Musulmanes en EE.UU. temen ser estigmatizados tras ataques en Boston

  • 20 abril 2013
Boston

Mientras Estados Unidos celebra la captura el del segundo sospechoso de los ataques de Boston, muchos musulmanes en ese país temen las consecuencias si se confirma la fe islámica de los presuntos atacantes.

Los hermanos Tamerlan y Dzhokhar Tsarnaev (el primero murió en la noche del jueves, el segundo fue capturado el viernes) son de la etnia chechena, originaria de la conflictiva región del Cáucaso en el sur de Rusia. Chechenia es una región predominantemente musulmana.

Pero antes de que se determinara la identidad de los autores de los atentados, las comunidades musulmanas ya se preparaban para una reacción violenta, en caso de que los sospechosos compartieran su fe.

"Estereotipos injustos"

La periodista de la BBC, Lynsea Garrison, relata que el martes, un día después de la tragedia en la maratón de Boston, a Yusef -de 10 años de edad- lo trataron de una forma distinta.

El niño asistió a su escuela en estado de Ohio y, mientras hablaban de lo ocurrido, fue sorprendido por la pregunta de uno de sus compañeros: "¿Esto significa que algún día Yusef va a hacer explotar la escuela?".

Yusef, cuya familia pidió que su apellido no fuese divulgado, asegura que se sintió confundido y repitió la pregunta de su compañero. La maestra, aparentemente, sólo escuchó a Yusef. Ello creó un malentendido que terminó con un castigo y con una requisa de su casillero.

A esto mismo le temía Anum Hussain cuando oyó hablar de los atentados por primera vez. Hussain es directora regional del Torneo Interescolástico musulmán y orienta a los jóvenes de su religión acerca de la intimidación.

A ella, que creció en el período posterior al 11 de septiembre de 2001, le preocupa que esta generación de musulmanes pueda ser intimidada tras las explosiones.

"La triste verdad es que, independientemente de los hechos, hay personas que ya están siendo injustamente estereotipadas", dice Hussain.

Antes de que conocieran detalles acerca de los hermanos Tsarnaev, Hussain dijo: "Estamos orando para que quien cometió estos actos no sea musulmán. Estamos cansados de ser culpados por las acciones de una persona".

Lea: Explosiones en Boston: a la sombra del 11 de septiembre

Progreso

Image caption A muchos les preocupa que el trabajo realizado en los últimos años pueda perderse rápidamente.

Se trata de un sentimiento compartido por muchos, especialmente entre los grupos minoritarios en Estados Unidos: árabes, africanos, asiáticos, sijs. Cuando ocurren sucesos como el de Boston, estas comunidades temen una nueva ola de acoso y violencia étnica, indica la corresponsal de la BBC.

Algunos musulmanes notan progreso en la manera en que son tratados en la actualidad. Dicen sentirse alentados por la respuesta oficial a los ataques de Boston porque las autoridades han utilizado un lenguaje cuidadoso.

"Comienza con el liderazgo del país, si son capaces de hacer esto lentamente, las personas comenzarán a entenderlo", dijo a la BBC una mujer que asistió a una reunión de la Sociedad Islámica de la Universidad de Northeastern, en Boston.

"Incluso los artículos de prensa y en internet están comenzando a bajar el tono, en comparación a unos años. La gente está empezando a entender que no todos los musulmanes somos malos".

A otros, sin embargo, les preocupa que el trabajo realizado en los últimos años pueda perderse rápidamente.

"La normalidad y los avances logrados desde el 11 de septiembre podrían ser destruidos en un instante si los autores se ajustan a la caricatura del terrorista", dice Khaled Beydoun, de la escuela de Derecho de la Universidad de California.

Cuando Beydoun se enteró de los ataques de Boston, se preocupó por un amigo que corría la maratón. Pero pronto lo invadió un miedo familiar, al pensar en los reponsables.

En momentos de crisis como la masacre en Newtown o lo ocurrido en Boston, a Beydoun siempre le ha preocupado la reacción nacional, en el caso de que el autor sea o luzca de origen musulmán.

"Ya forma parte de la conciencia colectiva que los musulmanes y los árabes estadounidenses experimentan en cualquier momento de crisis", dice Beydoun.

Él cree que los sospechosos blancos reciben un trato diferente a los sospechosos de grupos minoritarios.

"Sabemos por incidencias anteriores que lo que lleve a cabo un terrorista blanco será considerado una aberración individual, mientras que si el culpable es un estadounidense de origen árabe, musulmán o negro, se vilipendiará a toda una comunidad de personas".

Muchos apuntan a las masacres de Newtown, Oak Creek y lo ocurrido en Aurora como ejemplos: los hombres blancos responsables de esas tragedias fueron descritos como enfermos mentales. Su acción no representaba a una cultura o una raza entera.

Lea también: "Vi sangre, sangre por todos lados"

Repunte de la islamofobia

La perspectiva de un ambiente de acoso similar al que se vivió después del 11 de septiembre, preocupa a Hussain.

"Yo no empecé a ser intimidado hasta después de esa fecha", asegura. "Y ello continuó en la escuela primaria, secundaria e incluso en la universidad, es algo que nunca termina".

Los musulmanes han estado bajo la mirada pública desde los atentados del lunes.

Informes de prensa inexactos rápidamente identificaron a una persona de nacionalidad saudita como sospechoso, pero más tarde se supo que el hombre no tenía ninguna asociación con los ataques: no era más que una víctima de la explosión.

"Este individuo era moreno, de aspecto árabe y se encontraba en el sitio, lo cual cumplía con la caricatura terrorista que la gente tiene en mente", dice Beydoun.

Lea también: La cautela de Obama tras las explosiones en Boston

Esperanza

Image caption Este miércoles, el FBI dio a conocer fotografías y videos de los sospechosos.

Un torrente de tweets y publicaciones en blogs también han estado dando vueltas en la esfera social. Muchos de los mensajes son de apoyo, pero otros exponen el trasfondo xenófobo de la respuesta estadounidense a la tragedia. Tweets con improperios racistas culpan a los "monos de arena" y a los "cabezas de toalla" de los ataques, mientras que la palabra "musulmán" incluso logró convertirse en tendencia en la red social esta semana, señala Lynsea Garrison de la BBC.

Mientras que muchas personas dicen que no debería importar la fe o la etnia del culpable, Beydoun sabe que tristemente tendrán una gran importancia.

"¿Importa si es una mujer de raza blanca?", pregunta. "No, probablemente no. Pero, ¿preocupa a los millones de musulmanes que viven en los EE.UU.? Sí, les preocupa. Ello tiene un efecto muy práctico en el transcurso de toda nuestras vidas".

Aunque Hussain se siente frustrada con algunas de las reacciones desde los atentados, también se siente abrumada por el apoyo de la comunidad de Boston y mantiene la esperanza de que la investigación del FBI concluya de manera justa.

"Mi esperanza es que, independientemente de la raza de quienes hayan cometido estos actos terribles, la gente entienda que estos atentados no tienen nada que ver con ningún grupo o religión".

Esa es la esperanza a la que se aferra mientras observa las noticias.

Contenido relacionado