Las mujeres que protestan en topless contra Putin

Protesta de FEMEN
Image caption La protesta en una feria comercial en Hannover sorprendió a Vladimir Putin.

A juzgar por las caras que tenían, el que parecía más contento durante esta protesta era el presidente ruso, Vladimir Putin.

Mientras la canciller alemana, Angela Merkel, miraba azorada a su alrededor sin entender lo que estaba pasando en la exposición de comercio en Hannover, el mandatario ruso sonreía con entusiasmo.

La protesta que interrumpió el evento fue la de un grupo formado en Ucrania llamado Femen, y la razón por la que llamaron tanto la atención fue porque iban topless, con los senos al aire.

Tal como le dijo a la BBC Alexandra Shevchenko, una de las dirigentes de Femen, "estamos protestando contra el patriarcado y tres de sus manifestaciones: la explotación sexual, la religión y la dictadura".

"Y la protesta en Hannover fue contra uno de los mayores dictadores y uno de los individuos más poderosos y peligrosos del planeta", añadió.

"Contradictorio"

Sin duda, la protesta llamó la atención. Las imágenes de las jóvenes en topless aparecieron al día siguiente en los diarios y la televisión por todo el mundo.

Pero el periodista de la BBC John Humphrys le preguntó a Shevchenko: "¿No es contradictorio protestar contra la explotación sexual con los senos al aire, una de las formas con las que a menudo se explota a las mujeres?".

Image caption FEMEN se formó en Ucrania para defender los derechos de las mujeres.

"Los hombres usan el cuerpo femenino para conseguir sus propios objetivos, lo venden y lo usan para anuncios comerciales, para satisfacción sexual y personal", dijo la activista.

"Lo que estamos haciendo nosotras es reclamar nuestro cuerpo y nuestra sexualidad para lograr nuestros propios objetivos, y no estoy hablando de conseguir un esposo sino de lograr nuestros propios objetivos políticos".

Femen se formó en Ucrania en 2008 con la meta, según expresa, de "desarrollar capacidades de liderazgo, intelectuales y morales en las mujeres jóvenes y mejorar la imagen de Ucrania desarrollando mayores oportunidades para las mujeres".

Pero lo cierto es que, desde que se formó, el grupo ha estado dividiendo a muchas mujeres en todo el mundo, desde feministas hasta musulmanas.

La semana pasada Femen organizó una protesta mundial, que llamó "Día Internacional del Yihad Topless", frente a las embajadas europeas de varios países para defender a la activista tunecina de 19 años Amina Tyler, quien ha recibido amenazas de muerte en su país por subir a internet fotos que la muestran en topless.

La protesta de Femen a favor de Amina desató una tormenta entre grupos de mujeres musulmanas, quienes organizaron su propia contraprotesta llamada "Mujeres Musulmanas contra Femen".

¿Feminismo equivocado?

En su página en internet acusan al grupo ucraniano de "feministas colonialistas blancas" que no logran entender que "las mujeres musulmanas y las mujeres de otras razas pueden ser autónomas, luchar por sus propios derechos y hablar por ellas mismas".

Agregan que la protesta de Femen es una "generalización racista que implica que todas las musulmanas son víctimas indefensas".

Image caption Las manifestaciones del grupo han causado controversia entre feministas y musulmanas.

Incluso la propia Amina Tyler, quien ha estado escondida desde que comenzaron las amenazas, dijo en una entrevista para la televisión francesa que no estaba de acuerdo con esa forma de protesta.

"Durante la protesta quemaron banderas frente a una mezquita en París. Me opongo a eso. Esas acciones me perjudicarán porque ellas llevaban escrito mi nombre en sus torsos", expresó Tyler.

Pero no sólo se trata de una lucha de Femen contra las musulmanas. Femen también ha indignado a las feministas que aseguran que desnudarse no es la mejor forma de protestar por los derechos de las mujeres.

El blog feminista Jezebel resume la controversia diciendo que Femen "necesita reconocer que [...] la idea de que las musulmanas son indefensas, adoctrinadas pasivamente por los supuestos demonios del Islam y desesperadamente necesitadas de la ayuda del feminismo occidental es opresiva".

"¿De qué forma es apropiado 'rescatar' a las mujeres dejándose llevar por los estereotipos y las representaciones ofensivas de su cultura?", pregunta.

Al parecer, una de las pocas personas que no está enojada o indignada con estas manifestaciones es el propio Vladimir Putin.

En una conferencia de prensa en Hannover declaró sonriente: "En cuanto a lo que pienso de la protesta, me gustó".

Contenido relacionado