociar por entre diez y 14 meses de ganancias del blog. Si ingresa 500 euros mensuales (US$640), hablaríamos de un valor por el orden de los 6.000 euros (US$7.700)", calcula Morató.

Uno pequeño por lo general no tiene rendimiento económico, "así que se pacta un precio acorde al valor que determinemos y lo que estemos dispuestos a pagar", añade. Los grandes no se miden tan fácilmente y su valor es variable.

Se mira y no se toca

Cuando el blog vendido pasa de unas manos a otras, es recomendable que el traspaso, según Milla, sea imperceptible a los usuarios al inicio.

"Recién llegado no hago nada. Si detrás de ese blog hay una comunidad de lectores más o menos fiel, no ha de notar cambios sustanciales que me hiciesen perder visitantes. No se debe modificar la temática porque corres el riesgo de que Google detecte algo raro y pierdas el ranking", advierte.

Otros, como Actualidad Blog, operan de forma diferente. Al referirse a la más reciente adquisición, Ubunlog, colgaron en la página una nota breve: "Después de la compra, lo hemos remodelado, asignándole un nuevo editor y con un cambio de diseño que se ajusta al de la red".

En cualquier caso, el beneficio con la operación es económico y profesional. "Mucha gente no es consciente que tiene una pequeña joyita abandonada con la que se puede hacer negocio", apunta Milla.

Es el caso del publicista y fotógrafo chileno Roberto Arancibia. En 2007 le llegó una oferta jugosa por su blog personal "El mundo sigue ahí", que trataba sobre historias urbanas y cotidianas de su país.

En conversación con BBC Mundo, Arancibia explica aquel segundo que lo hizo desistir de una venta prácticamente cerrada.

"De verdad, no quiero venderlo, escribo menos, es cierto. Tal vez Twitter me llene más el día a día, pero el blog ahí está. No podría, sería como vender un hijo".

Contenido relacionado