Cómo los grandes equipos de fútbol aprovechan la bonanza de datos

  • 4 mayo 2013
Iker Casillas
Image caption Adivinar los penales ha dejado de ser un instinto. Hoy es algo matemático.

En un partido de fútbol, el medio tiempo solía utilizarse para una plática de equipo mientras los jugadores comían naranjas. Ahora es posible analizar datos en tiempo real y reaccionar a las presentaciones.

Pero hoy el fútbol se ha convertido en un juego de números.

Todavía hay un amplio debate en el deporte sobre el uso de tecnología en la línea de meta, pero para todo lo que ocurre "tras bambalinas" parecería que la batalla tecnológica ya se ha ganado.

Ya no se trata solamente de 2-0, 1-3 o -si usted apoya al Barcelona- 4-0, sino de un número casi infinito de cifras.

Posesión, territorio, pases completos: la lista es enorme.

Sólo un aficionado muy dedicado sabría que el medio campo del Bayern Munich, Javi Martínez, ha atajado un promedio de 2,6 balones en el aire durante cada partido de la Liga de Campeones de la UEFA en esta temporada.

Pero procesar este tipo de datos ofrece a los equipos una enorme ventaja, tanto en el entrenamiento como en los partidos.

Para los porteros, adivinar hacia dónde podrá dirigirse un penal ya ha dejado de ser un instinto y se ha convertido ahora en un algoritmo matemático.

Observando sus penales previos, el portero sabe hacia dónde suele dirigirse ese jugador.

Si un jugador dirige 95% de sus penales hacia un lado de la portería, ¿a dónde creen que va a lanzarse el portero?

Lo que esto significa es que los millones de fracciones de datos creados deben ser analizados por los equipos.

El Manchester City, por ejemplo, tiene 10 analistas trabajando tiempo completo en el análisis de datos, cuatro de ellos están dedicados al primer equipo así que ninguna estadística que cuente, o que al menos que valga la pena contarla, queda sin analizar.

Atajando las cifras

Image caption Hoy el video es parte fundamental de los comentarios de los entrenadores.

Vincent Kompany, defensa del equipo, ha iniciado una reunión con otros defensas y analistas de una vez por semana para discutir los datos.

El club incluso han experimentado volviendo todas esta información pública y, debido la popular resultado, se espera que se reanude la próxima temporada.

No hace mucho hubo una época cuando se elegían equipos desde los patios de la escuela y los que quedaban al final debían conformarse con jugar al fútbol en su computador más que frente al arco.

Ahora estos se volvieron los favoritos de los equipos de la Premier League.

"Tenemos un registro de cada tiro de los últimos cinco años en las ligas superiores ", dice Sam Green, analista de datos de Opta, una empresa de análisis estadísticos de deportes.

"Más allá de los penales, hay una tendencia a tirar en determinadas circunstancias y desde ciertos lugares".

"Se pueden hacer muchas cosas con estos datos. Los usamos para es observar cómo los equipos reaccionan a los tiros de esquina u otros o de otras piezas de ajuste. ¿Qué posibilidades hay que darle una oportunidad en un contragolpe después?"

Pero cuán lejos te pueden llevar los datos tiene un límite, especialmente si se considera la mente distraída o influenciada de un futbolista.

Intención

"No creo que ningún club haya llegado a la etapa de usar los datos de forma global, en todos los aspectos del juego", dice Green.

"Todavía hay un problema de intenciones. El tiro se fue en la esquina superior izquierda, pero no sabemos necesariamente que ahí es donde el delantero quería poner la pelota".

Lo que se en general se olvida sobre la actual "revolución" de los datos -como algunos la llaman-es que el registro de la información de los partidos de fútbol se remonta a mucho tiempo atrás.

La Fuerza Aérea Real como pionera

"El fútbol es el foco inicial de la analítica", asegura Chris Anderson, profesor de la Universidad de Cornell, y autor de "El juego de los números".

"Hubo un contador y comandante de la Fuerza Aérea Real, con el nombre de Charles Reep, que fue el primero en comenzar a contar los partidos de fútbol, en 1950".

Cornell cuenta que Reep desarrolló un sistema de codificación el cual utilizó sentado en el estadio durante 60 años.

"Su trabajo ha informado cómo [los datos] han repercutido en los clubes a través de los años".

"Él anotaba con su propio sistema todos los eventos en el terreno de juego y recogió datos que los clubes utilizaron en los años 1960, 70 y 80. Él fue originalmente el primer analista de fútbol".

Reep, a través de sus resultados, ha sido citado como uno de los principales arquitectos de la estrategia de pelota larga.

Misterio

Image caption Uno de los entrenadores considerados más modernos, Andre Villas-Boas, dice no darle mayor importancia a las estadísticas.

A partir de 2000 una compañía llamada Prozone se alistó para proporcionar estadísticas detalladas.

Se cree que su uso de técnicas modernas mejora el rendimiento de una manera medible. Pero incluso el uso de datos es un misterio para algunos directivos.

Uno de ellos, considerado progresivo y moderno, es crítico de la confianza ciega en las cifras.

"Nunca he usado Prozone. Yo no lo uso porque no creo [en él]", aseguró el entrenador del Tottenham Hotspur, Andre Villas-Boas, en una conferencia de prensa.

"Hay que ser muy, muy cuidadoso con las estadísticas Eso no quiere decir que las neguemos por completo. Sólo que no las usamos como la gente piensa", dijo.

"Contamos con un departamento científico que ve el tema, pero no preparamos nuestra formación o jugadores en base a los datos que obtenemos de partidos".

"Diferentes enfoques"

"La mente y la forma en que el jugador se siente es mucho más importante para nosotros, en lugar de los datos estadísticos".

Viniendo de un director técnico visto como uno de los más astutos del mundo, parece que los números no cuadran.

Si ese es el caso, probablemente ni siquiera sabe cuántas pelotas aéreas ha ganado Javi Martínez.

Contenido relacionado